El médico de su honra Acto 3: 3

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 3 de 13
El médico de su honra Acto 3 Pedro Calderón de la Barca


REY:

          Con vos, infante, con vos.

ENRIQUE:

          Será mi vida infelice;
          si enojado tengo al sol,
          veré mi mortal eclipse.

REY:

          ¿Vos, Enrique, no sabéis
          que más de un acero tiñe
          el agravio en sangre real?

ENRIQUE:

          Pues, ¿por quién, señor, lo dice
          vuestra majestad?

REY:

          Por vos
          lo digo, por vos, Enrique.
          El honor es reservado
          lugar, donde el alma asiste;
          yo no soy rey de las almas;
          harto en esto sólo os dije.

ENRIQUE:

          No os entiendo.

REY:

          Si a la enmienda
          vuestro amor no se apercibe,
          dejando vanos intentos
          de bellezas imposibles,
          donde el alma de un vasallo
          con ley soberana vive,
          podrá ser de mi justicia
          aun mi sangre no se libre.

ENRIQUE:

          Señor, aunque tu precepto
          es ley que tu lengua imprime
          en mi corazón, y en él
          como en el bronce se escribe,
          escucha disculpas mías;
          que no será bien que olvides
          que con iguales orejas
          ambas partes han de oírse.
          Yo, señor, quise a una dama
          --que ya sé por quién lo dices,
          si bien con poca ocasión--;
          en efeto, yo la quise
          tanto...

REY:

          ¿Qué importa, si ella
          es beldad tan imposible?

ENRIQUE:

          Es verdad, pero...

REY:

          Callad.

ENRIQUE:

          Pues, señor, ¿no me permites
          disculparme?

REY:

          No hay disculpa;
          que es belleza que no admite
          objección.

ENRIQUE:

          Es cierto, pero
          el tiempo todo lo rinde,
          el amor todo lo puede.

REY:

          (¡Válgame Dios, qué mal hice
Aparte
          en esconder a Gutierre!)
          Callad, callad.

ENRIQUE:

          No te incites
          tanto contra mí, ignorando
          la causa que a esto me obligue.

REY:

          Yo lo sé todo muy bien.
          (¡Oh qué lance tan terrible!)
Aparte

ENRIQUE:

          Pues yo, señor, he de hablar.
          En fin, doncella la quise.
          ¿Quién, decid, agravió a quién?
          ¿Yo a un vasallo...

GUTIERRE:

          (¡Ay infelice!)
Aparte

ENRIQUE:

          ...que antes que fuese su esposa
          fue...?

REY:

          No tenéis qué decirme.
          Callad, callad, que ya sé
          que por disculpa fingisteis
          tal quimera. Infante, infante,
          vamos mediando los fines.
          ¿Conocéis aquesta daga?

ENRIQUE:

          Sin ella a palacio vine
          una noche.

REY:

          ¿Y no sabéis
          dónde la daga perdisteis?

ENRIQUE:

          No, señor.

REY:

          Yo sí, pues fue
          adonde fuera posible
          mancharse con sangre vuestra,
          a no ser el que la rige
          tan noble y leal vasallo.
          ¿No veis que venganza pide
          el hombre que aun ofendido,
          el pecho y las armas rinde?
          ¿Veis este puñal dorado?
          Geroglífico es que dice
          vuestro delito; a quejarse
          viene de vos. Yo he de oírle.
          Tomad su acero, y en él
          os mirad. Veréis, Enrique,
          vuestros defetos.

ENRIQUE:

          Señor,
          considera que me riñes
          tan severo, que turbado...

REY;

          Tomad la daga...

Dale la daga, y al tomarla, turbado, el infante corta al REY la mano

          ¿Qué hiciste,
          traidor?


El médico de su honra
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero