El mágico prodigioso Jornada 3: 1

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 1 de 13
El mágico prodigioso Jornada 3 Pedro Calderón de la Barca


Sale CIPRIANO, solo, de una como cueva

CIPRIANO:

               Ingrata beldad mía,
               llegó el feliz, llegó el dichoso día,
               línea de mi esperanza,
               término de mi amor y tu mudanza,
               pues hoy será el postrero
               en que triunfar de tu desdén espero.
               Este monte, elevado
               en sí mismo alcázar estrellado,
               y aquesta cueva oscura,
               de dos vivos funesta sepultura,
               escuela ruda han sido
               donde la docta mágica he aprendido,
               en que tanto me muestro
               que puedo dar lición a mi maestro.
               Y viendo ya que hoy una vuelta entera
               cumple el sol de una esfera en otra esfera,
               a examinar de mis prisiones salgo
               con la luz que puedo y lo que valgo.
               Hermosos cielos puros,
               atended a mis mágicos conjuros;
               blandos aires veloces,
               parad al sabio estruendo de mis voces;
               gran peñasco violento,
               estremécete al ruido de mi acento;
               duros troncos vestidos,
               asombraos al horror de mis gemidos;
               floridas plantas bellas,
               al eco os asustad de mis querellas;
               dulces aves suaves,
               la acción temed de mis prodigios graves;
               bárbaras, crueles fieras,
               mirad las señas de mi afán primeras;
               porque ciegos, turbados,
               suspendidos, confusos, asustados,
               cielos, aires, peñascos, troncos, plantas,
               fieras y aves, estéis de ciencias tantas;
               que no ha de ser en vano
               el estudio infernal de Cipriano.
  
Sale el DEMONIO

DEMONIO:

               Cipriano.

CIPRIANO:

              ¡Oh sabio maestro mío!

Enojado

DEMONIO:

               ¿A qué, usando esta vez de tu albedrío
               más que de mi preceto,
               con qué fin, por qué causa, y a qué efeto,
               osado o ignorante,
               sales a ver del sol la faz brillante?

CIPRIANO:

               Viendo que ya yo puedo
               al infierno poner asombro y miedo,
               pues con tanto cuidado
               la mágica he estudiado
               que aun tú mismo no puedes
               decir, si es que me igualas, que me excedes;
               viendo que ya no hay parte
               de ella que con fatiga, estudio y arte
               yo no la haya alcanzado,
               pues la nigromancia he penetrado,
               cuyas líneas oscuras
               me abrirán las funestas sepulturas,
               haciendo que su centro
               aborte los cadáveres que dentro
               tiranamente encierra
               la avarienta codicia de la tierra,
               respondiendo por puntos
               a mis voces los pálidos difuntos;
               y viendo, en fin, cumplida
               la edad del sol que fue plazo a mi vida,
               pues, corriendo veloz a su discurso
               con el rápido curso
               los cielos cada día,
               retrocediendo siempre a la porfía
               del natural, en que se juzga extraño,
               el término fatal cumple hoy del año:
               lograr mis ansias quiero,
               atrayendo a mi voz el bien que espero.
               Hoy la rara, hoy la bella, hoy la divina,
               hoy la hermosa Justina,
               en repetidos lazos,
               llamada de mi amor, vendrá a mis brazos;
               que permitir no creo
               de dilación un punto a mi deseo.

DEMONIO:

               Ni yo que le permitas
               quiero, si es éste el fin que solicitas.
               Con caracteres mudos
               la tierra línea, pues, y con agudos
               conjuros hiere el viento,
               a tu esperanza y a tu amor atento.

CIPRIANO:

               Pues allí me retiro,
               donde verás que cielo y tierra admiro.

Vase