El mágico prodigioso Jornada 2: 9

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 9 de 14
El mágico prodigioso Jornada 2 Pedro Calderón de la Barca


LELIO:

               (Ahora acabo de creer Aparte
               que sombra los celos hacen,
               pues no está en este aposento.
               No tuvo por dónde echarse
               el hombre que vi.)

JUSTINA habla aparte a LELIO

JUSTINA:

               No salgas,
               Lelio, que está aquí mi padre.
 

LELIO:

               Esperaré a que se ausente,
               convalecido en mis males.)

Retírase LELIO

JUSTINA:

               ¿De qué lloras? ¿Qué suspiras?
               ¿Qué tienes, señor? ¿Qué traes?

LISANDRO:

               Tengo el dolor más sensible,
               traigo la pena más grave,
               que vio la tierna piedad,
               para ejemplos miserables,
               con que la crueldad se baña
               de tanta inocente sangre.
               Al gobernador envía
               el César Decio inviolable
               un decreto... Hablar no puedo.

JUSTINA:

               (¿Quién vio pena semejante? Aparte
               Lisandro, compadecido
               de los cristianos ultrajes,
               conmigo habla, sin saber
               que Lelio puede escucharle,
               hijo del Gobernador.)

LISANDRO:

               En fin, Justina...

JUSTINA:

               No pases,
               señor, si así has de sentirlo,
               con el discurso adelante.

LISANDRO:

               Déjame que le repita;
               que contigo, es aliviarle.
               En él manda...

JUSTINA:

               No prosigas,
               cuando es tan justo que engañes
               tu vejez con más sosiego.

LISANDRO:

               Cuando, porque me acompañes
               en los sentimientos vivos
               que bastan para matarme,
               te doy cuenta del decreto
               más cruel que vio la margen
               del Tibre, con sangre escrito
               para manchar sus cristales,
               ¿me diviertes? De otra suerte
               solías, Justina, escucharme
               estas lástimas.

JUSTINA:

               Señor,
               no son los tiempos iguales.

LELIO:

               (No oigo todo lo que hablan, Aparte
               sino destroncado a partes.)

Sale FLORO por la otra parte

FLORO:

               (Licencia tiene un celoso Aparte
               que llega a desengañarse
               de una hipócrita virtud,
               sin que más respetos guarde.
               Con este intento hasta aquí
               Mas con ella está su padre.
               Esperaré otra ocasión.)

LISANDRO:

               ¿Quién pisa aquestos umbrales?

FLORO:

               (Ya no es posible, ¡ay de mí!, Aparte
               el volverme sin hablarle.
               Daréle alguna disculpa.)
               Yo soy

LISANDRO:

               ¿Tú en mi casa?

FLORO:

               A hablarte
               vengo, si me das licencia,
               sobre un negocio importante.