El premio del bien hablar: 030

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 030 de 129
El premio del bien hablar Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


MARTÍN:

¿Cómo discreta? Cicerón, Cervantes,
ni Juan de Mena, ni otro después, ni antes,
no fueron tan discretos y entendidos;
en una harpa templada en los oídos,
es sentencia en favor por el consejo,
consonancia en cristal de vino añejo.
Son de doblón en mesa o plata doble,
cortés respuesta de persona noble,
ruido de arroyuelo ardiendo Febo,
soneto de don Luis, Séneca nuevo;
con hambre, los torreznos que se fríen;
con tercianas, las fuentes que se ríen,
o más sonoro que en la espalda suele,
de los que azotan a quien no le duele,
o en un falso testigo o alcahueta,
el eco de la solfa de baqueta.
Pues en llegando a hablar de la hermosura,
Diana es fea, Filomena oscura,
la doncella de Francia y la doncella
de Dinamarca, nones son con ella,
porque el sol es muy lindo, y nos enfada
por los caniculares, y esta agrada.
Quedémonos aquí, pues has topado
las Indias sin la mar, que tú embarcado
irás a tu aposento con Leonarda,
y yo con la mulata que me aguarda
en mi pajar sin larga las escotas;
porque si aquí se encierran treinta flotas,
¿qué es menester buscar mayor tesoro,
que aun esta esclava, si la vendo, es oro?