El médico de su honra Acto 1: 9

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 9 de 12
El médico de su honra Acto 1 Pedro Calderón de la Barca


REY:

          Señora, vuestros enojos
          siento con razón, por ser
          un Atlante en quien descansa
          todo el peso de la ley.
          Si Gutierre está casado,
          no podrá satisfacer,
          como decís, por entero
          vuestro honor; pero yo haré
          justicia como convenga
          en esta parte; si bien
          no os debe restituír
          honor, que vos os tenéis.
          Oigamos a la otra parte
          disculpas suyas; que es bien
          guardar el segundo oído
          para quien llega después;
          y fïad, Leonor, de mí,
          que vuestra causa veré
          de suerte que no os obligue
          a que digáis otra vez
          que sois pobre, él poderoso,
          siendo yo en Castilla rey.
          Mas Gutierre viene allí;
          podrá, si conmigo os ve,
          conocer que me informasteis
          primero. Aquese cancel
          os encubra, aquí aguardad,
          hasta que salgáis después.

LEONOR:

          En todo he de obedeceros.

Escóndese, y sale COQUÍN

COQUÍN:

          De sala en sala, pardiez,
          a la sombra de mi amo,
          que allí se quedó, llegué
          hasta aquí, ¡válgame Alá!
          ¡Vive Dios, que está aquí el rey!
          Él me ha visto, y se mesura.
          ¡Plegue al cielo que no esté
          muy alto aqueste balcón,
          por si me arroja por él!

REY:

          ¿Quién sois?

COQUÍN:

          ¿Yo, señor?

REY:

          Vos.

COQUÍN:

          Yo,
          ¡válgame el cielo!, soy quien
          vuestra majestad quisiere,
          sin quitar y sin poner,
          porque un hombre muy discreto
          me dio por consejo ayer,
          no fuese quien en mi vida
          vos no quisieseis; y fue
          de manera la lición,
          que antes, agora y después
          quien vos quisiéredes sólo
          fui, quien gustaréis seré,
          quien os place soy; y en esto,
          mirad con quién y sin quién...
          y así, con vuestra licencia,
          por donde vine me iré
          hoy, con mis pies de compás,
          si no con compás de pies.

REY:

          Aunque me habéis respondido
          cuanto pudiera saber,
          quién sois os he preguntado.

COQUÍN:

          Y yo os hubiera también
          al tenor de la pregunta
          respondido, a no temer
          que en diciéndoos quién soy, luego
          por un balcón me arrojéis,
          por haberme entrado aquí
          tan sin qué ni para qué,
          teniendo un oficio yo
          que vos no habéis menester.

REY;

          ¿Qué oficio tenéis?

COQUÍN:

          Yo soy
          cierto correo de a pie,
          portador de todas nuevas,
          hurón de todo interés,
          sin que se me haya escapado
          señor, profeso o novel;
          y del que me ha dado más,
          digo mal, mas digo bien.
          Todas las cosas son mías;
          y aunque lo son, esta vez
          la de don Gutierre Alfonso
          es mi accesorio, en quien fue
          mi pasto meridiano,
          un andaluz cordobés.
          Soy cofrade del contento;
          el pesar no sé quién es,
          ni aun para servirle. En fin,
          soy, aquí donde me veis,
          mayordomo de la risa,
          gentilhombre del placer
          y camarero del gusto,
          pues que me visto con él.
          Y por ser esto, he temido
          el darme aquí a conocer;
          porque un rey que no se ríe,
          temo que me libre cien
          esportillas batanadas,
          con pespuntes al envés,
          por vagamundo.

REY:

          En fin, ¿sois
          hombre, que a cargo tenéis
          la risa?

COQUÍN:

          Sí, mi señor;
          y porque lo echéis de ver,
          esto es jugar de gracioso
          en palacio.

Cúbrese


El médico de su honra
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero