El mágico prodigioso Jornada 1: 7

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 7 de 15
El mágico prodigioso Jornada 1 Pedro Calderón de la Barca


LELIO:

               Pues con esa condición
               de que, en sabiendo la causa,
               nos has de dejar reñir,
               yo me prefiero a contarla.
               Yo quiero a una dama bien,
               y Floro quiere a esta dama.
               ¡Mira tú cómo podrás
               convenirnos, pues no hay traza
               con que dos nobles celosos
               den a partido sus ansias!

FLORO:

               Yo quiero a esta dama, y quiero
               que no se atreva a mirarla
               ni aun el sol; y pues no hay
               medio aquí, y que la palabra
               nos has dado de dejarnos
               reñir, a un lado te aparta.

CIPRIANO:

               Esperad, que hay que saber
               más. ¿Es esta dama dama
               a la esperanza posible,
               o imposible a la esperanza?

LELIO:

               Tan principal es, tan noble,
               que si el sol celos causara
               a Floro, aun de él no podrá
               tenerlos con justa causa,
               porque presumo que el sol
               aun no se atreve a mirarla.

CIPRIANO:

               ¿Casáraste tú con ella?

FLORO:

               Ahí está mi confianza.

CIPRIANO:

               ¿Y tú?

LELIO:

              ¡Plugiera a los cielos
               que a tanta dicha llegara!
               Que aunque es en extremo pobre,
               la virtud por dote basta.

CIPRIANO:

               Pues si a casaros con ella
               aspiráis los dos, ¿no es vana
               acción, culpable y indigna,
               querer antes disfamarla?
               ¿Qué dirá el mundo, si alguno
               de los dos con ella casa
               después de haber muerto al otro
               por ella? Que aunque no haya
               ocasión para decirlo,
               decirlo sin ella basta.
               No digo yo que os sufráis
               el servirla y festejarla
               a un tiempo, porque no quiero
               que de mí partido salga
               tan cobarde; que el galán
               que de sus celos pasara
               primero la contingencia,
               pasará después la infamia;
               pero digo que sepáis
               de cuál de los dos se agrada,
               y luego...

LELIO:

               Detente, espera;
               que es acción cobarde y baja
               ir a que la dama diga
               a quién escoge la dama.
               Pues ha de escogerme a mí
               o a Floro; si a mí, me agrava
               más el empeño en que estoy,
               pues es otro empeño que haya
               quien quiera a la que me quiere.
               Si a Floro escoge, la saña
               de que a otro quiera quien quiero
               es mayor: luego excusada
               acción es que ella lo diga,
               pues con cualquier circunstancia
               hemos en apelación
               de volver a las espadas:
               el querido por su honor,
               y el otro por su venganza.

FLORO:

               Confieso que esa opinión
               recibida es y asentada,
               mas con las damas de amores,
               que elegir y dejar tratan;
               y así hoy pedírsela intento
               a su padre. Y pues me basta,
               habiendo al campo salido,
               haber sacado la espada,
               mayormente cuando hay
               quien el reñir embaraza,
               con satisfacción bastante
               la vuelvo, Lelio, a la vaina.


El mágico prodigioso
Jornada primera - Jornada segunda - Jornada tercera