El médico de su honra Acto 3: 10

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 10 de 13
El médico de su honra Acto 3 Pedro Calderón de la Barca


DIEGO:

          De los dos, señor, que antes
          venían, se volvió el uno
          y el otro se quedó.

REY:

          A darme
          confusión; que si le veo
          a la poca luz que esparce
          la luna, no tiene forma
          su rostro; confusa imagen
          el bulto mal acabado
          parece de un blanco jaspe.

DIEGO:

          Téngase su majestad
          que yo llegaré.

REY:

          Dejadme,
          don Diego. ¿Quién eres, hombre?

LUDOVICO:

          Dos confusiones son parte,
          señor, a no responderos;
          la una, la humildad que trae
          consigo un pobre oficial,

Descúbrese

          para que con reyes hable
          --que ya os conocí en la voz,
          luz que tan notorio os hace--
          la otra, la novedad
          del suceso más notable
          que el vulgo, archivo confuso,
          califica en sus anales.

REY:

          ¿Qué os ha sucedido?

LUDOVICO:

          A vos
          lo diré; escuchadme aparte.

REY:

          Retiraos allí, don Diego.

DIEGO:

         (Sucesos son admirables
Aparte
          cuantos esta noche veo;
          Dios con bien de ella me saque).

LUDOVICO:

          No la vi el rostro, mas sólo
          entre repetidos ayes
          escuché: "Inocente muero;
          el cielo no te demande
          mi muerte." Esto dijo, y luego
          expiró; y en este instante,
          el hombre mató la luz,
          y por los pasos que antes
          entré salí. Sintió ruido
          al llegar a aquesta calle,
          y dejóme en ella solo.
          Fáltame ahora de avisarte,
          señor, que saqué bañadas
          las manos en roja sangre,
          y que fui por las paredes
          como que quise arrimarme,
          manchando todas las puertas,
          por si pueden las señales
          descubrir la casa.

REY:

          Bien
          hicisteis. Venid a hablarme
          con lo que hubiereis sabido,
          y tomad este diamante,
          y decid que por las señas
          de él os permitan hablarme
          a cualquier hora que vais.

LUDOVICO:

          El cielo, señor, os guarde.

Vase LUDOVICO

REY:

          Vamos don Diego.

DIEGO:

          ¿Qué es eso?

REY:

          El suceso más notable
          del mundo.

DIEGO:

          Triste has quedado.

REY:

          Forzoso ha sido asombrarme.

DIEGO:

          Vente a acostar, que ya el día
          entre dorados celajes
          asoma.

REY:

          No he de poder
          sosegar, hasta que halle
          una casa que deseo.

DIEGO:

          ¿No miras que ya el sol sale,
          y que podrán conocerte
          de esta suerte?

Sale COQUÍN


El médico de su honra
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero