El médico de su honra Acto 3: 5

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 5 de 13
El médico de su honra Acto 3 Pedro Calderón de la Barca


JACINTA:

          Señora, ¿qué tristeza
          turba la admiración a tu belleza,
          que la noche y el día
          no haces sino llorar?

MENCÍA:

          La pena mía
          no se rinde a razones.
          En una confusión de confusiones,
          ni medidas, ni cuerdas,
          desde la noche triste, si te acuerdas,
          que viviendo en la quinta,
          te dije que conmigo había, Jacinta,
          hablando don Enrique
          --no sé como mi mal te signifique--
          y tú después dijiste que no era
          posible, porque afuera,
          a aquella misma hora que yo digo,
          el infante también habló contigo,
          estoy triste y dudosa,
          confusa, divertida y temerosa,
          pensando que no fuese
          Gutierre quien conmigo habló.

JACINTA:

          ¿Pues ése
          es engaño que pudo
          suceder?

MENCÍA:

          Sí, Jacinta, que no dudo
          que de noche, y hablando
          quedo, y yo tan turbada, imaginando
          en él mismo, venía;
          bien tal engaño suceder podía.
          Con esto el verle agora
          conmigo alegre, y que consigo llora
          --porque al fin los enojos,
          que son grandes amigos de los ojos,
          no les encubren nada--
          me tiene en tantas penas anegada.

Sale COQUÍN

COQUÍN:

          Señora.

MENCÍA:

          ¿Qué hay de nuevo?

COQUÍN:

          apenas a contártelo me atrevo;
          don Enrique el infante...

MENCÍA:

          Tente, Coquín, no pases adelante;
          que su nombre, no más, me causa espanto;
          tanto le temo, o le aborrezco tanto.

COQUÍN:

          No es de amor el suceso,
          y por eso lo digo.

MENCÍA:

          Y yo por eso
          lo escucharé.

COQUÍN:

          El infante,
          que fue, señora, tu imposible amante,
          con don Pedro su hermano
          hoy un lance ha tenido --pero en vano
          contártele pretendo,
          por no saberle bien, o porque entiendo
          que no son justas leyes
          que hombres de burlas hablen de lo reyes--
          esto aparte, en efeto,
          Enrique me llamó, y con gran secreto
          dijo: "A doña Mencía
          este recado da de parte mía;
          que su desdén tirano
          me ha quitado la gracia de mi hermano,
          y huyendo de esta tierra,
          hoy a la ajena patria me destierra,
          donde vivir no espero
          pues de Mencía aborrecido muero."

MENCÍA:

          ¿Por mí el infante ausente,
          sin la gracia del rey? ¡Cosa que intente
          con novedad tan grande,
          que mi opinión en voz del vulgo ande!
          ¿Qué haré, cielos?

JACINTA:

          Agora
          el remedio mejor será, señora,
          prevenir este daño.

COQUÍN:

          ¿Como puede?

JACINTA:

          Rogándole al infante que se quede;
          pues si una vez se ausenta,
          como dicen, por ti, será tu afrenta
          pública, que no es cosa
          la ausencia de un infante tan dudosa
          que no se diga luego
          cómo, y por qué.


El médico de su honra
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero