El principe inocente: 055

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 055 de 136
El principe inocente Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HIPÓLITA:

Y su vida te llamaba.
Pues mira, si eres su vida,
¿cuál será la que me queda?,
¿o cómo quieres que pueda
conservarla aborrecida?
Pues tú no le quieres bien,
no permitas que yo muera,
que si él a mí me quisiera
y tú le amaras también,
y aunque yo también le amara,
le aborreciera por ti.

ROSIMUNDA:

No ofendas, hermana, así
la luz de tu hermosa cara.
Alza el rostro, no haya más,
no llores, que te prometo
de que, en público o secreto,
jamás con él me verás;
y que delante de ti,
tratándole con desdén,
ruegue que te quiera bien
si quiere obligarme a mí.
¿No basta aquesto?

HIPÓLITA:

A tus pies
me quiero echar, que es razón.
Por tan grande obligación,
suplícote me los des.