El mágico prodigioso Jornada 3: 8

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 8 de 13
El mágico prodigioso Jornada 3 Pedro Calderón de la Barca


DEMONIO:

               No quiero decirte cuyo.

CIPRIANO:

               Valdréme yo de tus ciencias
               contra ti. Yo te conjuro
               que quién ha sido me digas.

DEMONIO:

               Un Dios, que a su cargo tuvo
               a Justina.

CIPRIANO:

               Pues ¿qué importa
               sólo un dios, puesto que hay muchos?

DEMONIO:

               Tiene Él el poder de todos.

CIPRIANO:

               Luego solamente es uno,
               pues con una voluntad
               obra más que todos juntos.

DEMONIO:

               No sé nada, no sé nada.

CIPRIANO:

               Ya todo el pacto renuncio
               que hice contigo; y en nombre
               de aquese Dios te pregunto:
               ¿Qué le ha obligado a ampararla?

Haciéndose fuerza para no decirlo

DEMONIO:

               Guardar su honor limpio y puro.

CIPRIANO:

               Luego Ése es suma bondad,
               pues que no permite insultos.
               Mas ¿qué perdiera Justina
               si aquí se quedaba oculto?

DEMONIO:

               Su honor, si lo adivinara
               por sus malicias el vulgo.

CIPRIANO:

               Luego ese Dios todo es vista,
               pues vio los daños futuros.
               Pero ¿no pudiera ser
               ser el encanto tan sumo
               que no pudiera vencerle?

DEMONIO:

               No, que su poder es mucho.

CIPRIANO:

               Luego ese Dios todo es manos,
               pues que cuanto quiso pudo.
               Dime, ¿quién es ese Dios,
               en quien he topado juntos
               ser una suma bondad,
               ser un poder absoluto,
               todo vista y todo manos,
               que ha tantos años que busco?

DEMONIO:

               No lo sé.

CIPRIANO:

               Dime quién es.

DEMONIO:

               ¡Con cuánto horror lo pronuncio!
               Es el Dios de los cristianos.

CIPRIANO:

               ¿Qué es lo que moverle pudo
               contra mí?

DEMONIO:

               Serlo Justina.

CIPRIANO:

               ¿Pues tanto ampara a los suyos?

Con rabia

DEMONIO:

               Sí, mas ya es tarde, ya es tarde
               para hallarle tú, si juzgo
               que, siendo tú esclavo mío,
               no has de ser vasallo suyo.

CIPRIANO:

               ¡Yo tu esclavo!

DEMONIO:

               En mi poder
               tu firma está.

CIPRIANO:

               Ya presumo
               cobrarla de ti, pues fue
               condicional, y no dudo
               quitártela.

DEMONIO:

               ¿De qué suerte?

CIPRIANO:

               De esta suerte.

Saca la espada, tírale y no le topa

DEMONIO:

               Aunque desnudo
               el acero contra mí
               esgrimas fiero y sañudo,
               no me herirás; y porqué
               desesperen tus discursos,
               quiero que sepas que ha sido
               el Demonio el dueño tuyo.

CIPRIANO:

               ¿Qué dices?

DEMONIO:

               Que yo lo soy.

CIPRIANO:

               ¡Con cuánto asombro te escucho!

DEMONIO:

               Para que veas, no sólo
               que esclavo eres, pero cúyo.

CIPRIANO:

               ¡Esclavo yo del Demonio!
               ¿Yo de un dueño tan injusto?

DEMONIO:

               Sí, que el alma me ofreciste,
               y es mía desde aquel punto.

CIPRIANO:

               ¿Luego no tengo esperanza,
               favor, amparo o seguro
               que tan gran delito pueda
               borrar?

DEMONIO:

               No.

CIPRIANO:

               Pues ya ¿qué dudo?
               No ociosamente en mi mano
               esté aqueste acero agudo;
               pasándome el pecho, sea
               mi voluntario verdugo.
               Mas ¿qué digo? Quien de ti
               librar a Justina pudo
               ¿a mí no podrá librarme?

DEMONIO:

               No, que es contra ti tu insulto;
               y Él no ampara los delitos,
               las virtudes sí.

CIPRIANO:

               Si es sumo
               su poder, el perdonar
               y el premiar será en Él uno.

DEMONIO:

               También lo será el premiar
               y el castigar, pues es justo.

CIPRIANO:

               Nadie castiga al rendido:
               yo lo estoy, pues le procuro.

DEMONIO:

               Eres mi esclavo, y no puedes
               ser de otro dueño.

CIPRIANO:

               Eso dudo.

DEMONIO:

               ¿Cómo, estando en mi poder
               la firma que con dibujos
               de tu sangre escrita tengo?

CIPRIANO:

               Él que es poder absoluto
               y no depende de otro
               vencerá mis infortunios.

DEMONIO:

               ¿De qué suerte?

CIPRIANO:

               Todo es vista,
               y verá el medio oportuno.

DEMONIO:

               Yo la tengo.

CIPRIANO:

               Todo es manos.
               Él sabrá romper los nudos.

DEMONIO:

               Dejaréte yo primero
               entre mis brazos difunto.

Luchan

CIPRIANO:

               ¡Grande Dios de los cristianos!
               A Ti en mis penas acudo.

Arrójale de sus brazos

DEMONIO:

               Ése te ha dado la vida.

CIPRIANO:

               Más me ha de dar, pues le busco.

Vase cada uno por su puerta, y salen el GOBERNADOR y su GENTE, y FABIO haga relación sin barba