El mágico prodigioso Jornada 1: 9

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 9 de 15
El mágico prodigioso Jornada 1 Pedro Calderón de la Barca


LISANDRO:

                  Pues escucha.

                  Yo soy, hermosa Justina,
               Lisandro... No de que empiece
               desde mi nombre te admires;
               que aunque ya sabes que es éste,
               por lo que se sigue al nombre
               es justo que te le acuerde,
               pues de mí no sabes más
               que mi nombre solamente.
               Lisandro soy, natural
               de aquella ciudad que en siete
               montes es hidra de piedra,
               pues siete cabezas tiene; de
               aquella que es silla hoy
               del romano imperio--¡oh, llegue
               del cristiano a serlo, pues
               Roma sólo lo merece!--.
               En ella nací de humildes
               padres, si es que nombre adquieres
               de humildes los que dejaron
               tantas virtudes por bienes.
               Cristianos nacieron ambos,
               venturosos descendientes
               de algunos que con su sangre
               rubricaron felizmente
               las fatigas de la vida
               con los triunfos de la muerte.
               En la religión cristiana
               crecí industriado, de suerte
               que en su defensa daré
               la vida una y muchas veces.
               Joven era, cuando a Roma
               llegó encubierto el prudente
               Alejandro, papa nuestro,
               que la apostólica sede
               gobernaba, sin tener
               donde tenerla pudiese;
               que como la tiranía
               de los gentiles crüeles
               su sed apaga con sangre
               de la que a mártires vierte,
               hoy la primitiva iglesia
               ocultos sus hijos tiene;
               no porque el morir rehusan,
               no porque el martirio temen,
               sino porque de una vez
               no acabe el rigor rebelde
               con todos, y, destrüida
               la iglesia, en ella no quede
               quien catequice al gentil,
               quien le predique y le enseñe.
               A Roma, pues, Alejandro llegó;
               y yendo oculto a verle,
               recibí su bendición,
               y de su mano clemente
               todos los órdenes sacros,
               a cuya dignidad tiene
               envidia el ángel, pues sólo
               el hombre serlo merece.
               Mandóme Alejandro, pues,
               que a Antioquía me partiese
               a predicar de secreto
               la ley de Cristo. Obediente,
               peregrinando a merced
               de tantas diversas gentes,
               a Antioquía vine; y cuando
               desde aquesos eminentes
               montes llegué a descubrir
               sus dorados chapiteles,
               el sol me faltó, y, llevando
               tras sí el día, por hacerme
               compañía, me dejó
               a que le sostituyesen
               las estrellas, como en prendas
               de que presto vendría a verme.
               Con el sol perdí el camino,
               y, vagando tristemente
               en lo intrincado del monte,
               me hallé en un oculto albergue,
               donde los trémulos rayos
               de tanta antorcha viviente,
               aun no se dejaban ya
               ver, porque confusamente
               servían de nubes pardas
               las que fueron hojas verdes.
               Aquí, dispuesto a esperar
               que otra vez el sol saliese,
               dando a la imaginación
               la jurisdicción que tiene,
               con las soledades hice
               mil discursos diferentes.
               De esta suerte, pues, estaba,
               cuando de un suspiro leve
               el eco mal informado
               la mitad al dueño vuelve.
               Retruje al oído todos
               mis sentidos juntamente,
               y volví a oir más distinto
               aquel aliento y más débil,
               mudo idioma de los tristes,
               pues con él solo se entienden.
               De mujer era el gemido,
               a cuyo aliento sucede
               la voz de un hombre, que a media
               voz decía de esta suerte,
               "Primer mancha de la sangre
               más noble, a mis manos muere,
               antes que a morir a manos
               de infames verdugos llegues."
               La infeliz mujer decía
               en medias razones breves,
               "Duélete tú de tu sangre,
               ya que de mí no te dueles."
               Llegar pretendí yo entonces
               a estorbar rigor tan fuerte;
               mas no pude, porque al punto
               las voces se desvanecen,
               y vi al hombre en un caballo,
               que entre los troncos se pierde.
               Imán fue de mi piedad
               la voz, que ya balbuciente
               y desmayada decía,
               gimiendo y llorando a veces,
               "Mártir muero, pues que muero
               por cristiana e inocente."
               Y siguiendo de la voz
               el norte, en espacio breve
               llegué donde una mujer,
               que apenas dejaba verse,
               estaba a brazo partido
               luchando ya con la muerte.
               Apenas me sintió cuando
               dijo, esforzándose, "Vuelve,
               sangriento homicida mío,
               ni aun este instante me dejes
               de vida." "No soy," le dije,
               "sino quien acaso viene,
               quizá del cielo guiado,
               a valeros en tan fuerte
               ocasión." "Ya que imposible
               es," dijo, "el favor que ofrece
               vuestra piedad a mi vida,
               pues que por puntos fallece,
               lógrese en ese infelice
               en quien hoy el cielo quiere,
               naciendo de mi sepulcro,
               que mis desdichas herede."
               Y espirando, vi...


<<<
>>>