El mágico prodigioso Jornada 2: 8

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 8 de 14
El mágico prodigioso Jornada 2 Pedro Calderón de la Barca


JUSTINA:

               Calla, calla, no hables más.
               ¿Quién a mi casa se atreve,
               ni quién en mi ofensa mueve
               paso y voz? ¿Tan ciego estás,
               tan atrevido y tan loco,
               que con fingidas quimeras
               eclipsar las luces quieras
               que aun al sol tienen en poco?
               ¿Hombre de mi casa?

LELIO:

               Sí.

JUSTINA:

               ¿Por mi balcón?

LELIO:

               Mi dolor
               lo diga, ingrata.

JUSTINA:

               ¡Ay honor!
               Volved por vos y por mí.

Sale el DEMONIO por la puerta que está a las espaldas de JUSTINA

DEMONIO:

               (Acudiendo mi furor Aparte
               a los dos cargos que tengo,
               a esta casa a entablar vengo
               el escándalo mayor
               del mundo; y pues ya este amante
               tan despechado y tan ciego
               está, avívese su fuego.
               Ponerme quiero delante
               y, como huyendo, después
               de ser visto, retirarme.)

Hace como que va a salir, y en viéndole LELIO, se reboce; y vuelve a entrarse por donde salió

JUSTINA:

               Hombre, ¿vienes a matarme?

LELIO:

               No, sino a morir.

JUSTINA:

               ¿Qué ves,
               que de nuevo te has mudado?

LELIO:

               Los engaños tuyos veo.
               Di ahora que mi deseo
               mis ofensas ha inventado.
               Un hombre de este aposento
               iba a salir: como vio
               gente, embozado volvió
               a retirarse.

JUSTINA:

               En el viento
               te finge tu fantasía
               ilusiones.

Quiere entrar, y detiénele

LELIO:

               ¡Pena brava!

JUSTINA:

               ¿Pues de noche no bastaba,
               Lelio, mas también de día
               la luz quieres engañar?

Apártala, y éntrase por donde estaba el DEMONIO

LELIO:

               Si es engaño o no es engaño,
               así veré el desengaño.

JUSTINA:

               No te lo quiero excusar,
               porque la inocencia mía,
               a costa de esta licencia,
               desvanezca la apariencia
               de la noche con el día.

Sale LISANDRO, viejo

LISANDRO:

               Justina.

JUSTINA:

               (Esto me faltaba. Aparte
               ¡Ay de mí, si Lelio sale,
               estando Lisandro aquí! )

LISANDRO:

               Mis desdichas, mis pesares
               vengo a consolar contigo.

JUSTINA:

               ¿Qué tienes, que en el semblante
               muestras disgusto y tristeza?

LISANDRO:

               No es mucho, cuando se rasgue
               el corazón. Con el llanto
               pasar no puedo adelante.

Va a salir LELIO, y viendo a LISANDRO, se detiene