El mágico prodigioso Jornada 2: 7

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 7 de 14
El mágico prodigioso Jornada 2 Pedro Calderón de la Barca


CLARÍN:

               ¿No sabes qué he pensado?

MOSCÓN:

               ¿Qué?

CLARÍN:

               Que aquel terremoto ha reventado
               algún volcán, que mucho azufre he olido.

MOSCÓN:

               Que es el huésped a mí me ha parecido.

CLARÍN:

               Malas pastillas gasta. Mas ya infiero
               la causa.

MOSCÓN:

               ¿Qué es?

CLARÍN:

               El pobre caballero
               debe de tener sarna, y hase untado
               con unguente de azufre.

MOSCÓN:

               En ello has dado.

Vanse CLARÍN y MOSCÓN. Salen LELIO y FABIO, criado

FABIO:

               En fin, ¿vuelves a esta calle?

LELIO:

               La vida en ella perdí,
               y vuelvo a buscarla aquí:
               quiera Amor que yo la halle.

FABIO:

               ¡Ay de mí!
               A las puertas estás
               de la casa de Justina.

LELIO:

               ¿Qué importa, si hoy determina
               mi amor declararse más?
               Que pues a ver he llegado
               que a otro de noche se fía,
               no es mucho que yo de día
               desahogue mi cuidado.
               Retírate tú, porque
               el entrar solo es mejor.
               Mi padre es gobernador
               de Antioquía. Bien podré,
               con este aliento y la furia
               que a despeñarme camina,
               en casa entrar de Justina,
               y quejarme de su injuria.

Vase FABIO, y sale JUSTINA

JUSTINA:

               Livia... Mas ¿quién está al paso?

LELIO:

               Yo soy.

JUSTINA:

               Pues ¿qué novedad,
               señor, qué temeridad
               obliga...?

LELIO:

               Cuando me abraso
               tanto, a mis celos sujeto,
               no lo he de estar a tu honor.
               Perdona, que con mi amor
               ha espirado tu respeto.

JUSTINA:

               ¿Pues cómo tan atrevido
               osas...

LELIO:

               Como estoy furioso.

JUSTINA:

               ...entrar...

LELIO:

               Como estoy celoso.

JUSTINA:

               ...aquí...

LELIO:

               Como estoy perdido.

JUSTINA:

               ...sin advertir y sin ver
               el escándalo que da;
               que...?

LELIO:

               No te aflijas, pues ya
               tienes poco que perder.

JUSTINA:

               Mira, Lelio, mi opinión.

LELIO:

               Justina, eso mejor fuera
               que tu voz se lo dijera
               a quien por ese balcón
               sale de noche. No quiero
               más de que sepas que sé
               tus liviandades, porque
               menos ingrato y severo
               tu honor esté con mi amor;
               aunque es desdén más injusto
               porque tienes otro gusto,
               que porque tienes honor.