El médico de su honra Acto 3: 4

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 4 de 13
El médico de su honra Acto 3 Pedro Calderón de la Barca


ENRIQUE:

          ¿Yo?

REY:

          ¿De esta manera
          tu acero en mi sangre tiñes?
          ¿Tú la daga que te di
          hoy contra mi pecho esgrimes?
          ¿Tú me quieres dar la muerte?

ENRIQUE:

          Mira, señor, lo que dices;
          que yo turbado...

REY:

          ¿Tú a mí
          te atreves? ¡Enrique, Enrique!
          Detén el puñal, ya muero.

ENRIQUE:

          ¿Hay confusiones más tristes?

Cáesele la daga al infante don ENRIQUE

          Mejor es volver la espalda,
          y aun ausentarme y partirme
          donde en mi vida te vea,
          porque de mí no imagines
          que pudo verter tu sangre
          yo, mil veces infelice.

Vase

REY:

          ¡Válgame el cielo! ¿Qué es esto?
          ¡Ah, qué aprensión insufrible!
          Bañado me vi en mi sangre;
          muerto estuve. ¿Qué infelice
          imaginación me cerca,
          que con espantos horribles
          y con helados temores
          el pecho y el alma oprime?
          Ruego a Dios que estos principios
          no lleguen a tales fines,
          que con diluvios de sangre
          el mundo se escandalice.

Vase por otra puerta el REY, y sale don GUTIERRE

GUTIERRE:

          Todo es prodigios el día.
          Con asombros tan terribles,
          de que yo estaba escondido
          no es mucho que el rey se olvide
          ¡Válgame Dios! ¿Qué escuché?
          Mas ¿para qué lo repite
          la lengua, cuando mi agravio
          con mi desdicha se mide?
          Arranquemos de una vez
          de tanto mal las raíces.
          Muera Mencía; su sangre
          bañe el lecho donde asiste;
          y pues aqueste puñal

Levántale

          hoy segunda vez me rinde
          el infante, con él muera.
          Mas no es bien que lo publique;
          porque si sé que el secreto
          altas victorias consigue,
          y que agravio que es oculto
          oculta venganza pide,
          muera Mencía de suerte
          que ninguno lo imagine.
          Pero antes que llegue a esto,
          la vida el cielo me quite,
          porque no vea tragedias
          de un amor tan infelice.
          ¿Para cuándo, para cuándo
          esos azules viriles
          guardan un rayo? ¿No es tiempo
          de que sus puntas se vibren,
          preciando de tan piadosos?
          ¿No hay, claros cielos decidme,
          para un desdichado muerte?
          ¿No hay un rayo para un triste?

Vase don GUTIERRE. Salen doña MENCÍA y JACINTA


El médico de su honra
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero