El médico de su honra Acto 3: 1

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 1 de 13
El médico de su honra Acto 3 Pedro Calderón de la Barca


Sale todo el acompañamiento, y don GUTIERRE y el REY

GUTIERRE:

          Pedro, a quien el indio polo
          coronar de luz espera,
          hablarte a solas quisiera.

REY:

          Idos todos.

Vase el acompañamiento

          Ya estoy solo.

GUTIERRE:

          Pues a ti, español Apolo,
          a ti, castellano Atlante,
          en cuyos hombros, constante,
          se ve durar y vivir
          todo un orbe de zafir,
          todo un globo de diamante;
          a ti, pues, rindo en despojos
          la vida mal defendida
          de tantas penas, si es vida
          vida con tantos enojos.
          No te espantes que los ojos
          también se quejan, señor;
          que dicen que amor y honor
          pueden, sin que a nadie asombre,
          permitir que llore un hombre;
          y yo tengo honor y amor.
          Honor, que siempre he guardado
          como noble y bien nacido,
          y amor que siempre he tenido
          como esposo enamorado;
          adquirido y heredado
          uno y otro en mí se ve,
          hasta que tirana fue
          la nube, que turbar osa
          tanto esplandor en mi esposa,
          y tanto lustre en su fe.
          No sé cómo signifique
          mi pena; turbado estoy...
          y más cuando a decir voy
          que fue vuestro hermano Enrique
          contra quien pido se aplique
          de esa justicia el rigor;
          no porque sepa, señor,
          que el poder mi honor contrasta;
          pero imaginarlo basta,
          quien sabe que tiene honor.
          La vida de vos espero
          de mi honra; así la curo
          con prevención, y procuro
          que ésta la sane primero;
          porque si en rigor tan fiero
          malicia en el mal hubiera,
          junta de agravios hiciera,
          a mi honor desahuciera,
          con la sangre le lavara,
          con la tierra le cubriera.
          No os turbéis; con sangre digo
          solamente de mi pecho.
          Enrique, está satisfecho
          que está seguro conmigo;
          y para esto hable un testigo;
          esta daga, esta brillante
          lengua de acero elegante,
          suya fue; ved este día
          si está seguro, pues fía
          de mí su daga el infante.


El médico de su honra
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero