El mágico prodigioso Jornada 2: 5

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 5 de 14
El mágico prodigioso Jornada 2 Pedro Calderón de la Barca


DEMONIO:

               Yo soy, pues saberlo quieres,
               un epílogo, un asombro
               de venturas y desdichas,
               que unas pierdo y otras lloro.
               Tan galán fui por mis partes,
               por mi lustre tan heroico,
               tan noble por mi linaje
               y por mi ingenio tan docto,
               que, aficionado a mis prendas
               un rey, el mayor de todos
               --puesto que todos le temen,
               si le ven airado el rostro--
               en su palacio cubierto
               de diamantes y piropos
               --y aun si los llamase estrellas
               fuera el hipérbole corto--
               me llamó valido suyo,
               cuyo aplauso generoso
               me dio tan grande soberbia
               que competí al regio solio,
               quiriendo poner las plantas
               sobre sus dorados tronos.
               Fue bárbaro atrevimiento:
               castigado lo conozco.
               Loco anduve; pero fuera,
               arrepentido, más loco.
               Más quiero en mi obstinación
               con mis alientos briosos
               despeñarme de bizarro
               que rendirme de medroso.
               Si fueron temeridades,
               no me vi en ellas tan solo
               que de sus mismos vasallos
               no tuviese muchos votos.
               De su corte, en fin, vencido,
               aunque en parte vitorioso,
               salí arrojando venenos
               por la boca y por los ojos,
               y pregonando venganzas,
               por ser mi agravio notorio,
               logrando en las gentes suyas
               insultos, muertes y robos.
               Los anchos campos del mar
               sangriento pirata corro,
               Argos ya de sus bajíos,
               y lince de sus escollos.
               En aquel bajel que el viento
               desvaneció en leves soplos,
               en aquel bajel que el mar
               convirtió en ruina sin polvo,
               esas campañas de vidro
               hoy corría codicioso,
               hasta examinar un monte
               piedra a piedra y tronco a tronco;
               porque en él un hombre vive,
               y a buscarle me dispongo,
               a que cumpla una palabra
               que él me ha dado y yo le otorgo.
               Embistióme esta tormenta;
               y aunque pudo prodigioso
               mi ingenio enfrenar a un tiempo
               al euro, al cierzo y al noto,
               no quise desesperado,
               por otras causas, por otros
               fines, convertirlos hoy
               en regalados favonios.
               Que pude, dije, y no quise.
               (Aquí de su ingenio noto Aparte
               los riesgos, puesto que así
               de mágicas le aficiono.)
               No te espantes del despecho,
               ni del prodigio tampoco,
               de aquél, porque yo con iras
               me diera muerte a mí propio;
               ni de éste, porque con ciencias
               daré al sol pálido asombro.
               Soy, en la magia que alcanzo,
               el registro poderoso
               de esos orbes. Línea a línea
               los he discurrido todos.
               Y porque no te parezca
               que sin ocasión blasono,
               mira si a este mismo instante
               quieres que lo inculto y tosco
               de este Nembrot de peñascos,
               más bruto que el babilonio,
               te facilite lo horrible,
               sin que pierda lo frondoso.
               Éste soy, huérfano huésped
               de estos fresnos, de estos chopos;
               y aunque éste soy, a tus plantas
               quiero pedirte socorro;
               y quiero, en el que me dieres,
               librarte el bien que te compro
               con el afán de mi estudio,
               que en experiencias abono,
               trayéndote a tu albedrío...
               (Aquí en el amor le toco) Aparte
               ...cuanto te pida el deseo
               más avaro y codicioso.
               Y en tanto que no le aceptes,
               ya de cortés, ya de corto,
               págate de los deseos,
               sí es que en ti no los malogro;
               que por la piedad que muestras,
               que agradezco y que conozco,
               seré tu amigo tan firme
               que ni el repetido monstruo
               de sucesos, la Fortuna,
               que entre baldones y elogios,
               próspera y adversa, muestra
               lo avaro y lo generoso,
               ni en su continua tarea,
               corriendo y volando a tornos,
               el tiempo, imán de los siglos,
               ni el cielo, ni el cielo proprio,
               a cuyos astros el mundo
               debe el bellísimo adorno,
               tendrán poder de apartarme
               de tu lado un punto solo,
               como aquí me des amparo;
               y aun todo aquesto es muy poco
               para lo que yo intereso,
               si mis pensamientos logro.