El mágico prodigioso Jornada 1: 6

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 6 de 15
El mágico prodigioso Jornada 1 Pedro Calderón de la Barca


Salen LELIO y FLORO

LELIO:

               No pasemos adelante;
               que estas peñas, estas ramas
               tan intrincadas que al mismo
               sol le defienden la entrada,
               sólo pueden ser testigos
               de nuestro duelo.

FLORO:

               La espada
               sacad; que aquí son las obras,
               si allá fueron las palabras.

LELIO:

               Ya sé que en el campo muda
               la lengua de acero habla
               de esta suerte.

Riñen

CIPRIANO:

               ¿Qué es aquesto?
               Lelio, tente; Floro, aparta;
               que basta que esté yo en medio,
               aunque esté en medio sin armas.

LELIO:

               ¿De dónde, di, Cipriano,
               a embarazar mi venganza
               has salido?

FLORO:

               ¿Eres aborto
               de estos troncos y estas ramas?

Salen MOSCÓN y CLARÍN

MOSCÓN:

               Corre, que con mi señor
               han sido las cuchilladas.

CLARÍN:

               Para acercarme a esas cosas
               no suelo yo correr nada;
               mas para apartarme, sí.

LOS DOS:

               Señor...

CIPRIANO:

               No habléis más palabra.
               Pues ¿qué es esto? Dos amigos
               que por su sangre y su fama
               hoy son de toda Antioquía
               los ojos y la esperanza,
               uno del gobernador
               hijo, y otro de la clara
               familia de los Colaltos,
               ¿así aventuran y arrastran
               dos vidas que pueden ser
               de tanto honor a su patria?

LELIO:

               Cipriano, aunque el respeto
               que debo por muchas causas
               a tu persona, este instante
               tiene suspensa mi espada,
               no la tienes reducida
               a la quietud de la vaina.
               Tú sabes de ciencias más
               que de duelos, y no alcanzas
               que a dos nobles en el campo
               no hay respeto que les haga
               amigos, pues sólo es medio
               morir uno en la demanda.

FLORO:

               Lo mismo te digo, y ruego
               que con tu gente te vayas,
               pues que riñendo nos dejas
               sin traición y sin ventaja.

CIPRIANO:

               Aunque os parece que ignoro
               por mi profesión las varias
               leyes del duelo que estudia
               el valor y la arrogancia,
               os engañáis; que nací
               con obligaciones tantas
               como los dos, a saber
               qué es honor y qué es infamia;
               y no el darme a los estudios
               mis alientos acobarda;
               que muchas veces se dieron
               las manos letras y armas.
               Si el haber salido al campo
               es del reñir circunstancia,
               con haber reñido ya
               esa calumnia se salva;
               y así, bien podéis decir
               de esta pendencia la causa;
               que yo, si, habiéndola oído,
               reconociere al contarla
               que alguno de los dos tiene
               algo que se satisfaga,
               de dejaros a los dos
               solos, os doy la palabra.


<<<
>>>