El médico de su honra Acto 3: 11

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 11 de 13
El médico de su honra Acto 3 Pedro Calderón de la Barca


Sale COQUÍN

COQUÍN:

          Aunque me mates,
          habiéndote conocido,
          o señor, tengo de hablarte.
          Escúchame.

REY:

          Pues Coquín,
          ¿de qué los extremos son?

COQUÍN:

          Ésta es una honrada acción
          de hombre bien nacido, en fin;
          que aunque hombre me consideras
          de burlas, con loco humor,
          llegando a veras, señor,
          soy hombre de muchas veras.
          Oye lo que he de decir,
          pues de veras vengo a hablar;
          que quiero hacerte llorar,
          ya que no puedo reír.
          Gutierre, mal informado
          por aparentes recelos,
          llegó a tener viles celos
          de su honor; y hoy, obligado
          a tal sospecha, que halló
          escribiendo --¡error cruel!--
          para el infante un papel
          a su esposa, que intentó
          con él que no se ausentase,
          porque ella causa no fuese
          de que en Sevilla se viese
          la novedad que causase
          pensar que ella le ausentaba...
          con esta inocencia pues
          --que a mí me consta-- con pies
          cobardes, adonde estaba
          llegó, y el papel tomó,
          y, sus celos declarados,
          despidiendo a los criados,
          todas las puertas cerró,
          solo que quedó con ella.
          Yo, enternecido de ver
          una infelice mujer,
          perseguida de su estrella,
          vengo, señor, a avisarte
          que tu brazo altivo y fuerte
          hoy la libre de la muerte.

REY:

          ¿Con qué he de poder pagarte
          tal piedad?

COQUÍN:

          Con darme aprisa
          libre, sin más accidentes,
          de la acción contra mis dientes.

REY:

          No es ahora tiempo de risa.

COQUÍN:

          ¿Cuándo lo fue?

REY:

          Y pues el día
          aun no se muestra, lleguemos,
          don Diego. Así, pues, daremos
          color a una industria mía,
          de entrar en casa mejor,
          diciendo que me ha cogido
          el día cerca, y he querido
          disimular el color
          del vestido; y una vez
          allá, el estado veremos
          del suceso; y así haremos
          como rey, supremo juez.

DIEGO:

          No hubiera industria mejor.

COQUÍN:

          De su casa lo has tratado
          tan cerca, que ya has llegado;
          que ésta es su casa, señor.

REY:

          Don Diego, espera.

DIEGO:

          ¿Qué ves?

REY:

          ¿No ves sangrienta una mano
          impresa en la puerta?

DIEGO:

          Es llano.

REY:

          (Gutierre sin duda es
Aparte
          el cruel que anoche hizo
          una acción tan inclemente.
          No sé qué hacer; cuerdamente
          sus agravios satisfizo.

Salen doña LEONOR e INÉS criada.


El médico de su honra
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero