El mágico prodigioso Jornada 2: 6

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 6 de 14
El mágico prodigioso Jornada 2 Pedro Calderón de la Barca


CIPRIANO:

               Puedo decir que al mar albricias pido
               de que te hayas perdido,
               y a este monte llegaras,
               donde verás bien claras
               muestras de la amistad que ya te ofrezco
               si feliz por mi huésped te merezco.
               Y así vente conmigo;
               que he de estimarte por seguro amigo.
               Mi huésped has de ser mientras quisieres
               servirte de mi casa.

DEMONIO:

               ¿Ya me adquieres
               por tuyo?

CIPRIANO:

               Con los brazos
               firme nuestra amistad eternos lazos.
               (¡Oh si a alcanzar llegase Aparte
               que aqueste hombre la magia me enseñase!
               Pues con ella quizá mi amor podría
               en parte divertir la pena mía;
               o podría mí amor quizá con ella
               en todo conseguir la causa bella
               de mi rabia, mi furia y mi tormento.)

DEMONIO:

               (Ya al ingenio y amor le miro atento.) Aparte

Salen CLARÍN y MOSCÓN, cada uno por su puerta, corriendo

CLARÍN:

               ¿Estás vivo, señor?

MOSCÓN:

               ¿Civilidades
               gastas por novedades
               Claro está, pues le miras, que está vivo.

CLARÍN:

               He usado de este modo admirativo
               para ponderación, noble lacayo,
               del milagro que fue no darle un rayo
               de tantos como vio aquesta montaña.

MOSCÓN:

               Pues el mirarle ¿no te desengaña?

CIPRIANO:

               Éstos son mis Criados.
               ¿A qué volvéis?

MOSCÓN:

               A darte más enfados.

DEMONIO:

               Tienen alegre humor.

CIPRIANO:

               A mí me tienen
               cansado, porque siempre necios vienen.

MOSCÓN:

               ¿Quién es aqueste hombre,
               señor?

CIPRIANO:

               Un huésped mío, no os asombre.

CLARÍN:

               ¿Para qué quieres huéspedes ahora?

CIPRIANO:

               Lo que merece tu valor ignora.

Aparte MOSCÓN y CLARÍN

MOSCÓN:

               Mi señor hace bien. ¿Has de heredalle?

CLARÍN:

               No; pero tiene talle
               el tal huésped, si acaso no me engaño,
               de estarse en casa un año y otro año.

MOSCÓN:

               ¿De qué lo infieres?

CLARÍN:

               Cuando apriesa pasa
               un huésped, decir suelen, "No hará en casa
               mucho humo." Y de aquéste...

MOSCÓN:

               Di.

CLARÍN:

               ...presumo...

MOSCÓN:

               ¿Qué?

CLARÍN:

               ...que ha de hacer en casa mucho humo.

CIPRIANO:

               ¿Para qué te repares?
               Vente conmigo.

DEMONIO:

               Voy a obedecerte.

CIPRIANO:

               Tu descanso procuro.

Vase CIPRIANO

DEMONIO:

               (Yo tu muerte. Aparte
               Y pues ya he conseguido
               el mirarme en tu casa introducido,
               ir a alterar mi saña determina
               de otra suerte también la de Justina.)

Vase el DEMONIO