El mágico prodigioso Jornada 3: 6

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 6 de 13
El mágico prodigioso Jornada 3 Pedro Calderón de la Barca
CIPRIANO:

               Sin duda se han rebelado
               en los imperios cerúleos
               las tropas de las estrellas,
               pues me niegan sus influjos.
               Comunidades ha hecho
               todo el abismo profundo,
               pues la obediencia no rinde
               que me debe por tributo.
               Una. y mil veces el viento
               estremezco a mis conjuros,
               y una y mil veces la tierra
               con mis caracteres surco,
               sin que se ofrezca a mis ojos
               el humano sol que busco,
               el cielo humano que espero
               en mis brazos.

CLARÍN:

               Eso ¿es mucho?
               Pues una y mil veces yo
               hago en la tierra dibujos,
               una y mil veces el viento
               a puras voces aturdo,
               y tampoco viene Lívia.

CIPRIANO:

               Esta sola vez presumo
               volver a invocarla. Escucha,
               bella Justina.

Sale la que hace a JUSTINA, con manto, como turbada, por una puerta, y éntrase huyendo por la otra, y va tras ella CIPRIANO, turbado, y CLARÍN, turbado, dando vueltas con miedo

FIGURA:

               Ya escucho;
               que, forzada de tus voces,
               aquestos montes discurro.
               ¿Qué me quieres? ¿Qué me quieres,
               Cipriano?

CIPRIANO:

               ¡Estoy confuso!

FIGURA:

               Y pues que ya...

CIPRIANO:

               ¡Estoy absorto!

FIGURA:

               ...he venido...

CIPRIANO:

               ¿Qué me turbo?

FIGURA:

               ...de la suerte...

CIPRIANO:

               ¿Qué me espanto?

FIGURA:

               ....que me halló el amor,...

CIPRIANO:

               ¿Qué dudo?

FIGURA:

               ...donde me llamas...

CIPRIANO:

               ¿Qué temo?

FIGURA:

               ...y así con la fuerza cumplo
               del encanto, a lo intrincado
               del monte tu vista huyo.

Cúbrese el rostro con el manto, y vase

CIPRIANO:

               Espera, aguarda, Justina.
               Mas ¿qué me asombro y discurro?
               Seguiréla, y este monte,
               donde mi ciencia la trujo,
               teatro será frondoso,
               ya que no tálamo rudo,
               del más prodigioso amor
               que ha visto el cielo.

Vase

CLARÍN:

               Abernuncio
               de mujer que viene a ser
               novia, y viene oliendo a humo.
               Pero debió de cogerla
               del encanto lo absoluto
               soplando alguna colada
               o cociendo algún menudo.
               Mas no. ¡En cocina y con manto!
               De otra suerte la disculpo.
               Sin duda debe de ser
               --ahora he dado en el punto--
               que una honrada nunca huele
               mejor cogida de susto.
               Ya la ha alcanzado, y con ella,
               de aqueste valle en lo inculto,
               luchando a brazos enteros
               --que a brazos partidos juzgo
               que hiciera mal en luchar
               el amante más forzudo--
               a este mismo sitio vuelven.
               Desde aquí acechar procuro;
               que deseo saber cómo se hace
               una fuerza en el mundo.

Escóndese, y sale CIPRIANO, trayendo abrazada una persona cubierta con manto y con vestido parecido al de JUSTINA, que es fácil, siendo negro este manto y vestido; y han de venir de suerte que con facilidad se quite todo y quede un esqueleto, que ha de volar o hundirse, como mejor pareciere, como se haga con velocidad; si bien será mejor desaparecer por el viento

CIPRIANO:

               Ya, bellísima Justina,
               en este sitio que, oculto,
               ni el sol le penetra a rayos
               ni a soplos el aire puro,
               ya es trofeo tu belleza
               de mis mágicos estudios;
               que por conseguirte, nada
               temo, nada dificulto.
               El alma, Justina bella,
               me cuestas; pero ya juzgo,
               siendo tan grande el empleo,
               que no ha sido el precio mucho.
               Corre a la deidad el velo,
               no entre pardos, no entre oscuros
               celajes se esconda el sol;
               sus rayos ostente rubios.

Descúbrela, y ve el cadáver

               Mas--¡ay infeliz!--¿qué veo?
               Un yerto cadáver mudo
               entre sus brazos me espera!
               ¿Quién en un instante pudo,
               en facciones desmayadas
               de lo pálido y caduco,
               desvanecer los primores
               de lo rojo y lo purpúreo?

ESQUELETO:

               Así, Cipriano, son
               todas las glorias del mundo.

Desaparece, y sale CLARÍN, huyendo, y abrázase con él CIPRIANO


<<<
>>>