El mágico prodigioso Jornada 3: 12

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 12 de 13
El mágico prodigioso Jornada 3 Pedro Calderón de la Barca


FABIO:

               Entrad, que con vuestros amos
               aquí habéis de quedar presos.

Vase FABIO


LIVIA:

               Si ellos quieren ser cristianos,
               ¿acá qué culpa tenemos?

MOSCÓN:

               Mucha; que los que servimos
               harto gran delito hacemos.

CLARÍN:

               Huyendo del monte, vine
               de un riesgo a dar a otro riesgo.

Sale un CRIADO

CRIADO:

               A Justina y a Cipriano
               el gobernador Aurelio
               llama.

JUSTINA:

               ¡Dichosa seré
               si es para el fin que deseo! -
               No te acobardes, Cipriano.

CIPRIANO:

               Fe, valor y ánimo tengo;
               que si de mi esclavitud
               la vida ha de ser el precio,
               quien el alma dio por ti,
               ¿qué hará en dar por Dios el cuerpo?

JUSTINA:

               Que en la muerte te querría
               dije; y pues a morir llego
               contigo, Cipriano, ya
               cumplí mis ofrecimientos.

Vanse, y quedan los tres solos

MOSCÓN:

               ¡Qué contentos a morir
               se van!

LIVIA:

               Mucho más contentos
               los tres a vivir quedamos.

CLARÍN:

               No mucho; que falta un pleito
               que averiguar; y aunque aquésta
               no es ocasión, por si luego
               no hay lugar, no será justo
               que echemos a mal el tiempo.

MOSCÓN:

               ¿Qué pleito es ése?

CLARÍN:

               Yo he estado
               ausente...

LIVIA:

               Di.

CLARÍN:

               ...un año entero,
               y un año Moscón ha sido
               sin mi intermisión tu dueño;
               y a rata por cantidad,
               para que iguales estemos,
               otro año has de ser mía.

LIVIA:

               ¿Pues de mí presumes eso,
               que había de hacerte ofensa?
               Los días lloraba enteros
               que me tocaba llorar.

MOSCÓN:

               Y yo soy testigo de ello;
               que el día que no era mío
               guardé a tu amistad respeto.

CLARÍN:

               Eso es falso, porque hoy
               no lloraba cuando dentro
               de su casa entré, y con ella
               estabas tú muy de asiento.

LIVIA:

               No era hoy día de plegaria.

CLARÍN:

               Sí era, que, si bien me acuerdo,
               el día que me ausenté
               era mío.

LIVIA:

               Ése fue yerro.

MOSCÓN:

               Ya sé en lo que el yerro ha estado.
               Éste fue año de bisiesto
               y fueron pares los días.

CLARÍN:

               Yo me doy por satisfecho,
               porque no lo ha de apurar
               todo el hombre. Mas ¿qué es esto?

Suena gran ruido de tempestad, y salen TODOS, alborotados

LIVIA:

               La casa se viene abajo.

MOSCÓN:

               ¡Qué confusión! ¡Qué portento!

GOBERNADOR:

               Sin duda se ha desplomado
               la máquina de los cielos.

Durando la tempestad


<<<
>>>