El mágico prodigioso Jornada 3: 9

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 9 de 13
El mágico prodigioso Jornada 3 Pedro Calderón de la Barca


GOBERNADOR:

               ¿Cómo ha sido la prisión?

FABIO:

               Todos en su iglesia estaban
               escondidos, donde daban
               a su Dios adoración.
               Llegué con armadas gentes,
               toda la casa cerqué,
               prendílos, y los llevé
               a cárceles diferentes;
               y el suceso, en fin, concluyo
               con decir que en esta ruina
               prendí a la hermosa Justina
               y a Lisandro, padre suyo.

GOBERNADOR:

               Pues si riquezas codicias,
               puestos, honores y más,
               ¿cómo esas nuevas me das,
               Fabio, sin pedirme albricias?

FABIO:

               Si así estimas mis sucesos,
               las que me has de dar no ignoro.

GOBERNADOR:

               Di.

FABIO:

               La libertad de Floro
               y Lelio, que tienes presos.

GOBERNADOR:

               Aunque yo con su castigo
               parece que escarmentar
               quise todo este lugar,
               si la verdad, Fabio, digo,
               otra es la causa por qué
               presos han vivido un año,
               y es que así de Lelio el daño
               como padre aseguré.
               Floro, su competidor,
               tiene deudos poderosos;
               y estando los dos celosos
               y empeñados en su amor,
               temí que habían de volver
               otra vez a la cuestión;
               y hasta quitar la ocasión,
               no me quise resolver.
               Con este intento buscaba
               algún color con que echar
               a Justina del lugar;
               pero nunca le topaba.
               Y pues su virtud fingida
               no sólo ocasión me da
               hoy de desterrarla ya,
               mas de quitarla la vida.
               No estén más presos; y así
               a sus prisiones irás,
               y con brevedad traerás
               a Lelio y a Floro aquí.

FABIO:

               Beso mil veces tus pies.
               ¡Qué merced tan peregrina!

Vase FLORO

GOBERNADOR:

               Ya está en mi poder Justina,
               presa y convencida; pues
               ¿qué espera mi rabia fiera,
               que ya en ella no ha vengado
               los enojos que me ha dado?
               A sangrientas manos muera
               de un verdugo.

A un CRIADO

               Vos, mirad
               Que aquí la traigáis os mando
               hoy a la verguenza dando
               escándalo a la ciudad;
               porque si en palacio está,
               nada a darla vida baste.

Salen FABIO, LELIO y FLORO

FABIO:

               Los dos por quien enviaste
               están a tus plantas ya.

LELIO:

               Yo, que al fin sólo deseo
               parecer tu hijo esta vez,
               no te miro como juez,
               con los temores de reo,
               sino como padre airado,
               con los temores de hijo
               obediente.

FLORO:

               Y yo colijo,
               viéndome de ti llamado,
               que es para darme, señor,
               castigos que no merezco.
               Pero a tus plantas me ofrezco.

GOBERNADOR:

               Lelio, Floro, mi rigor
               justo con los dos ha sido,
               porque, si no os castigara,
               padre, no juez me mostrara.
               Pero teniendo entendido
               que en los nobles no duró
               nunca el enojo, y que ya
               quitada la causa está,
               intento piadoso yo
               haceros amigos luego.
               En muestras de la amistad
               aquí los brazos os dad.

LELIO:

               Yo el venturoso a ser llego
                  en ser hoy de Floro amigo.

FLORO:

               Y yo de que lo seré
               doy mano y palabra.

GOBERNADOR:

               En fe
               de eso a libraros me obligo,
               que si el desengaño toco
               que de vuestro amor tenéis,
               no dudo que lo seréis.

Dentro

DEMONIO:

              ¡Guarda el loco! ¡Guarda el loco!

GOBERNADOR:

              ¿Qué es esto?

LELIO:

              Yo lo iré a ver.

LELIO va a la puerta, y vuelve luego

GOBERNADOR:

               En palacio tanto ruido,
               ¿de qué puede haber nacido?

FLORO:

               Gran causa debe de ser.

LELIO:

               Aqueste ruido, señor,
               --escucha un raro suceso--
               es Cipriano, que al cabo
               de tantos días ha vuelto
               loco y sin juicio a Antioquía.

FLORO:

               Sin duda que de su ingenio
               la sutileza le tiene
               en aqueste estado puesto.

TODOS:

               ¡Guarda el loco, guarda el loco!

Salen TODOS, y CIPRIANO, medio desnudo