El mágico prodigioso Jornada 3: 2

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 2 de 13
El mágico prodigioso Jornada 3 Pedro Calderón de la Barca


DEMONIO:

               Y yo te doy licencia,
               porque sé de tu ciencia y de mi ciencia
               que el infierno inclemente,
               a tus invocaciones obediente,
               podrá por mí entregarte
               a la hermosa Justina en esta parte;
               que aunque el gran poder mío
               no puede hacer vasallo un albedrío,
               puede representalle
               tan extraños deleites que se halle
               empeñado a buscarlos,
               y inclinarlos podré, si no forzarlos.

Sale CLARÍN de la cueva

CLARÍN:

               Ingrata deidad mía,
               no Livia ardiente, sino Livia fría,
               llegó el plazo en que espero
               alcanzar si tu amor es verdadera;
               pues ya sé lo que basta
               para ver si eres casta o haces casta;
               que con tanto cuidado
               aquí la ciencia mágica he estudiado
               que por ella he de ver--¡ay de mí, triste!--
               si con Moscón acaso me ofendiste.
               Aguados cielos--ya otro dijo "puros"--
               atended a mis lóbregos conjuros:
               montes...

DEMONIO:

               Clarín, ¿qué es eso?

CLARÍN:

               ¡Oh sabio maestro!
               Por la concomitancia estoy tan diestro
               en la magia que quiero ver por ella
               si Livia, tan ingrata como bella,
               comete alguna vez superchería
               en la fatal estancia de mi día.

DEMONIO:

               Deja aquesas locuras,
               y en lo intrincado de esas peñas duras
               asiste a tu señor, para que veas
               --si tanta admiración lograr deseas--
               el fin de su cuidado;
               que solo quiero estar.

CLARÍN:

               Yo, acompañado.
               Y si no he merecido
               haber las ciencias tuyas aprendido,
               porque, en fin, no te he hecho
               cédula con la sangre de mi pecho,
               en este lienzo ahora...

Saca un lienzo sucio y escribe en él con el dedo, habiéndose hecho sangre


               --nunca le tray más limpio quién bien llora--
               la haré, para que más te escandalices,
               dándome un mojicón en las narices;
               que no será embarazo
               salir de las narices o del brazo.
               Digo, el gran Clarín, que, si merezco
               ver a Livia cruel, que al diablo ofrezco...

DEMONIO:

               Ya digo que me dejes,
               y que con tu señor de mí te alejes.

CLARÍN:

               Yo lo haré, no te alteres.
               Pues que tomar mi cédula no quieres
               cuando darla procuro,
               sin duda que me tienes por seguro.

Vase CLARÍN

DEMONIO:

               Ea, infernal abismo,
               desesperado imperio de ti mismo,
               de tu prisión ingrata
               tus lascivos espíritus desata,
               amenazando ruina
               al virgen edificio de Justina.
               Su casto pensamiento
               de mil torpes fantasmas en el viento
               hoy se informe, su honesta fantasía
               se lleñe; y con dulcísima armonía
               todo provoque amores:
               los pájaros, las plantas y las flores.
               Nada miren sus ojos
               que no sean de amor dulces despojos;
               nada oigan sus oídos
               que no sean de amor tiernos gemidos;
               porque, sin que defensa en su fe tenga,
               hoy a buscar a Cipriano venga,
               de su ciencia invocada
               y de mi ciego espíritu guiada.
               Empezad, que yo en tanto
               callaré, porque empiece vuestro canto.

Canta dentro, una VOZ

VOZ:

               ¿Cuál es la gloria mayor
               de esta vida?

TODOS:

               Amor, amor.

Mientras esta copla se canta, se va entrando el DEMONIO por una puerta, y sale por otra JUSTINA huyendo


<<<
>>>