El médico de su honra Acto 2: 1

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 1 de 12
El médico de su honra Acto 2 Pedro Calderón de la Barca


Salen JACINTA y don ENRIQUE como a escuras


JACINTA:

          Llega con silencio.

ENRIQUE:

          Apenas
          los pies en la tierra puse.

JACINTA:

          Ésta es el jardín, y aquí
          pues de la noche te encubre
          el manto, y pues don Gutierre
          está preso, no hay que dudes
          sino que conseguirás
          victorias de amor tan dulces.

ENRIQUE:

          Si la libertad, Jacinta,
          que te prometí, presumes
          poco premio a bien tan grande,
          pide más, y no te excuses
          por cortedad. Vida y alma
          es bien que por tuyas juzgues.

JACINTA:

          Aquí mi señora siempre
          viene, y tiene por costumbre
          pasar un poco la noche.

ENRIQUE:

          Calla, calla, no pronuncies
          otra razón, porque temo
          que los vientos nos escuchen.

JACINTA:

          Ya, pues, porque tanta ausencia
          no me indicie, o no me culpe
          de este delito, no quiero
          faltar de allí.

Vase JACINTA

ENRIQUE:

          Amor, ayude
          mi intento. Estas verdes hojas
          me escondan y disimulen;
          que no seré yo el primero
          que a vuestras espaldas hurte
          rayos al sol. Acteón
          con Diana me disculpe.

Escóndese, y sale doña MENCÍA y criadas

MENCÍA:

          ¡Silvia, Jacinta, Teodora!

JACINTA:

          ¿Qué mandas?

MENCÍA:

          Que traigas luces;
          y venid todas conmigo
          a divertir pesadumbres
          de la ausencia de Gutierre,
          donde el natural presume
          vencer hermosos países
          que el arte dibuja y pule.
          ¡Teodora!

TEODORA:

          ¿Señora mía?

MENCÍA:

          Divierte con voces dulces
          esta tristeza.

TEODORA:

          Holgaréme
          que de letra y tono gustes.

Canta TEODORA y duérmese doña MENCÍA

JACINTA:

          No cantes más, que parece
          que ya el sueño al alma infunde
          sosiego y descanso; y pues
          hallaron sus inquietudes
          en él sagrado, nosotras
          no la despertemos.

TEODORA:

          Huye
          con silencio la ocasión.

JACINTA:

          (Yo lo haré, porque la busque
Aparte
          quien la deseó. ¡Oh crïadas,
          y cuántas honras ilustres
          se han perdido por vosotras!

Vanse, y sale don ENRIQUE

ENRIQUE:

          Sola se quedó. No duden
          mis sentidos tanta dicha,
          y ya que a esto me dispuse,
          pues la ventura me falta,
          tiempo y lugar me aseguren.
          ¡Hermosísima Mencía!

MENCÍA:

          ¡Válgame Dios!

Despierta


El médico de su honra
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero