El mágico prodigioso Jornada 2: 4

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 4 de 14
El mágico prodigioso Jornada 2 Pedro Calderón de la Barca


TODOS:

               Que nos vamos a pique.

DEMONIO:

               En una tabla quiero
               salir a tierra, para el fin que espero.

CIPRIANO:

               Porque su horror se asombre,
               burlando su poder, escapa un hombre,
               y el bajel, que en las ondas ya se ofusca,
               el camarín de los tritones busca,
               y en crespo remolino,
               es cadáver del mar, cascado el pino.

Sale el DEMONIO, mojado, como que sale del mar

DEMONIO:

               (Para el prodigio que intento, Aparte
               hoy me ha importado fingir
               sobre campos de zafir
               este espantoso portento;
               y en forma desconocida
               de la que otra vez me vio,
               cuando en este monte yo
               miré mi ciencia excedida,
               vengo a hacerle nueva guerra,
               valiéndome así mejor
               de su ingenio y de su amor.)
               Dulce madre, amada tierra,
               dame amparo contra aquel
               monstruo que de sí me arroja.

CIPRIANO:

               Pierde, amigo, la congoja
               y la memoria cruel
               de tu reciente fortuna,
               viendo en tu mayor trabajo
               que no hay firme bien debajo
               de los cercos de la luna.

DEMONIO:

               ¿Quién eres tú, a cuyas plantas
               mí fortuna me ha traído?

CIPRIANO:

               Quien, de la piedad movido
               de ruinas y penas tantas,
               serte de alivio quisiera.

DEMONIO:

               Imposible vendrá a ser;
               que no le puedo tener
               yo jamás.

CIPRIANO:

               ¿De qué manera?

DEMONIO:

               Todo mi bien he perdido,
               pero sin razón me quejo,
               pues ya con la vida dejo
               mis memorias al olvido.

CIPRIANO:

               Ya que de aquel torbellino
               el terremoto cesó,
               y el cielo a su paz volvió,
               manso, quieto y cristalino,
               con tal priesa que su grave
               enojo nos da a entender
               que sólo debió de ser
               hasta consumir tu nave,
               dime quién eres, siquiera
               por la piedad que me das.

DEMONIO:

               Más de lo que has visto y más
               de lo que decir pudiera
               me cuesta el llegar aquí;
               que es mi fortuna cruel.
               La menor es del bajel.
               ¿Quieres ver si es cierto?

CIPRIANO:

               Sí.