El premio del bien hablar: 098

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 098 de 129
El premio del bien hablar Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LEONARDA:

  La madre de las tinieblas
en la silla de su imperio
daba las puertas al huerto,
y las llaves al secreto.
Estaban todas las cosas
en un profundo silencio,
hasta la envidia dormía,
no hay más encarecimiento,
cuando soñé que en un prado
estaba sola durmiendo,
a cuyas flores servía
de abanillo el manso viento,
y que vino un pardo azor,
de una águila negra huyendo,
que se amparaba en mis brazos,
y que por tenerle en ellos
desperté, y vi que me había
llevado del pecho abierto
el corazón en las uñas.
¿Qué podrá ser este sueño?

MARTÍN:

Notables andáis de cifras,
que no lo entiende os prometo
uno de aquestos que saben
castellano como griego.
Declaraos un poco más,
y lo que decís sabremos.


El premio del bien hablar de Lope de Vega

Elenco - Acto I - Acto II - Acto III