El perro del hortelano: 33

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto Segundo
Pág. 33 de 95
El perro del hortelano Acto II Lope de Vega


Salen el conde FEDERICO y LEONIDO, criado.

FEDERICO. ¿Aquí la viste?


LEONIDO. Aquí entró

como el alba por un prado,
que a su tapete bordado
la primera luz le dio,
y según la devoción
no pienso que tardarán,
que conozco al capellán
y es más breve que es razón.

FEDERICO. ¡Ay si la pudiese hablar!


LEONIDO. Siendo tú su primo, es cosa

acompañarla forzosa.

FEDERICO. El pretenderme casar

ha hecho ya sospechoso
mi parentesco, Leonido;
que antes de haberla querido
nunca estuve temeroso.
Verás que un hombre visita
una dama libremente
por conocido o pariente
mientras no la solicita,
pero en llegando a querella,
aunque de todos se guarde,
menos entra y más cobarde,
y apenas habla con ella.
Tal me ha sucedido a mí
con mi prima la condesa,
tanto, que de amar me pesa,
pues lo más del bien perdí,
pues me estaba mejor vella
tan libre como solía.

Sale el marqués RICARDO, y CELIO.

CELIO. A pie digo que salía,

y alguna gente con ella.

RICARDO. Por estar la iglesia enfrente,

y por preciarse del talle,
ha querido honrar la calle.



El perro del hortelano de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III