El mágico prodigioso Jornada 3: 13

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 13 de 13
El mágico prodigioso Jornada 3 Pedro Calderón de la Barca


FABIO:

               Apenas en el cadalso
               cortó el verdugo los cuellos
               de Cipriano y de Justina
               cuando hizo sentimiento
               toda la tierra.

LELIO:

               Una nube,
               de cuyo abrasado seno
               abortos horribles son
               los relámpagos y truenos,
               sobre nosotros cae.

FLORO:

               De ella
               un disforme monstruo horrendo
               en las escamadas conchas
               de una sierpe sale, y, puesto
               sobre el cadalso, parece
               que nos llama a su silencio.

Esto se haga como mejor pareciere.
El cadalso se descubrirá con las cabezas y cuerpos,
y el DEMONIO en alto, sobre una sierpe

DEMONIO:

               Oíd, mortales, oíd
               lo que me mandan los cielos
               que en defensa de Justina
               haga a todos manifiesto.
               Yo fui quien, por disfamar
               su virtud, formas fingiendo,
               su casa escalé, y entré
               hasta su mismo aposento;
               y porque nunca padezca
               su honesta fama desprecios,
               a restituir su honor
               de aquesta manera vengo.
               Cipriano, que con ella
               yace en feliz monumento,
               fue mi esclavo; mas, borrando
               con la sangre de su cuello
               la cédula que me hizo,
               ha dejado en blanco el lienzo;
               y los dos, a mi pesar,
               a las esferas subiendo
               del sacro solio de Dios,
               viven en mejor imperio.
               Ésta es la verdad, y yo
               la digo, porque Dios mesmo
               me fuerza a que yo la diga,
               tan poco enseñado a hacerlo.

Cae velozmente, y húndese el DEMONIO

LELIO:

               ¡Qué asombro!

FLORO:

               ¡Qué confusión!

LIVIA:

               ¡Qué prodigio!

MOSCÓN:

               ¡Qué portento!

GOBERNADOR:

               Todos éstos son encantos
               que aqueste mágico ha hecho
               en su muerte.

FLORO:

               Yo no sé
               si los dudo o si los creo.

LELIO:

               A mí me admira el pensarlos.

CLARÍN:

               Yo solamente resuelvo
               que, si él es mágico, ha sido
               el mágico de los cielos.

MOSCÓN:

               Pues dejando en pie la duda
               del bien partido amor nuestro
               a el mágico prodigioso
               pedid perdón de los yerros.


FIN DE LA COMEDIA