El mágico prodigioso Jornada 3: 3

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 3 de 13
El mágico prodigioso Jornada 3 Pedro Calderón de la Barca


VOZ:

               No hay sujeto en quien no imprima
               el fuego de amor su llama,
               pues vive más donde ama
               el hombre que donde anima.
               Amor solamente estima
               cuanto tener vida sabe:
               el tronco, la flor y el ave.
               Luego es la gloria mayor
               de esta vida...

TODOS:

               ...amor, amor.

Esto representa asombrada y inquieta

JUSTINA:

               Pesada imaginación,
               al parecer lisonjera,
               ¿cuándo te he dado ocasión
               para que de esta manera
               aflijas mi corazón?
               ¿Cuál es la causa, en rigor,
               de este fuego, de este ardor,
               que en mí por instantes crece?
               ¿Qué dolor el que padece
               mi sentido?

Cantan

TODOS:

               Amor, amor.

Cóbrase más


JUSTINA:

               Aquel ruiseñor amante
               es quien respuesta me da,
               enamorando constante
               a su consorte, que está
               un ramo más adelante.
               Calla, ruiseñor; no aquí
               imaginar me hagas ya,
               por las quejas que te oí,
               cómo un hombre sentirá,
               si siente un pájaro así.
               Mas no. Una vid fue lasciva,
               que buscando fugitiva
               va el tronco donde se enlace,
               siendo el verdor con que abrace
               el peso con que derriba.
               No así con verdes abrazos
               me hagas pensar en quien amas,
               vid; que dudaré en tus lazos,
               si así abrazan unas ramas,
               cómo enraman unos brazos.
               Y si no es la vid, será
               aquel girasol, que está
               viendo cara a cara al sol,
               tras cuyo hermoso arrebol
               siempre moviéndose va.
               No sigas, no, tus enojos,
               flor, con marchitos despojos;
               que pensarán mis congojas,
               si así lloran unas hojas,
               cómo lloran unos ojos.
               Cesa, amante ruiseñor;
               desúnete, vid frondosa;
               párate, inconstante flor;
               o decid: ¿qué venenosa
               fuerza usáis?

Cantan

TODOS:

               Amor, amor.

JUSTINA:

               ¡Amor! ¿A quién le he tenido
               yo jamás? Objeto es vano;
               pues siempre despojo han sido
               de mi desdén y mi olvido
               Lelio, Floro y Cipriano.
               ¿A Lelio no desprecié?
               ¿A Floro no aborrecí?
               Y a Cipriano ¿no traté...

Párase en el nombre de CIPRIANO, y desde allí representa inquieta otra vez


               ...con tal rigor que, de mí
               aborrecido, se fue
               donde de él no se ha sabido?
               Mas--¡ay de mí!--yo ya creo
               que ésta debe de haber sido
               la ocasión con que ha podido
               atreverse mi deseo;
               pues desde que pronuncié
               que vive ausente por mí,
               no sé--¡ay infeliz!--no sé
               qué pena es la que sentí.

Cóbrase otra vez

               Mas piedad sin duda fue
               de ver que por mí olvidado
               viva un hombre que se vio
               de todos tan celebrado,
               y que a sus olvidos yo
               tanta ocasión haya dado.

Con asombro, otra vez

               Pero si fuera piedad,
               la misma piedad tuviera
               de Lelio y Floro, en verdad;
               pues en una prisión fiera
               por mí están sin libertad.

En sí, otra vez

                  ...................
               .......................
               Mas--¡ay discursos!--parad.
               Si basta ser piedad sola,
               no acompañéis la piedad;
               que os alargáis de manera
               que no sé--¡ay de mí!--no sé,
               si ahora a buscarle fuera,
               si adonde él está supiera.


<<<
>>>