El pésame de la viuda: 11

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 11 de 32
El pésame de la viuda Pedro Calderón de la Barca


MARÍA PRADO:

Bienvenida seas, amiga,
que bien habían mis ansias
menester este consuelo.

ALDONZA:

Sabe el cielo que deseaba
darte el pésame, mas nunca
lo que se desea se alcanza.
Tan presto tuve un negocio
que me dilató la gana
de verte en tan gran desdicha.

ISABEL:

¡Qué entrada tan cortesana!

ESCUDERO:

El diablo pensara
de un pésame hacer una mojiganga.
(Vase.)

ALDONZA:

¿Quién es?


<<<
>>>