El mágico prodigioso Jornada 2: 11

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 11 de 14
El mágico prodigioso Jornada 2 Pedro Calderón de la Barca


FLORO:

               Yo, sustentar lo que dije
               donde lo dije.

JUSTINA:

               ¡Libradme,
               cielos, de tantas fortunas!

FLORO:

               Y yo sabré castigarte.

Sale el GOBERNADOR, GENTE y LISANDRO

TODOS:

               Teneos.

JUSTINA:

               ¡Ay infelice!

GOBERNADOR:

               ¿Qué es esto? Mas ¿no es bastante
               indicio espadas desnudas,
               para que pueda informarme?

JUSTINA:

               ¡Qué desdicha!

LISANDRO:

               ¡Qué pesar!

TODOS:

               Señor...

GOBERNADOR:

               Baste, Lelio, baste.
               ¿Tú inquieto, siendo mi hijo?
               ¿Tú de mi favor te vales
               para alterar a Antíoquía?

LELIO:

               Señor, advierte...

GOBERNADOR:

               Llevadles;
               que no ha de haber excepción
               ni privilegios de sangre
               para no igualar castigos,
               pues son las culpas iguales.

LELIO:

               (Celos truje, y llevo agravios.) Aparte

FLORO:

               (Penas a penas se añaden.) Aparte

Llévanlos

GOBERNADOR:

               En diferentes prisiones,
               y con gente que los guarde,
               a los dos tened. Y vos,
               Lisandro, ¿tan nobles partes
               es posible que manchéis
               sufriendo...

LISANDRO:

               No, no os engañen
               deslumbradas apariencias.
               porque Justina no sabe
               la ocasión.

GOBERNADOR:

               ...dentro en su casa,
               queréis que viva ignorante,
               mozos ellos y ella hermosa?
               En delito tan culpable
               me templo, porque no digan
               que sentencio como parte,
               siendo apasionado juez;
               mas vos que esto ocasionasteis,
               ya perdida la verguenza,
               sé que volveréis a darme
               ocasión, que la deseo,
               para que nos desengañen
               de vuestra virtud mentida
               verdaderas liviandades.

Vanse el GOBERNADOR y su GENTE

JUSTINA:

               Mis lágrimas os respondan.

LISANDRO:

               Ya lloras sin fruto y tarde.
               ¡Oh qué mal, Justina, hice
               el día que a declararte
               llegué quién eras! ¡Oh nunca
               te contara que, en la margen
               de un arroyo, en ese monte
               fuiste parto de un cadáver!
               No me des satisfacciones.

JUSTINA:

               Los cielos han de abonarme.

LISANDRO:

               ¡Qué tarde será...

JUSTINA:

               No hay plazo
               que en la vida llegue tarde...

LISANDRO:

               para castigar delitos!

JUSTINA:

               ... para acrisolar verdades.

LISANDRO:

               Por lo que vi te condeno.

JUSTINA:

               Yo a ti por lo que ignoraste.

LISANDRO:

               Déjame, que voy muriendo,
               donde mi dolor me acabe.

JUSTINA:

               Pierda yo a tus pies la vida;
               pero no me desampares.

Vanse. Salen el DEMONIO, CIPRIANO, MOSCÓN y CLARÍN

DEMONIO:

               Desde que en tu casa entré,
               te he visto sin alegría:
               profunda melancolía
               en tu semblante se ve.
               Tu alivio no es bien que estorbes,
               queriéndomelo ocultar,
               pues sabré destachonar
               la clavazón de los orbes,
               por sólo el menor deseo
               que te ofenda y te fatigue.

CIPRIANO:

               No habrá mágica que obligue
               al imposible que veo:
               son mis ansias infelices.

DEMONIO:

               Tu amistad me las confiese.

CIPRIANO:

               Quiero a una mujer.

DEMONIO:

               ¿Y es ése
               el imposible que dices?

CIPRIANO:

               Si tú supieras quién es...

DEMONIO:

               Curiosa atención te doy,
               mientras que burlando estoy
               de que tan cobarde estés.