El mágico prodigioso Jornada 3: 11

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 11 de 13
El mágico prodigioso Jornada 3 Pedro Calderón de la Barca


LELIO:

               Entre el amor y el espanto
               confuso voy y suspenso.

Vase LELIO

FLORO:

               Tanto tengo que sentir
               que no sé qué es lo que siento.

Vase FLORO

JUSTINA:

               ¿Todos os vais sin hablarme?
               Cuando yo contenta vengo
               a morir, ¡aun no me dais
               muerte, porque la deseo!

Yendo tras ellos, ve a CIPRIANO

               Mas sin duda es mi castigo,
               cerrada en este aposento,
               darme muerte dilatada,
               acompañada de un muerto,
               pues sólo un cadáver me hace
               compañía. ¡Oh tú, que al centro
               de donde saliste vuelves,
               dichoso tú, si te ha puesto
               en este estado la fe
               que adoro!

CIPRIANO:

               Monstruo soberbio,
               ¿qué aguardas que no desatas
               mi vida en...?

Vela CIPRIANO, y levántase

                           ¡Válgame el cielo!

               (¿No es Justina la que miro?) Aparte}}

JUSTINA:

               (¿No es Cipriano el que veo?) Aparte

CIPRIANO:

               (Mas no es ella, que en el aire Aparte
               la finge mi pensamiento.)

JUSTINA:

               (Mas no es él: por divertirme, Aparte
               fantasmas me finge el viento.)

Recelándose uno de otro

CIPRIANO:

               Sombra de mi fantasía...

JUSTINA:

               Ilusión de mi deseo...

CIPRIANO:

               ...asombro de mis sentidos...

JUSTINA:

               ...horror de mis pensamientos...

CIPRIANO:

               ...¿qué me quieres?

JUSTINA:

               ...¿qué me quieres?

CIPRIANO:

               Ya no te llamo.
               ¿A qué efecto vienes?

JUSTINA:

               ¿A qué efecto tú me buscas?
               ya en ti no pienso.

CIPRIANO:

               Yo no te busco, Justina.

JUSTINA:

               Ni yo a tu llamado vengo.

CIPRIANO:

               Pues ¿cómo estás aquí?

JUSTINA:

               Presa.
               ¿Y tú?

CIPRIANO:

               También estoy preso.
               Pero tu virtud, Justina,
               dime, ¿qué delito ha hecho?

Cóbranse los dos

JUSTINA:

               No es delito, pues ha sido
               por el aborrecimiento
               de la fe de Cristo, a quien
               como a mi Dios reverencio.

CIPRIANO:

               Bien se lo debes, Justina;
               que tienes un Dios tan bueno
               que vela en defensa tuya.
               Haz tú que escuche mis ruegos.

JUSTINA:

               Sí hará, si con fe le llamas.

CIPRIANO:

               Con ella le llamo; pero
               aunque de él no desconfío,
               mis extrañas culpas temo.

JUSTINA:

               Confía.

CIPRIANO:

               ¡Ay, qué inmensos son
               mis delitos!

JUSTINA:

               Más inmensos
               son sus favores.

CIPRIANO:

               ¿Habrá
               para mí perdón?

JUSTINA:

               Es cierto.

CIPRIANO:

               ¿Cómo, si el alma he entregado
               al demonio mismo en precio
               de tu hermosura?

JUSTINA:

               No tiene
               tantas estrellas el cielo,
               tantas arenas el mar,
               tantas centellas el fuego,
               tantos átomos el día,
               ni tantas plumas el viento,
               como Él perdona pecados.

CIPRIANO:

               Así, Justina, creo,
               y por Él daré mil vidas.
               Pero la puerta han abierto.

Saca FABIO a CLARÍN, MOSCÓN y LIVIA