El médico de su honra Acto 2: 3

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 3 de 12
El médico de su honra Acto 2 Pedro Calderón de la Barca


MENCÍA:

          Sí inocente la mujer,
          no hay desdicha que no aguarde,
          ¡válgame Dios, qué cobarde
          culpada debe de ser!

Salen don GUTIERRE y COQUÍN

GUTIERRE:

          Mi bien, mi señora, los brazos
          darme una y mil veces puedes.

MENCÍA:

          Con envidia de estas redes,
          que en tan amoroso lazos
          están inventando abrazos.

GUTIERRE:

          No dirás que no he venido
          a verte.

MENCÍA:

          Fineza ha sido
          de amante firme y constante.

GUTIERRE:

          No dejo de ser amante
          yo, mi bien, por ser marido;
          que por propia la hermosura
          no desmerece jamás
          las finezas; antes más
          las alienta y asegura;
          y así a su riesgo procura
          los medios, las ocasiones.

MENCÍA:

          En obligación me pones.

GUTIERRE:

          El alcaide que conmigo
          está, es mi deudo y amigo,
          y quitándome prisiones
          al cuerpo, más las echó
          al alma, porque me ha dado
          ocasión de haber llegado
          a tan grande dicha yo,
          como es a verte.

MENCÍA:

         ¿Quién vio
          mayor gloria...

GUTIERRE:

          ...que la mía?;
          aunque, si bien advertía,
          hizo muy poco por mí
          en dejarme que hasta aquí
          viniese; pues si vivía
          yo sin alma en la prisión,
          por estar en ti, mi bien,
          darme libertad fue bien,
          para que en esta ocasión
          alma y vida con razón
          otra vez se viese unida;
          porque estaba dividida,
          teniendo en prolija calma,
          en una prisión el alma,
          y en otra prisión la vida.

MENCÍA:

          Dicen que dos instrumentos
          conformemente templados,
          por los ecos dilatados
          comunican los acentos.
          Tocan el uno, y los vientos
          hiere el otro, sin que allí
          nadie le toque; y en mí
          esta experiencia se viera;
          pues si el golpe allá te hiriera,
          muriera yo desde aquí.

COQUÍN:

          ¿Y no le darás, señora,
          tu mano por un momento
          a un preso de cumplimiento;
          pues llora, siente e ignora
          por qué siente, y por qué llora
          y está su muerte esperando
          sin saber por qué, ni cuándo?
          Pero...

MENCÍA:

          Coquín, ¿qué hay en fin?

COQUÍN:

          Fin al principio en Coquín
          hay, que esto te estoy contando;
          mucho el rey me quiere, pero
          si el rigor pasa adelante,
          mi amo será muerto andante,
          pues irá con escudero.

Habla doña MENCÍA a don GUTIERRE

MENCÍA:

          Poco regalarte espero;
          porque como no aguardaba
          huésped, descuidada estaba.
          Cena os quiero apercibir.

GUTIERRE:

          Un esclava puede ir.

MENCÍA:

          ¿Ya, señor, no va una esclava?
          Yo lo soy, y lo he de ser,
          Jacinta, venme a ayudar.
          (En salud me he de curar.
Aparte
          Ved, honor, cómo ha de ser,
          porque me he de resolver
          a una temeraria acción).

Vanse las dos


El médico de su honra
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero