El médico de su honra Acto 3: 12

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 12 de 13
El médico de su honra Acto 3 Pedro Calderón de la Barca


LEONOR:

          Salgo a misa antes del día,
          porque ninguno me vea
          en Sevilla, donde crea
          que olvido la pena mía.
          Mas gente hay aquí. ¡Ay Inés!
          El rey, ¡qué hará en esta casa?

INÉS:

          Tápate en tanto que pasa.

REY:

          Acción excusada es,
          porque ya estáis conocida.

LEONOR:

          No fue encubrirme, señor,
          por excusar el honor
          de dar a tus pies la vida.

REY:

          Esa acción es para mí,
          de recatarme de vos,
          pues sois acreedor, por Dios,
          de mis honras; que yo os di
          palabra, y con gran razón,
          de que he de satisfacer
          vuestro honor; y lo he de hacer
          en la primera ocasión.

Don GUTIERRE dentro

GUTIERRE:

          Hoy me he de desesperar,
          cielo cruel, si no baja
          un rayo de esas esferas
          y en cenizas me desata.

REY:

          ¿Qué es eso?

DIEGO:

          Loco furioso
          don Gutierre de su casa
          sale.

REY:

          ¿Dónde vais, Gutierre?

GUTIERRE:

          A besar, señor, tus plantas;
          y de la mayor desdicha
          de la tragedia más rara,
          escucha la admiración
          que eleva, admira y espanta.
          Mencía, mi amada esposa,
          tan hermosa como casta
          virtuosa como bella
          --dígalo a voces la Fama--
          Mencía, a quien adoré
          con la vida y con el alma,
          anoche a un grave accidente
          vio su perfección postrada,
          por desmentirla divina
          este accidente de humana.
          Un médico, que lo es
          el de mayor nombre y fama,
          y el que en el mundo merece
          inmortales alabanzas,
          la recetó una sangría,
          porque con ella esperaba
          restituír la salud
          a un mal de tanta importancia,
          Sangróse en fin; que yo mismo,
          por estar sola la casa,
          llamé el barbero, no habiendo
          ni criados ni criadas.
          A verla en su cuarto, pues,
          quise entrar esta mañana
          --aquí la lengua enmudece,
          aquí el aliento me falta--
          veo de funesta sangre
          teñida toda la cama,
          toda la ropa cubierta,
          y que en ella, ¡ay Dios!, estaba
          Mencía, que se había muerto
          esta noche desangrada.
          Ya se ve cuán fácilmente
          una venda se desata.
          ¿Pero para qué presumo
          reducir hoy a palabras
          tan lastimosas desdichas?
          Vuelve a esta parte la cara,
          y verás sangriento el sol,
          verás la luna eclipsada,
          deslucidas las estrellas,
          y las esferas borradas;
          y verás a la hermosura
          más triste y más desdichada,
          que por darme mayor muerte,
          no me ha dejado sin alma.

Descubre a doña MENCÍA,
en una cama, desangrada


El médico de su honra
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero