El mágico prodigioso Jornada 2: 10

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 10 de 14
El mágico prodigioso Jornada 2 Pedro Calderón de la Barca


JUSTINA:

               (Duélete de mí, Fortuna; Aparte
               que son éstos muchos lances.)

LISANDRO:

               Pues ¿qué mandas?

FLORO:

               (¿Qué diré
               Aparte
               que de este empeño me saque?)

LELIO:

               (¡Floro en casa de Justina Aparte
               con libertad entra y sale!
               No son fingidos aquestos
               celos; ya éstos son verdades.)

LISANDRO:

               Mudado traes el color.

FLORO:

               No te admires, no te espantes,
               que vengo a darte un aviso,
               que es a tu vida importante,
               de un enemigo que tienes,
               que de tu muerte en alcance
               anda. Esto basta que diga.

LISANDRO:

               (Sin duda que Floro sabe Aparte
               que yo soy cristiano, y viene
               con esta causa a avisarme
               de mi peligro.) Prosigue,
               y nada, Floro, me calles.

Sale LIVIA

LIVIA:

               Señor, el gobernador
               me ha mandado que te llame,
               y a la puerta está esperando.

FLORO:

               Mejor será que yo aguarde;
               (Pensaré en tanto el engaño.) Aparte
               y ansí es bien que le despaches.

LISANDRO:

               Estimo tu cortesía.
               Aquí volveré al instante.

Vanse LISANDRO y LIVIA

FLORO:

               ¿Eres tú la virtuosa
               que a las lisonjas suaves
               del templado viento llamas
               descomedidos ultrajes?
               Pues ¿cómo de tu recato
               y de tu casa las llaves
               rendiste?

JUSTINA:

               Floro, detente:
               no tan descortés agravies
               opinión de quien el sol
               hizo el más costoso examen
               de pura y limpia.

FLORO:

               Ya llega
               aquesa vanidad tarde,
               pues ya yo sé a quien has dado
               libre entrada...

JUSTINA:

               ¡Que así hables!

FLORO:

               ...por un balcón...

JUSTINA:

               No pronuncies.

FLORO:

               ...a tu honor.

JUSTINA:

               ¡Que así me trates!

FLORO:

               Sí, que no me merecen más
               hipócritas humildades.

LELIO:

               (Floro no fue el del balcón. Aparte
               Sin duda que hay otro amante,
               puesto que ni él ni yo fuimos.)

JUSTINA:

               Pues tienes ilustre sangre,
               no ofendas nobles mujeres.

FLORO:

               ¡Que noble mujer te llames
               cuando a tus brazos le admites
               y por tus balcones sale!
               Rindióte el poder; que como
               es gobernador su padre,
               te llevó la vanidad
               de ver que a Antioquía mande...

LELIO:

               (De mí habla.) Aparte

FLORO:

               ...sin mirar
               otros defectos más grandes
               que la autoridad le encubre
               en sus costumbres y sangre.
               Pero no...

Sale LELIO

LELIO:

               Floro, detente,
               y no en mi ausencia me agravies;
               que hablar del competidor
               mal son despechos cobardes.
               Y salgo a que no prosigas,
               corrido de tantos lances
               como contigo he tenido,
               sin que en ninguno te mate.

JUSTINA:

               ¿Quién, sin culpa, se vio nunca
               en tan peligrosos lances?

FLORO:

               Cuanto yo de ti dijera
               detrás te diré delante,
               y es verdad no sospechosa.

JUSTINA:

               Tente, Lelio; Floro, ¿qué haces?

LELIO:

               Tomar la satisfacción
               adonde escucho el desaíre.

Empuñan las espadas