El mágico prodigioso Jornada 3: 5

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 5 de 13
El mágico prodigioso Jornada 3 Pedro Calderón de la Barca


LISANDRO:

               ¿Qué es esto?

LIVIA:

               ¿Qué es esto?

JUSTINA:

               ¿Visteis un hombre--¡ay de mí!--
               que ahora salió de aquí?
               (Mal mis desdichas resisto.) Aparte

LISANDRO:

               ¡Hombre aquí!

JUSTINA:

               ¿No le habéis visto?

LIVIA:

               No, señora.

JUSTINA:

               Pues yo sí.

LISANDRO:

               ¿Cómo puede ser, si ha estado
               todo este cuarto cerrado?

LIVIA:

               (Sin duda que a Moscón vio, Aparte
               que tengo escondido yo
               en mi aposento.)

LISANDRO:

               Formado
               cuerpo de tu fantasía
               el hombre debió de ser;
               que tu gran melancolía
               le supo formar y hacer
               de los átomos del día.

LIVIA:

               Mi señor tiene razón.

JUSTINA:

               No ha sido--¡ay de mí!--ilusión,
               y mayor daño sospecho,
               porque a pedazos del pecho
               me arrancan el corazón.
               Algún hechizo mortal
               se está haciendo contra mí,
               y fuera el conjuro tal
               que, a no haber Dios, desde aquí
               me dejara ir tras mi mal.
               Mas Él me ha de defender,
               y no sólo del poder
               de esta tirana violencia;
               pero mi humilde inocencia
               no ha de dejar padecer.
               Livia, el manto, porque, en tanto
               que padezco estos extremos,
               tengo de ir al templo santo,
               que tan secreto tenemos
               los fieles.

Saca el manto, y pónesele; que le vea con él la gente

LIVIA:

               Aquí está el manto.

JUSTINA:

               En él tengo de templar
               este fuego que me abrasa.

LISANDRO:

               Yo te quiero acompañar.

LIVIA:

               (Y yo volveré a alentar Aparte
               en echándolos de casa.)

JUSTINA:

               Pues voy a ampararme así,
               cielos, de vuestro favor,
               confío.

LISANDRO:

               Vamos de aquí.

JUSTINA:

               Vuestra es la causa, Señor.
               Volved por vos y por mí.

Vanse los dos, y sale MOSCÓN, que está acechando

MOSCÓN:

               ¿Fuéronse ya?

LIVIA:

               Ya se fueron

MOSCÓN:

               ¡Con qué susto me tuvieron!

LIVIA:

               ¿Es posible que salieras
               del aposento, y vinieras
               donde sus ojos te vieron?

MOSCÓN:

               ¡Vive Dios que no he salido!
               un instante, Livia mía,
               de donde estaba escondido!

LIVIA:

               Pues ¿quién el hombre sería?

MOSCÓN:

               El mismo diablo habrá sido.
               ¿Qué sé yo? No muestres ya
               por eso, mi bien, enfado.

Suspira LIVIA

LIVIA:

               No es por eso.

MOSCÓN:

               ¿Qué será?

LIVIA:

               ¡Qué pregunta, si ha que está
               un día entero encerrado
               conmigo! ¿No echa de ver

Llora

               que habrá también menester
               el otro, su confidente,
               que llore hoy tenerle ausente,
               pues no lloré en todo ayer?
                  ¿Hase de pensar de mí
               que mujer tan fácil fui
               que en medio año de ausencia
               falté a la correspondencia
               que al ser quien soy ofrecí?

MOSCÓN:

              ¿Qué es medio año? Un año entero
               ha ya que pudo faltar.

LIVIA:

               Es engaño, pues infiero
               que yo no debo contar
               los días que no le quiero.
               Y si de un año--¡ay de mí!--

Llorando

               te di la mitad a ti,
               fuera injuria muy cruel
               contárselo todo a él.

MOSCÓN:

               Cuándo yo, ingrata, creí
               que fuera tu voluntad
               toda mía, ¡con piedad
               haces cuentas!

LIVIA:

               Sí, Moscón,
               porque, en fin, cuenta y razón
               conserva toda amistad.

MOSCÓN:

               Pues que tu constancia es tal,
               adiós, Livia, hasta mañana.
               Sólo te ruega mi mal
               que, pues eres su terciana,
               no seas su sincopal.

LIVIA:

               ¿Ya no ves que no hay en mí
               malicia alguna?

MOSCÓN:

               ¿Es así?

LIVIA:

               En todo hoy no me has de ver;
               mas no sea menester
               enviar mañana por ti.

Vanse, y sale CIPRIANO, con asombro, y CLARÍN, acechando, tras él



<<<
>>>