El médico de su honra Acto 3: 2

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 2 de 13
El médico de su honra Acto 3 Pedro Calderón de la Barca


REY:

          Don Gutierre, bien está;
          y quien de tan invencible
          honor corona las sienes,
          que con los rayos compiten
          del sol, satisfecho viva
          de que su honor...

GUTIERRE:

          No me obligue
          vuestra majestad, señor,
          a que piense que imagine
          que yo he menester consuelos
          que mi opinión acrediten.
          ¡Vive Dios!, que tengo esposa
          tan honesta, casta y firme
          que deja atrás las romanas
          Lucrecia, Porcia y Tomiris.
          Ésta ha sido prevención
          solamente.

REY:

          Pues decidme;
          para tantas prevenciones,
          Gutierre, ¿qué es lo que visteis?

GUTIERRE:

          Nada; que hombres como yo
          no ven. Basta que imaginen,
          que sospechen, que prevengan,
          que recelen, que adivinen,
          que... no sé como lo diga;
          que no hay voz que signifique
          una cosa, que no sea
          un átomo invisible.
          Sólo a vuestra majestad
          di parte, para que evite
          el daño que no hay; porque
          si le hubiera, de mi fíe
          que yo le diera el remedio
          en vez, señor, de pedirle.

REY:

          Pues ya que de vuestro honor
          médico os llamáis, decidme,
          don Gutierre, ¿qué remedios
          antes del último hicisteis?

GUTIERRE:

          No pedí a mi mujer celos,
          y desde entonces la quise
          más; vivía en una quinta
          deleitosa y apacible;
          y para que no estuviera
          en las soledades triste,
          truje a Sevilla mi casa,
          y a vivir en ella vine,
          adonde todo lo goza,
          sin que nada a nadie envidie;
          porque males tratamientos
          son para maridos viles
          que pierden a sus agravios
          el miedo, cuando los dicen.

REY:

          El infante viene allí,
          y si aquí os ve, no es posible
          que deje de conocer
          las quejas que de él me disteis.
          Mas acuérdome que un día
          me dieron con voces tristes
          quejas de vos, y yo entonces
          detrás de aquellos tapices
          escondí a quien se quejaba;
          y en el mismo caso pide
          el daño el propio remedio,
          pues al revés lo repite.
          Y así quiero hacer con vos
          lo mismo que entonces hice;
          pero con un orden más,
          y es que nada aquí os obligue
          a descubriros. Callad
          a cuanto viereis.

GUTIERRE:

          Humilde
          estoy, señor, a tus pies.
          Seré el pájaro que fingen
          con una piedra en la boca.

Escóndese. Sale el infante don ENRIQUE

REY:

          Vengáis norabuena, Enrique,
          aunque mala habrá de ser,
          pues me halláis...

ENRIQUE:

          ¡Ay de mí triste!

REY:

          ...enojado.

ENRIQUE:

          Pues, señor,
          ¿con quién lo estáis, que os obligue?


El médico de su honra
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero