El médico de su honra Acto 3: 13

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 13 de 13
El médico de su honra Acto 3 Pedro Calderón de la Barca


REY:

          ¡Notable sujeto! (Aquí
Aparte
          la prudencia es de importancia;
          mucho en reportarme haré.
          Tomó notable venganza).
          Cubrid ese horror que asombra,
          ese prodigio que espanta,
          espectáculo que admira,
          símbolo de la desgracia.
          Gutierre, menester es
          consuelo; y porque le haya
          en pérdida que es tan grande
          con otra tanta ganancia,
          dadle la mano a Leonor;
          que es tiempo que satisfaga
          vuestro valor lo que debe,
          y yo cumpla la palabra
          de volver en la ocasión
          por su valor y su fama.

GUTIERRE:

          Señor, si de tanto fuego
          aún las cenizas se hallan
          calientes, dadme lugar
          para que llore mis ansias.
          ¿No queréis que escarmentado
          quede?

REY:

          Esto ha de ser, y basta.

GUTIERRE:

          Señor, ¿queréis que otra vez,
          no libre de la borrasca,
          vuelva al mar? ¿Con qué disculpa?

REY:

          Con que vuestro rey lo manda.

GUTIERRE:

          Señor, escuchad aparte
          disculpas.

REY:

          Son excusadas.
          ¿Cuáles son?

GUTIERRE:

          ¿Si vuelvo a verme
          en desdichas tan extrañas,
          que de noche halle embozado
          a vuestro hermano en mi casa?

REY:

          No dar crédito a sospechas.

GUTIERRE:

          ¿Y si detrás de mi cama
          hallase tal vez, señor,
          de don Enrique la daga?

REY:

          Presumir que hay en el mundo
          mil sobornadas criadas,
          y apelar a la cordura.

GUTIERRE:

          A veces, señor, no basta.
          ¿Si veo rondar después
          de noche y de día mi casa?

REY:

          Quejárseme a mí.

GUTIERRE:

          ¿Y si cuándo
          llego a quejarme, me aguarda
          mayor desdicha escuchando?

REY:

          ¿Qué importa si él desengaña;
          que fue siempre su hermosura
          una constante muralla
          de los vientos defendida?

GUTIERRE:

          ¿Y volviendo a mi casa
          hallo algún papel que pide
          que el infante no se vaya?

REY:

          Para todo habrá remedio.

GUTIERRE:

          ¿Posible es que a esto le haya?

REY:

           Sí, Gutierre.

GUTIERRE:

          ¿Cuál, señor?

REY:

          Uno vuestro.

GUTIERRE:

          ¿Qué es?

REY:

          Sangralla.

GUTIERRE:

          ¿Qué decís?

REY:

          Que hagáis borrar
          las puertas de vuestra casa;
          que hay mano sangrienta en ella.

GUTIERRE:

          Los que de un oficio tratan,
          ponen, señor, a las puertas
          un escudo de sus armas;
          trato en honor, y así pongo
          mi mano en sangre bañada
          a la puerta; que el honor
          con sangre, señor, se lava.

REY:

          Dádsela, pues a Leonor,
          que yo sé que su alabanza
          la merece.

GUTIERRE:

          Sí la doy.
          Mas mira, que va bañada
          en sangre, Leonor.

LEONOR:

          No importa;
          que no me admira ni espanta.

GUTIERRE:

          Mira que médico he sido
          de mi honra. No está olvidada
          la ciencia.

LEONOR:

          Cura con ella
          mi vida, en estando mala.

GUTIERRE:

          Pues con esa condición
          te la doy. Con esto acaba
          el médico de su honra.
          Perdonan sus muchas faltas.

'FIN DE LA COMEDIA'


El médico de su honra
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero