El premio del bien hablar: 046

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 046 de 129
El premio del bien hablar Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

  Una bujía, en una cuadra ardía,
y con vislumbre trémula enseñaba
lo que en la cuadra bien compuesta había,
que una cama de seda y oro estaba,
el ámbar de aire, en viento le servía,
que por las cuatro partes respiraba.
Allí yo te confieso que suspenso
llegar mi dicha por la posta pienso.
  «¿Qué os detenéis?», (me dice la mulata).
«Corred, cobarde, esta cortina luego.»
Y, descubriendo un cielo de oro y plata,
de una hermosa mujer me abrasa el fuego.
Yo, cuando pienso que Leonarda trata
de algún yerro de amor, que es siempre ciego,
conozco que es doña Ángela, mi hermana,
y fuese en humo mi esperanza vana.
  «¿Qué es esto (dije), dulce hermana mía?»
Y como con su rostro me juntaba,
sentí que huésped en la cama había,
que Leonarda de celos suspiraba.
Martín, yo te confieso el alegría
que ver mi hermana en tal lugar me daba;
pero que en parte me pesó, pues creo
que fuera más dichoso mi deseo.
  Después de hablar con ella más de una hora,
le dije: «¿Cómo este lugar tomaste,
pues era de Leonarda, mi señora?


El premio del bien hablar de Lope de Vega

Elenco - Acto I - Acto II - Acto III