El mágico prodigioso Jornada 3: 10

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 10 de 13
El mágico prodigioso Jornada 3 Pedro Calderón de la Barca


CIPRIANO:

               Nunca yo he estado más cuerdo;
               que vosotros sois los locos.
 

GOBERNADOR:

               Cipriano, pues, ¿qué es esto?
 

CIPRIANO:

               Gobernador de Antioquía,
               virrey del gran césar Decio,
               Floro y Lelio, de quien
               fui amigo tan verdadero,
               nobleza ilustre, gran plebe,
               estadme todos atentos;
               que por hablaros a todos
               juntos a palacio vengo.
               Yo soy Cipriano; yo
               por mi estudio y por mi ingenio
               fui asombro de las escuelas,
               fui de las ciencias portento.
               Lo que de todas saqué
               fue una duda, no saliendo
               jamás de una duda sola
               confuso mi entendimiento.
               Vi a Justina, y en Justina
               ocupados mis afectos,
               dejé a la docta Minerva
               por la enamorada Venus.
               De su virtud despedido,
               mantuve mis sentimientos
               hasta que, mi amor pasando
               de un extremo en otro extremo,
               a un huésped mío, que el mar
               le dio mis plantas por puerto,
               por Justina ofrecí el alma,
               porque me cautivó a un tiempo
               el amor con esperanzas,
               y con ciencias el ingenio.
               De éste discípulo he sido,
               estas montañas viviendo,
               a cuya docta fatiga
               tanta admiración le debo
               que puedo mudar los montes
               desde un asiento a otro asiento;
               y aunque puedo estos prodigios
               hoy ejecutar, no puedo
               atraer una hermosura
               a la voz de mi deseo.
               La causa de no poder
               rendir este monstruo bello
               es que hay un Dios que la guarda,
               en cuyo conocimiento
               he venido a confesarle
               por el más sumo y inmenso.
               El gran Dios de los cristianos
               es el que a voces confieso;
               que aunque es verdad que yo agora
               esclavo soy del infierno,
               y que con mi sangre misma
               hecha una cédula tengo,
               con mi sangre he de borrarla
               en el martirio que espero.
               Si eres juez, si a los cristianos
               persigues duro y sangriento,
               yo lo soy; que un venerable
               anciano, en el monte mesmo,
               el carácter me imprimió
               que es su primer sacramento.
               Ea, pues, ¿qué aguardas? Venga
               el verdugo, y de mi cuello
               la cabeza me divida,
               o con extraños tormentos
               acrisole mi constancia;
               que yo rendido y resuelto
               a padecer dos mil muertes
               estoy, porque a saber llego
               que, sin el gran Dios que busco,
               que adoro y que reverencio,
               las humanas glorias son polvo,
               humo, ceniza y viento.

Déjase CIPRIANO caerse boca abajo en el suelo

GOBERNADOR:

               Tan absorto, Cipriano,
               me deja tu atrevimiento
               que, imaginando castigos,
               a ninguno me resuelvo.

Pisándole

               Levántate.
 

FLORO:

               Desmayado,
               es una estatua de hielo.

Sacan presa a JUSTINA

CRIADO:

               Aquí está, señor, Justina.
 

GOBERNADOR:

               (Verla la cara no quiero.) Aparte
               Con ese vivo cadáver
               todos sola la dejemos;
               porque, cerrados los dos,
               quizá mudarán de intento,
               viéndose morir el uno
               al otro; o sañudo y fiero,
               si no adoraren mis dioses,
               morirán con mil tormentos.

Vase el GOBERNADOR



El mágico prodigioso
Jornada primera - Jornada segunda - Jornada tercera