El mágico prodigioso Jornada 3: 7

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 7 de 13
El mágico prodigioso Jornada 3 Pedro Calderón de la Barca
CLARÍN:

               (Si alguien ha menester miedo, Aparte
               yo tengo un poco y un mucho.)

CIPRIANO:

               Espera, fúnebre sombra.
               Ya con otro fin te busco.

CLARÍN:

               Pues yo soy fúnebre cuerpo.
               ¿No echas de verlo en el bulto?

CIPRIANO:

               ¿Quién eres?

CLARÍN:

               Yo estoy de suerte
               que aun quien soy creo que dudo.

CIPRIANO:

               ¿Viste en lo raro del viento
               o del centro en el profundo
               yerto un cadáver, dejando
               en señas de polvo y humo
               desvanecida la pompa
               que llena de adornos trujo?

CLARÍN:

               Ahora sabes que estoy
               sujeto a los infortunios
               de acechador.

CIPRIANO:

               ¿Qué se hizo?

CLARÍN:

               Deshízose luego al punto.

CIPRIANO:

               Busquémosle.

CLARÍN:

               No busquemos.

CIPRIANO:

               Sus desengaños procuro.

CLARÍN:

               Yo no, señor.

Sale el DEMONIO

DEMONIO:

               (¡Justos cielos! Aparte
               Si juntas un tiempo tuvo
               mi ser la ciencia y la gracia
               cuando fui espíritu puro,
               la gracia sola perdí,
               la ciencia no. ¿Cómo, injustos,
               si esto es así, de mis ciencias
               aun no me dejáis el uso?)

Sin verle

CIPRIANO:

               ¡Lucero, sabio maestro!

CLARÍN:

               No le llames; que presumo
               que venga en otro cadáver.

DEMONIO:

               ¿Qué me quieres?

CIPRIANO:

               Que del mucho
               horror que padezco absorto
               rescates hoy mi discurso.

CLARÍN:

               (Yo, que no quiero rescates, Aparte
               por este lado me escurro.)

Vase CLARÍN

CIPRIANO:

               Apenas sobre la tierra
               herida acentos pronuncio
               cuando en la acción que allá estaba
               Justina, divino asunto
               de mi amor y mi deseo
               Pero ¿para qué procuro
               contarte lo que ya sabes?
               Vino, abracéla, y al punto
               que la descubro--¡ay de mí!--
               en su belleza descubro
               un esqueleto, una estatua,
               una imagen, un trasunto
               de la muerte, que en distintas
               voces me dijo--¡oh qué susto!--,
               "Así, Cipriano, son
               todas las glorias del mundo."
               Decir que en la magia tuya,
               por mí ejecutada, estuvo
               el engaño no es posible,
               porque yo punto por punto
               la obré, sin que errar pudiese
               de sus caracteres mudos
               una línea, ni una voz
               de sus mortales conjuros.
               Luego tú me has engañado
               cuando yo los ejecuto,
               pues sólo fantasmas hallo
               adonde hermosuras busco.

DEMONIO:

               Cipriano, ni hubo en ti
               defecto, ni en mí le hubo.
               En ti, supuesto que obraste
               el encanto con agudo
               ingenio; en mí, pues el mío
               te enseñó en él cuanto supo.
               El asombro que has tocado
               más superior causa tuvo.
               Mas no importará; que yo,
               que tu descanso procuro,
               te haré dueño de Justina
               por otros medios más justos.

CIPRIANO:

               No es ése mi intento ya;
               que de tal suerte confuso
               este espanto me ha dejado
               que no quiero medios tuyos.
               Y así, pues que no has cumplido
               las condiciones que puso
               mi amor, sólo de ti quiero,
               ya que de tu vista huyo,
               que mí cédula me vuelvas,
               pues es el contrato nulo.

DEMONIO:

               Yo te dije que te había
               de enseñar en este estudio
               ciencias que atraer pudiesen,
               de tus voces al impulso,
               a Justina; y pues el viento
               aquí a Justina te trujo,
               válido ha sido el contrato,
               y yo mi palabra cumplo.

CIPRIANO:

               Tú me ofreciste que había
               de coger mi amor el fruto
               que sembraba mi esperanza
               por estos montes incultos.

DEMONIO:

               Yo me obligué, Cipriano,
               sólo a traerla.

CIPRIANO:

               Eso dudo;
               que a dármela te obligaste.

DEMONIO:

               Yo la vi en los brazos tuyos.

CIPRIANO:

               Fue una sombra.

DEMONIO:

               Fue un prodigio.

CIPRIANO:

               ¿De quién?

DEMONIO:

               De quien se dispuso
               a ampararla.

CIPRIANO:

               ¿Y cúyo fue?

Temblando