El mágico prodigioso Jornada 2: 3

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 3 de 14
El mágico prodigioso Jornada 2 Pedro Calderón de la Barca


MOSCÓN:

               ¡Ay de mí! también.

CLARÍN:

               Llamar a este sitio es bien
               la Isla de los Ay-de-míes.

CIPRIANO:

               ¿Aquí estábades los dos?

CLARÍN:

               Yo bien juraré que estaba.

MOSCÓN:

               Yo y todo.

CIPRIANO:

               Desdicha, acaba
               de una vez conmigo. ¡Ay Dios!
               ¿Viose en tan nuevos extremos
               el humano corazón?

CLARÍN:

               ¿Adónde vamos, Moscón?

MOSCÓN:

               En llegando lo sabremos.
               Pero fuera del lugar
               camina.

CLARÍN:

               Excusado es
               salir al campo, pues
               no tenemos que estudiar.

CIPRIANO:

               Clarín, vete a casa.

MOSCÓN:

               ¿Y yo?

CLARÍN:

               ¿Tú te habías de quedar?

CIPRIANO:

               Los dos me habéis de dejar.

CLARÍN:

               A entrambos nos lo mandó.

Vanse CLARÍN y MOSCÓN

CIPRIANO:

               Confusa memoria mía,
               no tan poderosa estés
               que me persuadas que es
               otra alma la que me guía.
               Idólatra me cegué,
               ambicioso me perdí,
               porque una hermosura vi,
               porque una deidad miré;
               y entre confusos desvelos
               de un equívoco rigor
               conozco a quien tengo amor,
               y no de quien tengo celos.
               Ya tanto aquesta pasión
               arrastra mi pensamiento,
               tanto--¡ay de mí!--este tormento
               lleva mi imaginación
               que diera--despecho es loco,
               indigno de un noble ingenio--
               al más diabólico genio
               --harto al infierno provoco--
               ya rendido, y ya sujeto
               a penar y padecer,
               por gozar a esta mujer
               diera el alma.

Dentro DEMONIO

DEMONIO:

               Yo la aceto.

Suena ruido de truenos como tempestad y rayos

CIPRIANO:

               ¿Qué es ésto, cielos puros?
               ¡Claros a un tiempo, y en el mismo oscuros!
               Dando al día desmayos,
               los truenos, los relámpagos y rayos
               abortan de su centro
               los asombros que ya no caben dentro.
               De nubes todo el cielo se corona,
               y, preñado de horrores, no perdona
               el rizado copete de este monte.
               Todo nuestro horizonte
               es ardiente pincel del Mongibelo,
               niebla el sol, humo el aire, fuego el cielo.
               ¡Tanto ha que te dejé, filosofía,
               que ignoro los efectos de este día!
               Hasta el mar sobre nubes se imagina
               desesperada ruina,
               pues, crespo sobre el viento en leves plumas,
               le pasa por pavesas las espumas.
               Naufragando, una nave
               en todo el mar parece que no cabe;
               pues el amparo más seguro y cierto
               es cuando huye la piedad del puerto.
               El clamor, el asombro y el gemido
               fatal presagio han sido
               de la muerte que espera; y lo que tarda
               es porque esté muriendo lo que aguarda.
               Y aun en ella también vienen portentos;
               no son todos de cielos y elementos.
               El bajel, prodigiosa maravilla,
               desde el tope a la quilla
               todo negro, su máquina sustenta,
               si no es que se vistió de su tormenta.
               A chocar en la tierra
               viene. Ya no es del mar sólo la guerra,
               pues la que se le ofrece,
               un peñasco le arrima en que tropiece,
               porque la espuma en sangre se salpique.

Dentro TODOS