El médico de su honra Acto 3: 8

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 8 de 13
El médico de su honra Acto 3 Pedro Calderón de la Barca


GUTIERRE:

          Entra, no tengas temor;
          que ya es tiempo que destape
          tu rostro, y encubra el mío.

LUDOVICO:

          ¡Válgame Dios!

GUTIERRE:

          No te espante
          nada que vieres.

LUDOVICO:

          Señor,
          de mi casa me sacasteis
          esta noche; pero apenas
          me tuvisteis en la calle
          cuando un puñal me pusisteis
          al pecho, sin que cobarde
          vuestro intento resistiese,
          que fue cubrirme y taparme
          el rostro, y darme mil vueltas
          luego a mis propios umbrales.
          Dijisteis más, que mi vida
          estaba en no destaparme;
          un hora he andado con vos,
          sin saber por dónde ande.
          Y con ser la admiración
          de aqueste caso tan grave,
          más me turba y me suspende
          impensadamente hallarme
          en una casa tan rica,
          sin ver que la habite nadie
          sino vos, habiéndoos visto
          siempre ese embozo delante.
          ¿Qué me queréis?

GUTIERRE:

          Que te esperes
          aquí sólo un breve instante.

Vase don GUTIERRE

LUDOVICO:

          ¿Qué confusiones son éstas,
          que a tal extremo me traen?
          ¡Válgame Dios!

Vuelve don GUTIERRE

GUTIERRE:

          Tiempo es ya
          de que entres aquí; mas antes
          escúchame. Aqueste acero
          será de tu pecho esmalte,
          si resistes lo que yo
          tengo agora de mandarte.
          Asómate a ese aposento.
          ¿Qué ves en él?

LUDOVICO:

          Una imagen
          de la muerte, un bulto veo,
          que sobre una cama yace;
          del velas tiene a los lados,
          y un crucifijo delante.
          Quién es no puedo decir,
          que con unos tafetanes
          el rostro tiene cubierto.

GUTIERRE:

          Pues a ese vivo cadáver
          que ves, has de dar la muerte.

LUDOVICO:

          Pues ¿qué quieres?

GUTIERRE:

          Que la sangres,
          y la dejes, que rendida
          a su violencia desmaye
          la fuerza, y que en tanto horror
          tú atrevido la acompañes,
          hasta que por breve herida
          ella expire y se desangre.
          No tienes a qué apelar,
          si buscas en mí piedades,
          sino obedecer, si quieres
          vivir.

LUDOVICO:

          Señor, tan cobarde
          te escucho, que no podré
          obedecerte.

GUTIERRE:

          Quien hace
          por consejos rigurosos
          mayores temeridades,
          darte la muerte sabrá.

LUDOVICO:

          Fuerza es que mi vida guarde.


El médico de su honra
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero