El mágico prodigioso Jornada 1: 4

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 4 de 15
El mágico prodigioso Jornada 1 Pedro Calderón de la Barca


CIPRIANO:

               Esa respuesta no basta,
               pues el decoro de Dios
               debiera ser tal, que osadas
               no llegaran a su nombre
               las culpas, aun siendo falsas;
               y apurando más el caso,
               si suma bondad se llaman
               los dioses, siempre es forzoso
               que a querer lo mejor vayan;
               pues ¿cómo unos quieren uno,
               y otros otro? Esto se halla
               en las dudosas respuestas
               que suelen dar sus estatuas.
               Porque no digáis después
               que alegué letras profanas...
               A dos ejércitos, dos
               ídolos una batalla
               aseguraron, y el uno
               la perdió: ¿no es cosa clara
               la consecuencia de que
               dos voluntades contrarias
               no pueden a un mismo fin ir?
               Luego, yendo encontradas,
               es fuerza, si la una es buena,
               que la otra ha de ser mala.
               Mala voluntad en Dios
               implica el imaginarla;
               luego no hay suma bondad
               en ellos, si unión les falta.

DEMONIO:

               Niego la mayor porqué
               aquesas respuestas, dadas
               así, convienen a fines
               que nuestro ingenio no alcanza,
               que es la providencia;
               y más debió importar la batalla
               al que la perdió el perderla,
               que al que la ganó el ganarla.

CIPRIANO:

               Concedo; pero debiera
               aquel dios, pues que no engañan
               los dioses, no asegurar
               la victoria; que bastaba
               la pérdida permitirla
               allí, sin asegurarla.
               Luego, si Dios todo es vista,
               cualquiera dios viera clara
               y distintamente el fin;
               y al verle, no asegurara
               el que no había de ser;
               luego, aunque sea deidad tanta,
               distinta en personas, debe
               en la menor circunstancia
               ser una sola en esencia.

DEMONIO:

               Importó para esa causa
               mover así los afectos
               con su voz.

CIPRIANO:

               Cuando importara
               el moverlos, genios hay,
               que buenos y malos llaman
               todos los doctos, que son
               unos espíritus que andan
               entre nosotros, dictando
               las obras buenas y malas,
               argumento que asegura
               la inmortalidad del alma;
               y bien pudiera ese dios,
               con ellos, sin que llegara
               a mostrar que mentir sabe,
               mover afectos.

DEMONIO:

               Repara
               en que esas contrariedades
               no implican al ser las sacras
               deidades una, supuesto
               que en las cosas de importancia
               nunca disonaron. Bien
               en la fábrica gallarda
               del hombre se ve, pues fue
               sólo un concepto al obrarla.


El mágico prodigioso
Jornada primera - Jornada segunda - Jornada tercera