El principe perfecto I: 100

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 100 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ESPERANZA:

  Pienso que te has de volver
de ese pensamiento loca.

DOÑA CLARA:

La causa que me provoca,
¿qué otro efeto puede hacer?

ESPERANZA:

Ya que el antiguo querer
de don Juan de Sosa ausente
no templa el loco accidente,
de los amores del Rey.

DOÑA CLARA:

De amor, Esperanza, es ley
que viva el amor presente.
  Desde la noche que vi
del Rey el bizarro talle
acuchillando en la calle
aquellos hidalgos di
en imaginar en mí
sus heroicas perfeciones.
Ponerse el alma en razones
con la memoria es error,
porque engendra un amor
de dos imaginaciones.
  Con ausentarse don Juan
y ver el Rey estos días
crecieron las ansias mías
hasta el estado en que están;
estos cuidados me dan
una perezosa muerte
que en vida se me convierte.
El Rey no me ha de querer,
mas yo tengo el padecer
por la más dichosa suerte.
  Dos alas dicen que tiene,
Esperanza, el corazón,
y con aquel aire son
quien le alienta y entretiene.
Si el mío a templar se viene
con tanto fuego de amor,
es porque en este rigor
esta templanza le dan,
que de alas sirviendo están
su grandeza y mi temor.


<<<
>>>