El médico de su honra Acto 2: 4

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 4 de 12
El médico de su honra Acto 2 Pedro Calderón de la Barca


GUTIERRE:

          Tú, Coquín, a esta ocasión
          aquí te queda, y extremos
          olvida, y mira que habemos
          de volver a la prisión
          antes del día; ya falta
          poco; aquí puedes quedarte.

COQUÍN:

          Yo quisiera aconsejarte
          una industria, la más alta
          que el ingenio humano esmalta.
          en ella tu vida está.
          ¡Oh, qué industria...

GUTIERRE:

          Dila ya.

COQUÍN:

          ...para salir sin lisión,
          sano y bueno de prisión!

GUTIERRE:

          ¿Cuál es?

COQUÍN:

          No volver allá.
          ¿No estás bueno? ¿No estás sano?
          Con no volver, claro ha sido
          que sano y bueno has salido.

GUTIERRE:

          ¡Vive Dios, necio villano,
          que te mate por mi mano!
          ¿Pues tú me has de aconsejar
          tan vil acción, sin mirar
          la confianza que aquí
          hizo el alcaide de mí?

COQUÍN:

          Señor, yo llego a dudar
          --que soy más desconfiado--
          de la condición del rey;
          y así, el honor de esa ley
          no se entiende en el criado;
          y hoy estoy determinado
          a dejarte y no volver.

GUTIERRE:

          ¿Dejarme tú?

COQUÍN:

          ¿Qué he de hacer?

GUTIERRE:

          Y de ti, ¿qué han de decir?

COQUÍN:

          ¿Y héme de dejar morir
          por sólo bien parecer?
          Si el morir, señor, tuviera
          descarte o enmienda alguna,
          cosa que de dos la una
          un hombre hacerla pudiera,
          yo probara la primera
          por servirte; mas ¿no ves
          que rifa la vida es?
          Entro en ella, vengo y tomo
          cartas, y piérdola. ¿Cómo
          me desquitaré después?
          Perdida se quedará,
          si la pierdo por tu engaño,
          hasta, hasta ciento y un año.

Sale doña MENCÍA sola, muy alborotada

MENCÍA:

          Señor, tu favor me da.

GUTIERRE:

          ¡Válgame Dios! ¿Qué será?
          ¿Qué puede haber sucedido?

MENCÍA:

          Un hombre...

GUTIERRE:

          ¡Presto!

MENCÍA:

          ...escondido
          en mi aposento he topado,
          encubierto y rebozado.
          Favor, Gutierre, te pido.

GUTIERRE:

          ¿Qué dices? ¡Válgame el cielo!
          Ya es forzoso que me asombre.
          ¿Embozado en casa un hombre?

MENCÍA:

          Yo le vi.

GUTIERRE:

          Todo soy hielo.
          Toma esa luz.

COQUÍN:

          ¿Yo?

GUTIERRE:

          El recelo
          pierde, pues conmigo vas.

MENCÍA:

          Villano, ¿cobarde estás?
          Saca tú la espada; yo
          iré. La luz se cayó.

Al tomar la luz, la mata disimuladamente,
y salen JACINTA y don ENRIQUE siguiéndola

GUTIERRE:

          Esto me faltaba más;
          pero a escuras entraré.

JACINTA:

          Síguete, señor, por mí;
          seguro vas por aquí,
          que toda la casa sé.

COQUÍN:

          ¿Dónde iré yo?

GUTIERRE:

          Ya topé
          el hombre.

Coge a COQUÍN

COQUÍN:

          Señor, advierte...

GUTIERRE:

          ¡Vive Dios, que de esta suerte,
          hasta que sepa quién es,
          le he de tener!; que después
          le darán mis manos muerte.

COQUÍN:

           Mira, que yo...

MENCÍA:

          (¡Qué rigor! Aparte
          Si es que con él ha topado,
          ¡ay de mí!)

GUTIERRE:

          Luz han sacado.

Sale JACINTA con luz

         ¿Quién eres, hombre?


El médico de su honra
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero