El mágico prodigioso Jornada 3: 4

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 4 de 13
El mágico prodigioso Jornada 3 Pedro Calderón de la Barca


DEMONIO:

               Ven, que yo te lo diré.

JUSTINA:

               ¿Quién eres tú, que has entrado
               hasta este retrete mío,
               estando todo cerrado?
               ¿Eres monstruo que ha formado
               mi confuso desvarío?

DEMONIO:

               No soy sino quien, movido
               de ese afecto que tirano
               te ha postrado y te ha vencido,
               hoy llevarte ha prometido
               adonde está Cipriano.

JUSTINA:

               Pues no lograrán tu intento;
               que esta pena, esta pasión
               que afligió mi pensamiento,
               llevó la imaginación,
               pero no el consentimiento.

DEMONIO:

               En haberlo imaginado
               hecha tienes la mitad;
               pues ya el pecado es pecado,
               no pares la voluntad,
               el medio camino andado.

JUSTINA:

               Desconfiarme es en vano,
               aunque pensé; que aunque es llano
               que el pensar es empezar,
               no está en mi mano el pensar,
               y está el obrar en mi mano.
               Para haberte de seguir,
               el pie tengo de mover,
               y esto puedo resistir,
               porque una cosa es hacer
               y otra cosa es discurrir.

DEMONIO:

               Si una ciencia peregrina
               en ti su poder esfuerza,
               ¿cómo has de vencer, Justina,
               si inclina con tanta fuerza
               que fuerza al paso que inclina?

JUSTINA:

               Sabiéndome yo ayudar
               del libre albedrío mío.

DEMONIO:

               Forzarále mi pesar.

JUSTINA:

               No fuera libre albedrío
               si se dejara forzar.

Tira de ella, y no puede moverla

DEMONIO:

               Ven donde un gusto te espera.

JUSTINA:

               Es muy costoso ese gusto.

DEMONIO:

               Es una paz lisonjera.

JUSTINA:

               Es un cautiverio injusto.

DEMONIO:

               Es dicha.

JUSTINA:

               Es desdicha fiera.

DEMONIO:

               ¿Cómo te has de defender,
               si te arrastra mi poder?

Tira más

JUSTINA:

               Mi defensa en Dios consiste.

Suéltala

DEMONIO:

               Venciste, mujer, venciste
               con no dejarte vencer.
               Mas ya. que de esta manera
               de Dios estás defendida,
               mi pena, mi rabia fiera,
               sabrá llevarte fingida,
               pues no puede verdadera.
               Un espíritu verás,
               para este efecto no más,
               que de tu forma se informa,
               y en la fantástica forma
               disfamada vivirás.
               Lograr dos triunfos espero,
               de tu virtud ofendido:
               deshonrarte es el primero,
               y hacer de un gusto fingido
               un delito verdadero.

Vase el DEMONIO

JUSTINA:

               De esa ofensa al cielo apelo,
               porque desvanezca el cielo
               la apariencia de mi fama,
               bien como al aire la llama,
               bien como la flor al hielo.
               No podrás... Mas--¡ay de mí!--
               ¿a quién estas voces doy?
               ¿No estaba ahora un hombre aquí?
               Sí. Mas no, yo sola estoy.
               No. Mas sí, pues yo le vi.
               ¿Por dónde se fue tan presto?
               ¿Si le engendró mi temor?
               Mi peligro es manifiesto.
               ¡Lisandro, padre, señor!
               ¡Livia!

Sale cada uno por su puerta


<<<
>>>