El principe perfecto I (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de El principe perfecto I.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 165
El principe perfecto I Félix Lope de Vega y Carpio


El principe perfecto

Primera Parte

Félix Lope de Vega y Carpio

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



EL PRÍNCIPE DON JUAN
DON JUAN DE SOSA
BELTRÁN, criado
EL GRAN PRIOR
EL REY DON ALONSO
DOÑA LEONOR


INÉS, criada
UN PICADOR
DOÑA CLARA
DOÑA ESPERANZA
FERNANDO
RUY DE SILVA


CUATRO HOMBRES
LA REINA
[BENOY.]
[UN VIEJO]
[UN CRIADO]
[MENDO ENRÍQUEZ.]


[UN CABALLERO]
[MUERTO]
[GARCÍA]
[COLÓN]
DON LEONEL DE LIMA



>>>

Acto I
Pág. 002 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



Salen el PRÍNCIPE DON JUAN y DON JUAN DE SOSA y BELTRÁN, de noche.
PRÍNCIPE:

  La misma naturaleza
tiene por varia, don Juan,
la belleza que le dan.

DON JUAN:

No se canse vuestra alteza.

PRÍNCIPE:

  No me canso de mi gusto.

DON JUAN:

¿Ha gran rato que rondáis?

PRÍNCIPE:

Yo pienso que vós lo vais
y quitároslo no es justo.
  Id con Dios, que por ventura
tendréis que hacer, que yo sé
las calles y volveré
como persona segura
  de aquí a un rato a desnudarme,
pues que la ciudad lo está.


<<<
>>>

Pág. 003 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DON JUAN:

Vuestra sospecha me da
ocasión para quejarme.
  Y ha sido gran disfavor
el decirme vuestra alteza
que me vaya, aunque es nobleza
de ese divino valor.
  Bien sé que seguro fuera,
aunque no lo está Lisboa,
consigo mismo a quien loa
por Marte la quinta esfera.
  Mas no hay gusto por quien yo
le dejase de servir,
aunque me importe el vivir.

PRÍNCIPE:

Bravamente me agradó
  aquella dama que canta.

DON JUAN:

¿Quiere volver vuestra alteza?

PRÍNCIPE:

No me agradó su belleza,
que no me pareció tanta;
  lo que canta me agradó.

DON JUAN:

Es algo tarde.


<<<
>>>

Pág. 004 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PRÍNCIPE:

Don Juan,
muchos recelos me dan,
¿que os cansáis?

DON JUAN:

Yo, señor, yo...

PRÍNCIPE:

  ¡Ea, decí la verdad!

DON JUAN:

Si tuviera yo que hacer,
habíalo de esconder
de vuestra alteza.

PRÍNCIPE:

¡Mirad
  que me enojaré!

DON JUAN:

Señor...

PRÍNCIPE:

¡Decildo, por vida mía!

DON JUAN:

Por esa vida diría
infamias contra mi honor.
  Quiero bien y no he querido.

PRÍNCIPE:

Yo no me espanto; mas ya
que casado estoy, está
cubierto el amor de olvido,
  tan tibiamente me acuerdo
de doña Ana de Mendoza.


<<<
>>>

Pág. 005 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DON JUAN:

Dichoso el reino que goza
príncipe tan noble y cuerdo,
  en fin, que para obligarme
a que yo diga a quien quiero,
me lo decís vós primero
y así queréis animarme.

PRÍNCIPE:

  Teneos, que no lo digo
sino porque os quiero bien.

DON JUAN:

¿Tantas mercedes a quien
no os sirve?

PRÍNCIPE:

Soy vuestro amigo.
  Tuve a don Jorge en doña Ana,
bello niño.

DON JUAN:

Ángel del cielo
en quien solo puso el velo
la naturaleza humana.
  Y pues tanto me obligáis,
sabed que yo quiero bien.

PRÍNCIPE:

Quedo, no digáis a quién,
si no es que mucho gustáis.


<<<
>>>

Pág. 006 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DON JUAN:

  Cómo no, si fuera cosa
en que luego vuestra alteza
me cortara la cabeza.

BELTRÁN:

¿Dónde va don Juan de Sosa
  con este honrado fidalgo,
tan hinchado y espacioso?

DON JUAN:

Soy en amores dichoso,
con lo más que intento salgo.
  Habrá un mes que requebré
cierta doña Clara aquí,
hablé, paseé, escribí,
gasté, regalé y entré.

PRÍNCIPE:

  De la puerta del favor
es la llave el regalar.

DON JUAN:

No sospechéis del entrar
más del hablarla, señor,
  que es mujer muy principal.

PRÍNCIPE:

Pues lo principal faltó.

DON JUAN:

En esto entretengo yo
las noches.


<<<
>>>

Pág. 007 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PRÍNCIPE:

Hicistes mal
  en no avisarme primero,
mas si es hora, juntos vamos...

DON JUAN:

Bien cerca, señor, estamos;
esta es su casa.

PRÍNCIPE:

Yo espero,
  bien podéis seguro estar.

DON JUAN:

¿Qué decís?

PRÍNCIPE:

Que entréis os digo.

DON JUAN:

Señor.

PRÍNCIPE:

Don Juan, de un amigo
la puerta podéis fiar.
  ¿Quién es aquese escudero,
que traéis con vós?

DON JUAN:

Señor,
era un pobre labrador;
vino a ser mi despensero
  y porque un día le vi
menear la blanca bien
le traigo conmigo.


<<<
>>>

Pág. 008 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PRÍNCIPE:

A quien
fiáis el venir aquí
  debe de tener valor.
¿Él no me habrá conocido?

DON JUAN:

No, señor.

PRÍNCIPE:

Que entréis os pido.

DON JUAN:

Quiero obedecer, señor,
  que ya sé vuestra grandeza
y corazón generoso.
(Váyase DON JUAN, queden el PRÍNCIPE y BELTRÁN.)

PRÍNCIPE:

Entrad seguro.

BELTRÁN:

Famoso
sueño me da en la cabeza
  Mi amo se entró y pues tiene
quien le guarde, yo me valgo
desta rodela.

PRÍNCIPE:

¡Ah, fidalgo!

BELTRÁN:

Llama; a lindo punto viene.


<<<
>>>

Pág. 009 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PRÍNCIPE:

  ¿Cómo es el nombre?

BELTRÁN:

Beltrán.

PRÍNCIPE:

¿De dónde sois?

BELTRÁN:

Soy de Almada.

PRÍNCIPE:

¿Traéis buena espada?

BELTRÁN:

Espada
de las que ciñe don Juan.

PRÍNCIPE:

  ¿Sabéis de la negra bien?

BELTRÁN:

Desde que se fue de casa
no la he visto, todo pasa,
lo negro es color también.
  Mi amo os lo contaría,
que por mi ocasión la echó,
el que a los blancos crió,
también a los negros cría.
  Apasionome el parir
un mulato como el oro;
si crece ha de ser un toro.

PRÍNCIPE:

Si vós sabéis esgrimir
  con la negra os preguntaba,
no si entre negros andáis.


<<<
>>>

Pág. 010 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



BELTRÁN:

De lo que me preguntáis,
señor, divertido estaba.
  Siempre piensa, el que tratando
anda en algo que le apuntan,
que es lo que otros le preguntan
lo que él está imaginando.

PRÍNCIPE:

  Discreta respuesta, en fin.
¿Vós de la negra sabéis?
{{Pt|BELTRÁN:|
Lo que basta para seis,
que no soy espadachín.

PRÍNCIPE:

  ¿Y con la blanca?

BELTRÁN:

Con esa,
para uno.

PRÍNCIPE:

Buen tallazo
tenéis.

BELTRÁN:

Bien pego un porrazo.

PRÍNCIPE:

¿Con fuerza?


<<<
>>>

Pág. 011 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



BELTRÁN:

Fuerzas profesa
  mi dueño; ya vós sabéis
que delante de los reyes
de Castilla, como bueyes,
a cinco toros o seis
  en Arévalo cortó
los pescuezos con la espada,
pero su fuerza no es nada
con lo que profeso yo.

PRÍNCIPE:

  A ver, encajad la mano.

BELTRÁN:

Tomad ahí.

PRÍNCIPE:

¿De qué os quejáis?

BELTRÁN:

Aunque otra vez la pidáis
no ganaréis por la mano.

PRÍNCIPE:

  ¿Pues qué fue?

BELTRÁN:

Que de apretada
me hicistes la mano un dedo.

PRÍNCIPE:

Mostrad a ver.


<<<
>>>

Pág. 012 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



BELTRÁN:

Téngoos miedo.

PRÍNCIPE:

Mostrad.

BELTRÁN:

Digo que no es nada.

PRÍNCIPE:

  Pues veamos cuál a cuál
tuerce el brazo. El brazo os pido.

BELTRÁN:

Yo me lo doy por torcido.

PRÍNCIPE:

¿Desto os quejáis?

BELTRÁN:

¡Pesiatal!
  ¿Pues qué prensa de bonetes
me pusiera deste modo?
Las cuerdas tengo hasta el codo
más negras que dos pebetes.
  Si riñera con vós, digo,
y no es la experiencia en vano,
que por no daros la mano
nunca fuera vuestro amigo.
  Y pues lo sois de mi dueño
suplícoos que le guardéis
las espaldas, pues podéis,
mientras yo me rindo al sueño.


<<<
>>>

Pág. 013 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PRÍNCIPE:

  Dormid seguro.

BELTRÁN:

Ojo alerta.
(Échase a dormir.)

PRÍNCIPE:

Muy bien me empleo por Dios,
guardándoos el sueño a vós
y a vuestro dueño la puerta.
  ¡Oh!, noche desigual, del sol ausencia,
ausencia en fin para que causes males,
adonde tantas luces celestiales
no son de tus delitos resistencia.
Eres, mientras te ausenta tu presencia,
talega de ajedrez, con piezas tales
que son en ti confusamente iguales
y del peón al rey no hay diferencia.
No pienses que la luna en ti se goza,
ni con sus luces te hagas de los godos,
pues tantos años ha que fuistes moza,
porque siendo alcahueta de mil modos
te sirven las estrellas de coroza
para que miren tus infamias todos.
(Salgan cuatro hombres, embozados.)

HOMBRE 1.º:

  Gente suena en la calle.


<<<
>>>

Pág. 014 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



HOMBRE 2.º:

Y se pasea
un hombre de buen talle.

HOMBRE 3.º:

Hame enfadado
que no haga caso de nosotros cuatro.

HOMBRE 4.º:

¡Vive Dios, que se estira con desprecio!

HOMBRE 1.º:

¿Darémosle con algo?

HOMBRE 2.º:

No se escusa
saber quién es.

HOMBRE 3.º:

¿Quién va, señor fidalgo?

PRÍNCIPE:

Un hombre, como ven vuesas mercedes.

HOMBRE 4.º:

En la hinchazón parece más de un hombre.

PRÍNCIPE:

Pues no soy más de un hombre a quien componen
cuerpo y alma, sujeto a lo que todos,
mas soy hombre de bien.

HOMBRE 1.º:

Diga su nombre.

PRÍNCIPE:

Mi nombre es yo.


<<<
>>>

Pág. 015 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



HOMBRE 2.º:

¿Qué es yo?

PRÍNCIPE:

Nombre de un hombre.

HOMBRE 3.º:

Pues yo también soy yo.

PRÍNCIPE:

Pues bien, ¿qué quieren?

HOMBRE 4.º:

Que nos diga quién es a cintarazos.

PRÍNCIPE:

¡Oh, pícaros infames!

HOMBRE 3.º:

Dale, Enrico.

PRÍNCIPE:

A mí no me da nadie, que soy rico.
(Meten mano.)

HOMBRE 2.º:

¡Ay, muerto soy!

HOMBRE 1.º:

¡Huye, vasco!

HOMBRE 4.º:

Este no es hombre, es demonio.
(Cae muerto el segundo y huyen los tres, y salen DON JUAN DE SOSA, y DOÑA CLARA, y ESPERANZA deteniéndole, todo a su tiempo.)

DON JUAN:

Afuera, ¿qué es aquesto?


<<<
>>>

Pág. 016 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PRÍNCIPE:

¿Sois dellos vós?

DON JUAN:

Yo soy don Juan de Sosa.

PRÍNCIPE:

Y yo quien vós sabéis.

DOÑA CLARA:

Don Juan, teneos.

DON JUAN:

¡Dejadme, que la vida de un amigo
a todo se antepone!

PRÍNCIPE:

¡Sosegaos!
Un hombre he muerto, la ocasión es suya;
tres van huyendo, haced que con secreto
no se sepa quién soy, pues sois discreto.
(Vase el PRÍNCIPE.)

DON JUAN:

Ya se fue el caballero que era dueño
desta pendencia y díjome que estaba
un hombre muerto.

DOÑA CLARA:

Y dos decir pudiera.

DON JUAN:

¡Ay de mí! ¿Qué es aquesto? ¡Mi criado!

DOÑA CLARA:

¿Beltrán por dicha?


<<<
>>>

Pág. 017 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DON JUAN:

El mismo.

DOÑA CLARA:

¡Ah, desdichado!

DON JUAN:

¿Tienes algún aliento?
(Levántase BELTRÁN, alborotado.)

BELTRÁN:

¿Quién me llama?

DON JUAN:

¿Habló?

DOÑA CLARA:

¿Pues no lo ves?

BELTRÁN:

Señor, ¿qué es esto?

DON JUAN:

¿Cómo te has levantado?

BELTRÁN:

Yo sospecho
que fue teniendo pies.

DON JUAN:

¿No estás herido?

BELTRÁN:

Herido no, señor, sino dormido.

DOÑA CLARA:

Luego, tú no has oído la pendencia.

BELTRÁN:

¿Hubo pendencia aquí?


<<<
>>>

Pág. 018 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DON JUAN:

Y un hombre muerto.
Cógele en brazos antes que amanezca.

BELTRÁN:

Aquel fidalgo
debió de sacudille por la panza,
que linda fuerza el bellacón alcanza.

DON JUAN:

Mas mira que no es bien que vaya solo,
yo iré contigo. Clara, adiós.

DOÑA CLARA:

El cielo
os guarde, mi don Juan.

BELTRÁN:

Señor difunto,
¿por qué se hace pesado?

DON JUAN:

Acaba presto.

BELTRÁN:

Mire que vamos a nadar al Tajo;
qué hermoso atún.

DON JUAN:

Por esta calle bajo.
(Vanse DON JUAN DE SOSA y BELTRÁN, con el hombre muerto en brazos, quedando DOÑA CLARA y ESPERANZA.)

ESPERANZA:

  ¿Quién sospechas que sería
el amigo de don Juan?


<<<
>>>

Pág. 019 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DOÑA CLARA:

Otro don Juan, el galán
como el sol que alumbra el día.

ESPERANZA:

  ¿Es el Príncipe, por dicha?

DOÑA CLARA:

Y el hombre de más valor.
que ha visto el mundo.

ESPERANZA:

Mayor
pudiera ser tu desdicha.
  Si él no fuera cual lo es,
el agresor desta culpa,
porque no hallarás disculpa
de ser la causa después,
  que es tan grande su justicia,
mientras su padre está ausente,
que le habla y tiembla la gente.

DOÑA CLARA:

Lo que temo es la malicia
  de don Juan, que ha de decir
que el hombre era mi galán.

ESPERANZA:

Los celos que no se dan
fáciles son de sufrir.


<<<
>>>

Pág. 020 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DOÑA CLARA:

  Dices bien, hay dos maneras
de celos.

ESPERANZA:

¿Y cuáles son?

DOÑA CLARA:

Los que toman sin razón
los hombres por sus quimeras.
  Y los que les suelen dar
las mujeres.

ESPERANZA:

Esos tengo
por peores.

DOÑA CLARA:

Yo me vengo
fácilmente a disculpar
  con que esta fue valentía
del Príncipe y no otra cosa.

ESPERANZA:

Gallarda espada.

DOÑA CLARA:

Famosa.

ESPERANZA:

¡Qué notable gallardía!,
  matar uno y herir tres.


<<<
>>>

Pág. 021 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DOÑA CLARA:

Él es hombre que en Castilla
le tienen por maravilla
del mundo, un Hércules.
  En la batalla de Toro
fue divino su valor,
en fin, salió vencedor.
En África tiembla el moro
  desde que le vio en Arcila
acometer la muralla.

ESPERANZA:

Para más cruel batalla,
contigo la espada afila.
  Si no me engaña el semblante,
que alabar una mujer
a un hombre, o quiere querer
o ya quiere.

DOÑA CLARA:

No te espante,
  Esperanza, mi alabanza,
que el Príncipe la merece
pero es necio el que apetece
lo que aún la vista no alcanza.
  Desde que el Príncipe amó
a doña Ana de Mendoza,
de cuyos amores goza
tal fruto como le dio,
  no se sabe que haya amado
más que a su esposa, a quien tiene
justo amor.


<<<
>>>

Pág. 022 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ESPERANZA:

Ya el alba viene,
el rostro en perlas bañado.
  Entra, que te pueden ver.

DOÑA CLARA:

Terrible noche he pasado,
nunca más he deseado
ver la luz amanecer.
  Que al fin cuidado me dan,
aunque estamos disculpadas,
del Príncipe cuchilladas
y sospechas de don Juan.
(Vanse, y salen el PRÍNCIPE y DON JUAN DE SOSA y BELTRÁN.)

PRÍNCIPE:

  ¿Hízose bien?

DON JUAN:

Y muy bien,
Beltrán le arrojó en el mar
adonde quisiera echar
mis celos.

PRÍNCIPE:

¿Celos de quién?

DON JUAN:

  De aquel galán que pensó
quitaros de aquella puerta.

PRÍNCIPE:

No pasaba a cosa cierta,
según imagino yo.
  Sino que es muy de cuadrilla
reconocer hasta el nombre,
era de buen talle el hombre.


<<<
>>>

Pág. 023 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DON JUAN:

Con eso agora acuchilla
  mis sospechas y será
el hombre muerto mi amor.

PRÍNCIPE:

¿Pues de qué tenéis temor,
don Juan, si el galán lo está?
  Si yo amara, no me diera
celos un muerto.

DON JUAN:

¿No son
celos saber la ocasión
y la deslealtad?

PRÍNCIPE:

Espera,
  ¿es aquel el escudero
que anoche te acompañó?

DON JUAN:

Y el que en la mar le arrojó.

PRÍNCIPE:

Bien duerme.

DON JUAN:

Es hombre grosero
  pero muy hombre de bien,
de la espada y del secreto.


<<<
>>>

Pág. 024 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PRÍNCIPE:

Vós os fiáis, sois discreto,
sin duda sabéis de quién.
  Dalde quinientos escudos
como que vós se los dais.

DON JUAN:

Cuanto veis, señor, honráis.

PRÍNCIPE:

Soy amigo de hombres mudos.
(Salga el GRAN PRIOR de San Juan.)

PRIOR:

  Deme los pies vuestra alteza.

PRÍNCIPE:

Seáis, Prior, bienvenido,
alzad y dadme los brazos.
¿Cómo queda el padre mío?

PRIOR:

Señor, el Rey vuestro padre,
a tantas tristezas vino
de ver sus pleitos, sus guerras,
que del reino de su primo,
el Rey de Francia, salió
sin despedirse, aunque ha sido
en estremo regalado
y estimado con él mismo.
Una noche me apartó
de los demás y me dijo:
«Yo voy a Jerusalén.»


<<<
>>>

Pág. 025 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PRÍNCIPE:

¿A Jerusalén?

PRIOR:

«Que ha visto
por experiencia que el mundo
es como un fingido amigo,
que las mayores lisonjas
y los mayores servicios
paran en una traición
y fuera desto imagino
que proceden mis trabajos
de estar el cielo ofendido.
Y pues es por mis pecados
Jerusalén peregrino,
me ha de ver y yo he de ver
el gran sepulcro de Cristo.
Solo os encargo que deis
esta al Príncipe mi hijo,
porque es como testamento
y el último codicilo
de mi voluntad postrera.»

PRÍNCIPE:

El amor hace su oficio,
ya los ojos con el llanto
impiden a los oídos
la historia más lamentable
que nuestros reinos han visto.


<<<
>>>

Pág. 026 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PRIOR:

Con un capellán, señor,
y dos criados le vimos
partir a Jerusalén,
aunque de sus pies asidos,
llorando tan tiernamente
estas palabras oímos:
«¿Por qué dejas, claro Alfonso,
tu reino, tu amado hijo,
tus vasallos y tus deudos
en tanto dolor y olvido?
¿Por qué los cubres de luto
cuando con tal regocijo
te esperan?»

PRÍNCIPE:

No digas más.

PRIOR:

De todos llorando a gritos
se despidió y partió.

PRÍNCIPE:

Si alguna cosa he tenido
donde mi valor se esfuerce
es esta.

DON JUAN:

Y yo le confirmo
en la templanza que muestra.


<<<
>>>

Pág. 027 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PRÍNCIPE:

Leed, don Juan, que resisto
a los ojos más que puedo.

DON JUAN:

Así dice.

PRÍNCIPE:

¡Ay, padre mío!
(Lee DON JUAN.)

DON JUAN:

«De mis trabajos, amado hijo, no quiero darte cuenta, pienso que los sabes, y como yo, los padeces. Si algún consuelo en ellos me ha quedado, y en la última resolución que he tomado de no volver eternamente a Portugal, es ver que las dejé en ti; sé piadoso y benigno Príncipe como yo lo he sido, y renuncio en ti mis reinos, y por última voluntad quiero que desde el día que esta recibas, dejando el nombre de Príncipe, te llames Rey, y mando a mis vasallos que como a tal te obedezcan y besen la mano. Hazme encomendar a Dios, que yo tendré el mismo cuidado, él te guarde y haga tan justo rey que excedas a tus pasados y a sus gloriosas memorias.»

PRÍNCIPE:

  Al dolor desta carta yo no siento
más eficaz consuelo, Prior de Ocrato,
que volver las espaldas.

PRIOR:

Sentimiento
justo.

PRÍNCIPE:

Soy hijo y no soy hijo ingrato.

DON JUAN:

Obedecerle es fuerza.


<<<
>>>

Pág. 028 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PRÍNCIPE:

Si a su intento
no hay dónde replicar, no le dilato
la ejecución, porque si donde hubiera,
ni él vivo yo reinara, ni él se fuera.
  Juntad, Prior, los títulos, prelados,
y consejeros luego, a quien se lea
la carta que traéis y convocados
a Cortes luego obedecido sea,
y vós, don Juan de Sosa, en mis cuidados
siempre amigo, hoy es justo que se vea
vuestra solicitud.

DON JUAN:

Que tienes, creo,
justa satisfación de mi deseo.

PRÍNCIPE:

  Partid luego a Castilla y a los Reyes
Católicos diréis de parte mía,
que ansí obedezco las paternas leyes.

DON JUAN:

Saldré de aquí sin detenerme un día.

PRÍNCIPE:

Daldes por mí las pascuas y los reyes,
y si hubiere ocasión, que ser podría,
tratad el casamiento del Infante,
que Príncipe diréis de aquí adelante.
(Vanse el PRÍNCIPE y el PRIOR.)


<<<
>>>

Pág. 029 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DON JUAN:

  ¿Qué te parece, Beltrán,
cómo vamos a Castilla?

BELTRÁN:

El ver no me maravilla
rey al príncipe don Juan,
  que en fin lo había de ser,
mas ver que reine viviendo
su padre...

DON JUAN:

Ello va sintiendo
como se ha echado de ver,
  pues lágrimas le ha costado.

BELTRÁN:

Esas naturales son,
mas cree que el corazón
ni ha sentido ni ha llorado.

DON JUAN:

  Yo creo de su grandeza
que siente el reinar en vida
de su padre.

BELTRÁN:

Conocida
su real naturaleza
  se puede creer ansí,
mas vive Dios, que reinar
a un mármol puede ablandar
y escucha una historia.


<<<
>>>

Pág. 030 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DON JUAN:

Di.

BELTRÁN:

  En el cuadro de un jardín
de un gran señor castellano
estaba un César romano
de mármol, medalla, en fin.
  Mirándole un paje un día
le dijo: «César, ¡albricias,
si ver el laurel codicias
de la antigua monarquía!,
  que hoy el cielo decretó
vuelvas a reinar en Roma.»
Mira si placer se toma,
pues la estatua se rió
  y estuvo ansí muchos días,
hasta que el paje, volviendo,
le dijo: «¿Qué estás riendo
con esperanzas tan frías?
  Que Otavio es rey, César fiero.»
Y el mármol, como le oyó
dicen que a poner volvió
la boca como primero.

DON JUAN:

  De la virtud de don Juan
no sé qué deba creer,
él es Rey y lo ha de ser,
y yo partirme, Beltrán.
  Grande ventura he tenido
así por dar pena a Clara,
por una ofensa tan clara
cual la desta noche ha sido,
  como por ver a Leonor,
dama castellana y bella,
pues ha dos años que en ella
puse, Beltrán, tanto amor.


<<<
>>>

Pág. 031 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



BELTRÁN:

  ¿De eso se te acuerda agora?

DON JUAN:

No, que quien se ha de acordar
primero se ha de olvidar
y siempre el alma la adora.
  De su padre fui en Toledo
huésped, allí la vi yo
y allí me favoreció.

BELTRÁN:

A la ausencia tengo miedo,
  que tiene, según he oído,
si falta solicitud,
la cara de ingratitud
y las espaldas de olvido.

DON JUAN:

  Cuando me hubiese olvidado,
agora en volviendo a verme
Leonor volverá a quererme.

BELTRÁN:

Dijo una vez un letrado
  que era el amor de mujer
como tabla de barniz
en cuyo blanco matiz
memorias suelen poner,
  que borrando con saliva
lo que primero se escribe
aquello que después vive
hacen que encima le escriba.
  Como blanca tabla están
las almas de las mujeres,
si hoy el escrito eres,
mañana te borrarán.
  Con solo faltar un día,
como es de barniz su amor,
pondrán don Pedro, señor,
adonde don Juan decía.


<<<
>>>

Pág. 032 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DON JUAN:

  La novedad te agradezco,
pero si a don Juan borró
la ausencia, en volviendo yo,
tendré el lugar que merezco.
  Avisa que he de tomar
postas.

BELTRÁN:

La obediencia es ley.

DON JUAN:

Solo la carta del Rey
tengo, Beltrán, de aguardar,
  que este camino repara
mis celos.

BELTRÁN:

¿Cómo, señor?

DON JUAN:

Que iré pensando en Leonor
para olvidarme de Clara.
(Vanse, y salen el REY DON ALONSO el quinto, viejo, del hábito de Cristo, DON LEONEL DE LIMA y FERNANDO, caballeros.)

DON ALONSO:

  No he tenido pesar como este ha sido.


<<<
>>>

Pág. 033 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



LEONEL:

Mire tu majestad, señor, que el cielo
deste intento, aunque es santo, no es servido,
pues Francia le impidió con justo celo,
y pues tan encubierto y escondido
por tan remoto y tan desierto suelo,
caminaba a Venecia y pretendía
pasar a Chipre aqueste mismo día.
  Y de tan noble gente fue hallado,
pues con cartas del Rey francés, su primo
y del Papa también, le han estorbado
esta jornada aunque el intento estimo.
Vaya a Jerusalén algún criado
en su lugar.

DON ALONSO:

No sé cómo reprimo
mi sentimiento.

FERNANDO:

Con saber su celo
que esta no ha sido voluntad del cielo.
  Vuélvase a Portugal vuestra grandeza.
¡Oh, claro Alonso Quinto, hoy resucite
la alegría que ha muerto su tristeza,
destierre su dolor, su luto quite!


<<<
>>>

Pág. 034 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DON ALONSO:

Ya puesta la corona en la cabeza,
el Príncipe, mi hijo, no permite
la razón que a quitarla se resuelva,
ni habiéndosela dado, me la vuelva.
  Yo lo mandé, yo lo escribí, si agora
reina don Juan pacífico, yo creo
que ni él, ni el reino todo que le adora,
me la vuelvan a dar, ni le deseo.
Quien los discursos de la historia ignora,
por fácil lo tendrá, pero yo veo
muchos ejemplos que temor me ponen,
aunque el amor y la razón perdonen.
  Mi hijo reina en Portugal, la culpa
túvela yo que lo mandé y lo quise,
y tiene prevenida la disculpa
cuando mi intento de reinar le avise.
Esta inconstancia mis grandezas culpa
y puede ser también que apenas pise
las riberas de España cuando intente,
direlo así, matarme injustamente.

FERNANDO:

  ¿Ha de caber tan fiero pensamiento
en príncipe tan justo y virtuoso?

DON ALONSO:

Haber reinado mudara de intento,
por no dejar el ceptro poderoso;
yo temo justamente.


<<<
>>>

Pág. 035 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



LEONEL:

Yo no siento
que aquel pecho magnánimo y piadoso,
adonde puso Dios grandezas tales,
olvide sus acciones naturales.
  Demás que puedes ir a alguna parte,
adonde mientras sabes lo que intenta
estés seguro.

DON ALONSO:

No es el reino parte
segura para mí, sin darle cuenta.

FERNANDO:

África te obedece y puede darte,
mientras la paz en Portugal se asienta,
seguro puerto en Ceuta o en Arcila.

LEONEL:

Fuerte ciudad.

DON ALONSO:

Ganela y defendila.

LEONEL:

  Podrás por Gibraltar, seguramente,
tomar puerto en la margen africana
y desde allí escribir.

FERNANDO:

Cuando él intente
cosa contra quien es tan inhumana,
el mismo mar te servirá por puente.


<<<
>>>

Pág. 036 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DON ALONSO:

Aunque es del reino la esperanza vana,
al África os partid.

LEONEL:

Quien el bien deja,
si después no le halla, ¿a quién se queja?
(Vanse, y sale DOÑA LEONOR y INÉS, criada.)

DOÑA LEONOR:

  Esto puede la ausencia.

INÉS:

Siempre la tuve yo por sospechosa.

DOÑA LEONOR:

En mí no hay diferencia,
que tengo condición más amorosa,
firme y agradecida.

INÉS:

Primer amor en fin.


<<<
>>>

Pág. 037 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DOÑA LEONOR:

Tarde se olvida.
  Cuando don Juan de Sosa
vino a Castilla y huésped de mi padre,
obligación forzosa
por ser algo pariente de mi madre,
en nuestra casa estuvo,
tú sabes, como yo, que amor me tuvo.
  A diligencias suyas,
a inclinaciones y desdichas mías,
y a persuasiones tuyas,
quise a don Juan después de algunos días,
en fin, le quise tarde,
que amor primero suele ser cobarde.
  Mas como en blanda cera,
lo que se imprime presto fácilmente
se borra y con ligera
mano se quita, y dura enteramente
lo que en mármol se imprime,
aunque la mano al escribir lastime.
  Ansí fui yo en amarle,
pero dura el amor, dura en mi pecho,
sin que puedan borrarle
los agravios y ofensas que me han hecho,
mientras tuviere vida,
porque en fin quien bien ama, tarde olvida.


<<<
>>>

Pág. 038 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



INÉS:

  Pues si quieres, ¿qué intentas?

DOÑA LEONOR:

Hacer por no querer. Dame esas cartas,
asentareme a cuentas
con este amor.

INÉS:

¡A fe que tienes hartas!

DOÑA LEONOR:

Quita esa cinta verde,
que a quien engañan la esperanza pierde.
(Saca INÉS unas cartas atadas con un listón verde, valas leyendo DOÑA LEONOR y rompiéndolas.)
  Y dice la primera...
¡Dirá mentiras con palabras de oro,
ay, quién no las creyera!
(Carta.)
«Dulce señora mía, yo os adoro
y en este gusto ciego
de un día en otro hasta la muerte llego.»

INÉS:

  ¿Rómpesle?

DOÑA LEONOR:

Por infame,
de amor que engaña y llora. Aqueste leo.
(Carta.)
«Venturosa se llame,
hermosa castellana, mi deseo,
pues solo el desearos
es premio al padecer que causa amaros.»
  También esta condeno.
(Rómpele.)


<<<
>>>

Pág. 039 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



INÉS:

¿Por qué?

DOÑA LEONOR:

Por alevoso a mis verdades,
este pienso que es bueno.
(Carta.)
«Si de mi pura fe te persüades,
no quiero persuadirme,
si no es saber que no hay ausente firme.»
  Veamos esta, ¡ay, cielo!
(Carta.)
Yo me muero de amor, Leonor, me abrasa,
ángel de puro yelo.
(Rómpele.)
¡Qué derretido portugués!
(Dentro ruido.)

INÉS:

En casa
siento gente y ruido.
Don Juan dicen, señora, que ha venido.

DOÑA LEONOR:

  ¿Cómo don Juan?

INÉS:

Sin duda,
señora, que es don Juan.


<<<
>>>

Pág. 040 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DOÑA LEONOR:

Temblar me has hecho,
el color se me muda
y quiere el corazón romper el pecho,
sus golpes he sentido;
sin duda me pregunta si ha venido.
  Corazón, sosegaos,
mis ojos son más cuerdos y desean
ver su dueño, esperaos.

INÉS:

De las postas sospecho que se apean.

DOÑA LEONOR:

Doyte, Inés, un vestido.

INÉS:

Tus manos beso.

DOÑA LEONOR:

Ya su olvido olvido.
(Salgan DON JUAN DE SOSA y BELTRÁN, vestidos de camino.)

DON JUAN:

  ¿Podrá llegar a esas manos
vuestro ausente portugués?

DOÑA LEONOR:

¿Cómo a las manos después
de agravios tan inhumanos?

DON JUAN:

  ¿Yo agravios, señora mía?
¿Qué dices?


<<<
>>>

Pág. 041 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



BELTRÁN:

¿Y ella, señora
Inés, no me abraza agora?

INÉS:

Si quisiera, bien podía.

BELTRÁN:

  Oiga el cruel desdeñazo.

DON JUAN:

Señora, ¿en qué os ofendí,
que aun por huésped merecí
lo que es el primer abrazo?
  Dadme a besar esas manos.

DOÑA LEONOR:

Bien me lo aconseja amor,
mas como es amor traidor,
afuera consejos vanos.

DON JUAN:

  De aquel pasado rigor,
mi amor, señora, os avisé.

DOÑA LEONOR:

No me acordéis lo que os quise,
que despertáis mi dolor.

DON JUAN:

  No niegan los más tiranos
las manos a los que vienen.

DOÑA LEONOR:

Yo sé el peligro que tienen,
no me toquen vuestras manos.


<<<
>>>

Pág. 042 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DON JUAN:

  Yo os aconsejo, Leonor,
que no me cerréis las puertas.

DOÑA LEONOR:

¿Dónde hay mentiras más ciertas
que en los consejos de amor?

DON JUAN:

  Pues matáis, ojos tiranos,
no estáis enfermos de amor,
que en amor, cuando hay rigor,
los que matan son los sanos.
  Mas pues que me aborrecéis,
Beltrán, búscame posada,
que no es mucho que ocupada
ojos en Leonor la halléis.
  La ausencia su oficio ha hecho.

DOÑA LEONOR:

Si füera como vós,
que no se aposenta en vós
la verdad de un limpio pecho.
  Vós que habéis tenido a Clara
y a otras muchas afición,
tenéis alma de mesón,
que aposenta cuanto para,
  y que os vais o que os estéis
no importa.


<<<
>>>

Pág. 043 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DON JUAN:

¡Tened, oíd!

DOÑA LEONOR:

A Clara, don Juan, mentid,
aunque verdad la tratéis,
  que aquí no hay para qué.
(Vase.)

DON JUAN:

Iré tras vós como loco,
que no es bien tenerme en poco
por tanta lealtad y fee.
  No será el amor de Clara
quien esos celos os da,
sino el ser claro que ya
vuestro olvido se declara.
(Vase.)

BELTRÁN:

  ¿Qué es esto, Inés?

INÉS:

La razón
que mi señora ha tenido,
de tal mudanza y olvido
después de tanta afición.

BELTRÁN:

  Yo no lo entiendo ni sé
que don Juan le hiciese ofensa,
pero si Leonor lo piensa,
justo castigo le dé,
  y tú a mí tus bellas manos.


<<<
>>>

Pág. 044 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



INÉS:

¡Hágase allá, majadero!

BELTRÁN:

¿Qué dices?

INÉS:

Que no le quiero.

BELTRÁN:

Ha de haber consejos vanos.
  Y aquello de mi dolor.

INÉS:

La señora doña Clara
no tendrá criada.

BELTRÁN:

Para
estornudo de Leonor,
  que tú debes de tener
en esta ausencia algún daifo.

INÉS:

Qué linda flor de azufaifo.

BELTRÁN:

De carrasco solía ser.
  En fin, ¿buscamos posada?

INÉS:

Si no es que don Juan suplique
a su padre don Fadrique,
ya está la sentencia dada.

BELTRÁN:

  Las dos juntas se declaran.


<<<
>>>

Pág. 045 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



INÉS:

Tienes alma de mesón,
donde por tu condición
todas las borricas paran.
  No me verás en tu vida.
(Vase.)

BELTRÁN:

Inés, Inés, trascolose.
Era mujer y mudose;
quien presto ama, presto olvida.
(Váyanse y salgan el PRÍNCIPE y RUY DE SILVA.)

PRÍNCIPE:

  ¿Mi padre en Ceuta?

RUY DE SILVA:

Ansí, señor, se dice.

PRÍNCIPE:

Estraño caso.

RUY DE SILVA:

Admira y causa espanto;
ver lo que ha mandado contradice.
  El reino que te dio con celo santo,
de morir como Dios en la Cruz puesto,
querrá pedirte y olvidarse tanto
  de cuanto no puede haber partido honesto
para que deje de ser rey un hombre
del cetro y de la púrpura compuesto.


<<<
>>>

Pág. 046 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PRÍNCIPE:

  Siendo yo rey no habré perdido el nombre
de hijo.

RUY DE SILVA:

Ansí es verdad.

PRÍNCIPE:

¿Pues qué le mueve
a que de entrar en Portugal se asombre?

RUY DE SILVA:

  Temor tiene, señor, pues no se atreve.

PRÍNCIPE:

¿Tengo yo de poner en él las manos?
Vida a quien vida la que tengo debe.

RUY DE SILVA:

  Dijo aquel gran valor de castellanos,
Gonzalo Hernández, capitán famoso,
que la tierra tenía dos tiranos:
  el papel y el veneno riguroso;
el papel, porque en él tan libre escribe
el hombre más cobarde y vergonzoso.
  El veneno, señor, porque el que vive
sin sangre y con silencio de la muerte,
y el agresor ni aun lástima recibe.

PRÍNCIPE:

  Está bien dicho, Ruy de Silva; advierte,
que aunque hay venenos, como temen tantos,
aquí la ley y la piedad los vierte.
  Mejor guardamos los preceptos santos
de honrar los padres, pésame que puedan
vanas sospechas ofrecerle espantos.
  Mas pues ellos con él en Ceuta quedan,
partamos a libralle dél y dellos
mientras el mar y el viento lo concedan.
  Prevenid en que parta y él y ellos
se aseguren de mí, pues que me ofrece
hazaña tan piadosa los cabellos.


<<<
>>>

Pág. 047 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



RUY DE SILVA:

  ¿Qué dices, gran señor?

PRÍNCIPE:

¡Que si el mar crece
hasta los cielos y el airado viento
las márgenes opuestas estremece,
  tengo de ver mi padre!

RUY DE SILVA:

Justo intento
y admirable piedad.

PRÍNCIPE:

El cielo sabe
con la verdad que sus trabajos siento.

RUY DE SILVA:

El mundo te honre y Portugal te alabe.
(Váyanse y salen el REY DON ALONSO y LEONEL DE LIMA.)

LEONEL:

  Notables cosas, señor,
refieren los que vinieron
de Portugal.

DON ALONSO:

Tiene Juan
divino el entendimiento.


<<<
>>>

Pág. 048 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



LEONEL:

República no se ha visto
que tenga mayor concierto,
con salva de los romanos
y con perdón de los griegos.
Rindan Atenas y Roma
leyes, laureles y premios,
las togas del Consulado,
sus césares y pompeyos.
Pongan coronas murales
y cívicas por el suelo
y las navales que forman
marítimos instrumentos
a los pies del gran don Juan,
que en el popular gobierno
y militar diciplina
el mundo tiene suspenso.
Ya le va sirviendo el oro
de tantos descubrimientos
en los reinos donde el sol
produce los hombres negros.
Ya el África está temblando,
Fez, Tarudante y Marruecos,
y a los montes claros hace
obscuro su nombre el miedo.
Reyes ha tenido insignes
Portugal, pero sospecho
que tu hijo los excede.


<<<
>>>

Pág. 049 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DON ALONSO:

Muchas gracias debo al cielo,
Leonel de Lima, en tener
en trabajos tan inmensos
hijo de tanto valor.

LEONEL:

Es de suerte, que en los reinos
más estranjeros le llaman
hoy el príncipe perfeto;
no hay virtud que falte en él,
de todas está compuesto
un sujeto celestial,
a ningún vicio sujeto
y si alguna mocedad
tuvo aunque pocas sabemos,
está tan cuerdo, señor,
que es de los mozos ejemplo,
espejo de los casados
y retrato de los viejos.

DON ALONSO:

¡Ay, hijo, mis ojos vean
tu afable rostro primero
que los cierre la que acaba
los reyes y los imperios!
Digno es el reino de ti.


<<<
>>>

Pág. 050 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



(Sale DON FERNANDO, alborotado.)
FERNANDO:

¡Oh, famoso amparo y dueño
del lusitano valor,
tan digno de honor eterno!
¿Qué haces con tal descuido,
en tantos cuidados puesto?
Sobre ti viene tu hijo,
tu legítimo heredero.
A quien diste a Portugal,
por dicha, con mal acuerdo,
porque quien da lo que es suyo
antes de su muerte, pienso
que se arrepiente, aunque tarde
y cuando falta el remedio.
En un pequeño navío,
a quien el ligero viento
sirve de pies en las velas
como de mano en los remos,
dicen, señor, que en la Almina
tomó con su gente puerto.
¿Qué piensas hacer?

DON ALONSO:

Huir,
pues Dios me trajo a tal tiempo,
Fernando, por mis pecados,
que cuando castiga el cielo
los padres, es cuando toma
los hijos por instrumentos.


<<<
>>>

Pág. 051 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



(Váyanse a entrar y salga a un mismo tiempo el PRÍNCIPE, RUY DE SILVA, el GRAN PRIOR y otros.)
PRÍNCIPE:

¿Dónde, señor? En mi pecho,
en mi alma, en mis entrañas.
Aunque indigno templo vuestro
pero de mí para mí,
seré bien seguro templo,
y para vós pues por vós
es cuanto vós habéis hecho.

DON ALONSO:

¿Es el Rey?

PRÍNCIPE:

No, mi señor,
que el Rey vós soys, que yo tengo
solo el ser vuestra hechura,
solo, y en ser hijo vuestro,
tanta gloria que es mayor,
que los mayores imperios.
Si fui rey, fui porque vós
lo mandastes, que obedezco
siempre vuestra voluntad,
como divino precepto.
Perdonadme si reiné,
rey poderoso, viviendo
vuestra majestad, que yo
no tuve culpa, a lo menos
huélgome que hayáis venido,
porque es la emienda que tengo,
pues volveréis a ser rey
y yo a ser príncipe vuestro.
Tomad, señor, la corona,
volved a honrar vuestro reino,
mejoralde de señor,
de luz, de amparo y gobierno.
Sin vós estábamos todos
con notable desconsuelo.
Gracias a Dios que venistes,
gracias a Dios que habéis vuelto,
mil veces beso esos pies.


<<<
>>>

Pág. 052 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DON ALONSO:

Levántate, Juan, del suelo,
si no quieres que se humille
tu padre a tus pies.

PRÍNCIPE:

¡Teneos,
teneos, mi padre amado!
Que yo soy quien no merezco
besar la tierra que pisan
los pies que sus pies han puesto
tanta tierra, tanto mar,
tantos climas tan diversos,
desde el etíope adusto
hasta el español soberbio.
Venid conmigo, señor,
a Portugal, donde quiero
daros cuanto me habéis dado,
dando mil gracias al cielo
que me dio para pagaros
reino si me distes reino.


<<<
>>>

Pág. 053 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



DON ALONSO:

Hijo discreto en el mundo,
hijo con el mismo estremo
piadoso, lágrimas sean
palabras porque no puedo
responder enternecido
de ver a un hombre que ha puesto
su laurel sobre las sienes
de cuantos ilustres hechos
celebra la antigua historia;
en hora buena te dieron
ese ser, estas entrañas.
Donde de nuevo te vuelvo,
que para poder pagarte
te pongo en ellas de nuevo,
porque volviendo a nacer
me debas dos nacimientos,
pues ya me has pagado el uno,
en cuya verdad te beso
ese rostro, honor del mundo.
Digno de mayores cetros,
iré seguro contigo
más que de mí mismo haciendo
de tus lágrimas la carta,
de tu amor el juramento;
no puedo decirte más.


<<<
>>>

Pág. 054 de 165
El principe perfecto, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PRÍNCIPE:

Prelados y caballeros,
el Príncipe vuelvo a ser,
no el Rey, y ansí os mando y ruego
llaméis Infante a mi hijo.
¿Hareislo ansí?

TODOS:

Ansí lo haremos.

PRÍNCIPE:

Mirad que el Príncipe soy.

PRIOR:

Desde hoy te llamaremos
el Príncipe, gran señor,
mas el Príncipe perfeto.


<<<
>>>

Acto II
Pág. 055 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Tocan chirimías y sale acompañamiento, y DON JUAN DE SOSA de Embajador, el REY DON FERNANDO EL CATÓLICO, la REINA DOÑA ISABEL y BELTRÁN detrás.
FERNANDO:

  Con esas cartas podéis
partir cuando os diere gusto.

DON JUAN:

Con justa causa tenéis,
rey poderoso y augusto,
la fama que merecéis.
Y, vós, hermosa señora,
desde el ocaso al aurora,
y del austro al mediodía,
la Libia ardiente y la fría
Escitia vuestro nombre adora.

DOÑA ISABEL:

  Cuando Fernando tuviera
el mayor lustre del mundo,
vuestro Rey le escureciera
y a su valor sin segundo
la fama, el laurel le diera.
  Que aunque es verdad que ha perdido
a su padre Portugal,
Alfonso segundo ha sido
hasta el mar occidental
por sus hazañas temido,
  con el gran don Juan le queda
tan soberano señor
que no hay valor que le exceda.


<<<
>>>

Acto II
Pág. 056 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

Pagar tan alto favor
no hay satisfación que pueda.

DOÑA ISABEL:

  El hombre que he deseado
ver con mayor afición
es vuestro rey.

DON JUAN:

Si pintado
de mi corta relación,
con más verdad que cuidado,
señora, le queréis ver,
podré, haciéndole correr
la cortina a su retrato.

DOÑA ISABEL:

Decid.


<<<
>>>

Acto II
Pág. 057 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

Por no ser ingrato
ignorante quiero ser.
  El invicto rey don Juan,
el Segundo, aunque el primero
en el heroico valor,
en el militar esfuerzo
rey tercio de Portugal,
desde el Santo Alfonso el Bueno
a quien dio sus mismas llagas,
por armas el rey del cielo,
es hombre proporcionado,
de suerte en mediano cuerpo,
con tal rostro y gravedad
que entre mil hombres diversos
le conocerán por rey
que luego obliga a respeto.
En las cosas de placer
es afable aunque modesto.
Y en las que son de importancia
humanamente severo;
en lo blanco de los ojos,
venas de color sangriento,
airado, le hacen temido,
que pone el mirarle miedo,
como alegre confianza
verle cuando está contento,
porque las venas de sangre
vuelve de color de cielo.


<<<
>>>

Acto II
Pág. 058 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

Es bien hecho a maravilla
y galán por todo estremo.
La habla apacible y mansa,
en los donaires discreto
y en las sentencias tan sabio
que ningún romano o griego
de cuantos celebra el mundo,
habló mejor a su tiempo;
es hombre sin arrogancia,
de tan altos pensamientos,
que en sus acciones parece
que el mundo le viene estrecho;
es justiciero y piadoso,
y piadoso y justiciero.
De suerte que es la prudencia
de los estremos el medio,
en mercedes y castigos
mucho se parece al cielo.
No hay excepción de personas,
quita al malo y premia al bueno,
sabe todos los que son
en su reino beneméritos.


<<<
>>>

Pág. 059 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

Y aunque ausentes, no olvidados,
se acuerda de darles premios,
tanto que en Roma, en las Indias
y en Jerusalén viviendo
letrados y capitanes
que no puede ser más lejos,
las encomiendas y mitras
les envía conociendo
sus méritos y servicios
de que él está satisfecho,
con que a ser buenos se animan
letrados y caballeros.
Guarda las leyes que hizo
como si fuese sujeto
a las leyes el que es rey,
y es rey de tan alto estremo
en cosas de religión
que admira tan alto celo.
Contáronle un cierto día
que en una casa de juego
se blasfemaba el divino
nombre de Dios y sintiendo
este agravio de su honor
mandó que pusiesen luego
fuego a la casa y ardió
hasta los mismos cimientos.


<<<
>>>

Pág. 060 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

Desde que murió su padre
a quien volvió a dar el reino
que le había dado en vida,
digna hazaña de su pecho,
ningún sábado ha dejado
de ver los presos y pleitos
que allá relación llamamos,
en que parece que vemos
un ejemplo en Salomón,
con divino entendimiento.
Es don Juan en sus palabras
tan cierto y tan verdadero,
que si promete una cosa,
va tan alegre y contento
el hombre a quien la promete,
como si fuera el efecto;
estima notablemente
a los nobles caballeros,
a los que tratan verdad
y a los que tienen estremo
en alguna profesión
con que procuran ser diestros
en todas artes y oficios
por el interés y el premio.
Es en el dar Alejandro
pero da mejor que el griego,
que él miró la propia fama
y este el ajeno provecho.


<<<
>>>

Pág. 061 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

Tiene un libro de memoria
donde él mismo va escribiendo
los servicios que le hacen,
que satisface a su tiempo
y con dar a todos tanto,
por otra parte le vemos
solicitar cuidadoso
su prosperidad y aumento,
ya con las nuevas conquistas
del moro, del indio y negro,
ya con piadosos arbitrios
de las rentas de sus reinos.
Sus limosnas son tan grandes
que llegan al monte excelso
donde Caterina yace
y Dios legisló su pueblo
de su divino sepulcro.
Favorece tanto el templo
que se ve bien el amor
que tiene a su santo dueño,
porque jamás por sus llagas
cosa alguna le pidieron
que la negase, si acaso
no era en daño de tercero.


<<<
>>>

Pág. 062 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

Es desenvuelto y mañoso,
danza muy galán y diestro,
y anda tan bien a caballo
que hasta agora no sabemos
quién lleve en entrambas sillas
más fuerte y airoso cuerpo.
Corta de un revés cuatro hachas,
tal fuerza el brazo derecho
alcanza y tal compostura
de gruesas venas y niervos.
Gusta mucho de la caza,
ya con aves, ya con perros,
al jabalí por el monte
y a la garza por el viento.
Los más domingos y fiestas
sale a caballo moviendo
los corazones a amor
con rostro grave y risueño,
que lo que ha de ser amado
es cosa forzosa verlo,
porque solamente a Dios
le amamos y no le vemos.
Las cosas de su capilla,
como plata y ornamentos,
no reconocen igual;
la música solo al cielo.


<<<
>>>

Pág. 063 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

Es su devoción muy grande
a los divinos misterios
y al pan de amor, es su amor
exceso, porque es exceso.
Tiene en cuantas cosas tiene
oratorios bien compuestos
adonde todas las noches,
que es loable y santo celo,
se retira en oración.
Son sus entretenimientos
músicas, toros y danzas,
ver luchar fuertes mancebos
y ejercitar varias armas,
pero vanamente emprendo,
no siendo yo Jenofonte,
pintaros con rudo ingenio
tan nuevo cristiano Ciro,
porque tengo por muy cierto
que para ejemplo de reyes
hizo este príncipe el cielo.


<<<
>>>

Pág. 064 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


FERNANDO:

  ¿A quién no pone afición
de príncipe tan perfeto
la fama y la relación?

DOÑA ISABEL:

Es el ejemplo, en efeto,
de la mayor perfeción.
Bien merecen admiraros,
estilos que son tan raros.

DON JUAN:

Lo menos solo os refiero,
que lo más dejarlo quiero
a dos ingenios tan claros.

FERNANDO:

  En lo que tratado habemos,
acerca de nuestra hija
resolución tomaremos.

DON JUAN:

Ya el reino se regocija
con dos tan altos estremos.

DOÑA ISABEL:

  ¿Qué edad el Príncipe tiene,
que nuestro yerno ha de ser?

DON JUAN:

Trece años a cumplir viene
por ahora.


<<<
>>>

Pág. 065 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


FERNANDO:

Por tener
tan poca edad nos detiene.
  Escrito habemos, que ya
resolución se tomó.
Su esposa Isabel será.

DON JUAN:

En su nombre os beso yo
las manos.

DOÑA ISABEL:

Resuelto está,
  Fernando, de que esto sea.
Hoy os partiréis.

DON JUAN:

Castilla,
reyes de Granada os vea.
(Vuelven a tocar, éntranse los REYES, quedan DON JUAN DE SOSA y BELTRÁN.)

DON JUAN:

¿Beltrán?

BELTRÁN:

¿Qué mandas?

DON JUAN:

Ensilla;
amor la patria desea,
  que hoy a verla he de volver.


<<<
>>>

Pág. 066 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

Si da licencia Leonor.

DON JUAN:

Paró en pesar su placer.
Si fuere Circe su amor,
Ulises sabré yo ser.
  ¿Ves toda aquella braveza,
que al venir mostró celosa?
Pues en fingiendo tristeza
mi amor se rindió amorosa,
que la mayor fortaleza
  de la mujer que no sabe,
tiene un alcaide traidor,
que al enemigo más grave
de cuantos tiene el honor,
rinde la fuerza y la llave.
  Confesome finalmente
Leonor que adoraba en mí
y estando su padre ausente,
el Comendador que aquí
me honró como su pariente.
  Tuve una noche lugar
de que le hallase el deseo.

BELTRÁN:

¿Qué dices?


<<<
>>>

Pág. 067 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

Que pude entrar,
lo que yo mismo aún no creo;
ya no hay más qué desear.

BELTRÁN:

  Luego, ¿el deseo cesó?

DON JUAN:

Y aún estoy arrepentido.

BELTRÁN:

¿Por qué?

DON JUAN:

Porque me costó
una cédula en que yo
confieso ser su marido.

BELTRÁN:

  Si te vas a Portugal,
¿qué se te da de lo escrito?

DON JUAN:

Es Leonor muy principal.

BELTRÁN:

Siempre fue de amor delito
cumplir las promesas mal.

DON JUAN:

  Corre, suda y se resfría.

BELTRÁN:

Con esta manta de ausencia
queda seguro.


<<<
>>>

Pág. 068 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

Este día
me voy con más diligencia,
que tuve al venir porfía.
  Los gustos de amor fiados,
porque escarmienten sus dueños,
siempre fueron mal pagados
que son gozados pequeños
y grandes imaginados.

BELTRÁN:

  Luego cobrará de ti
tarde o nunca en Portugal.

DON JUAN:

Beltrán, cuando vine aquí
quise a doña Clara mal
por lo que una noche vi.
  Mas ya vuelvo con intento
de adorarla, que es mujer
de mayor merecimiento.

BELTRÁN:

¿Que de amor siempre ha de ser
sombra el arrepentimiento?
  Pues yo te digo que Inés...

DON JUAN:

¿Hay algo que obligar pueda?

BELTRÁN:

Allá lo sabrás después.
Su cedulita le queda.


<<<
>>>

Pág. 069 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

¿Y cumplirasla?

BELTRÁN:

Al revés.

DON JUAN:

  Si no es que tú me lo mandes,
lindas burlas.

BELTRÁN:

Lindas grandes.

DON JUAN:

¿Cédula le hiciste?

BELTRÁN:

Sí,
mas la paga remití
para los bancos de Flandes.
(Váyanse y salen LEONEL DE LIMA y RUY DE SILVA.)

LEONEL:

  Notables son del rey don Juan las dichas,
después de muerto el Rey su padre Alfonso
tuvo grandes trabajos y desdichas.

RUY DE SILVA:

  Estos descubrimientos son notables
y van tan adelante sus conquistas
que acá también hay cosas nunca vistas;
  oro, marfil, diamantes, plata y perlas,
le van enriqueciendo.


<<<
>>>

Pág. 070 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LEONEL:

A verle vino,
aunque tan largo y áspero camino,
  Benoy, rey etíope, su reino
llaman Gelofe.

RUY DE SILVA:

El Rey.
(Sale acompañamiento, el GRAN PRIOR, el PRÍNCIPE DON JUAN, vestido de rey.)

PRÍNCIPE:

Mucho me huelgo
  que trate Benoy de ser cristiano.

PRIOR:

Eso dice, señor, que más le obliga
y así os pide licencia que la mano
  quiere besaros.

PRÍNCIPE:

¿Dónde queda?

PRÍNCIPE:

Afuera
aguarda vuestro gusto.

PRÍNCIPE:

Hola, llegadme
esa silla, pondré la mano en ella,
que no quiero sentarme, que aunque bárbaro,
es rey en fin; decilde que entre luego.


<<<
>>>

Pág. 071 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PRIOR:

Tiene, señor, gallardo entendimiento.

PRÍNCIPE:

Por eso y por el nombre no me siento.
(Sale BENOY, negro, de indio con plumas en el tocado.)

BENOY:

  Prospere, Juan invicto,
el poderoso cielo
tu vida y reino.

PRÍNCIPE:

Seas bienvenido.

BENOY:

Al último distrito
de la región del yelo
como la del calor se te ha rendido
tu nombre esclarecido.
  Lleve en hombros la fama
si puede a tanto peso
en cuyo nombre beso
tus pies y a las grandezas de tu fama.
Vengo a ser más adusto
porque es mayor que el Sol tu nombre augusto.
  Las guerras que he tenido
con reyes de mis tierras
te habrán contado ya tus capitanes.
En fin desposeído
por sus injustas guerras
vengo a pedir que su soberbia allanes.
Valientes y galanes
  tus portugueses fueron
en sus fuertes navíos
a los límites míos,
donde mis pensamientos conocieron,
a tu nombre humillados
y en vez de resistidos estimados.
  Grandes cosas emprendes,
mas digno es de tu nombre,
porque a no saber yo por el camino
del dios a quien pretendes
servir y que eres hombre,
por Dios, de los cristianos imagino,
que a tu nombre divino
  edificará altares,
que viendo tus banderas
cubrir nuestras riberas
y abrir camino en sus remotos mares,
no es mucho atrevimiento.


<<<
>>>

Pág. 072 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

Verte me ha dado general contento.
  Y pues noticia tienes
del Dios a quien confiesas,
antes que trates de otra cosa es justo,
pues a ninguna vienes,
si nuestra ley profesas,
que a ti te dé más bien, ni a mí más gusto,
que te bautices.

BENOY:

Gusto
  de obedecerte luego,
mas oye, te suplico
de un deseo muy rico
el pobre don con que atrevido llego
al primero segundo
que ha tenido la fábrica del mundo.
  De granos de oro puro
de nuestras ricas minas
te traigo cantidad, aunque son viles
y el oro queda escuro
con tus luces divinas,
y los dientes que acá llamáis marfiles,
de que labráis sutiles,
  hermosas diferencias,
y traigo cien diamantes,
al Sol tan semejantes
que suplirán de noche sus ausencias,
y de esmeraldas finas
dos peñas arrancadas de sus minas.
  Un hermoso elefante
a jugar enseñado
con mil habilidades y de olores
traigo copia bastante,
y un pabellón pintado
que de dosel te sirva cuando comas.
  De los mares que domas,
de plumas de colores
nácares relucientes
y con varias labores
pintadas mil historias diferentes,
fiado en que tu alteza
perdonará mi bárbara pobreza.


<<<
>>>

Pág. 073 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

  Id, Ruy de Silva, con él,
para que el Rey y su gente,
como es justo, se aposente,
que yo pienso hacer por él
  cuanto en mí fuere posible.
Dadme esos brazos.

BENOY:

Señor,
al sol de vuestro valor
será tocarle imposible.

REY:

  Amigos somos los dos.

BENOY:

Dadme otra vez vuestra mano.

REY:

En fin, ¿vós seréis cristiano?

BENOY:

Placiendo a Dios.

REY:

Id con Dios.
(Vase BENOY y RUY DE SILVA.)


<<<
>>>

Pág. 074 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

  Prior.

PRIOR:

Señor.

REY:

Prevenid
fiestas de toros y cañas,
y vós a vuestras hazañas
alguna fama añadid.

LEONEL:

  Los caballos han venido,
señor, a buena ocasión.

REY:

¿Cuántos son?

LEONEL:

Catorce son,
pero los más no han tenido
  buen maestro en su crianza
y ha menester, vuestra alteza,
hombre de cuya destreza
se pueda hacer confianza
  y este se había ofrecido
pero no os puede servir.

REY:

¿Qué tiene?

LEONEL:

Quiero decir
que es bajamente nacido.


<<<
>>>

Pág. 075 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

  ¿Mucho?

LEONEL:

Es su padre harriero.

REY:

No importa, sírvame aquí
que no ha de enseñarme a mí,
para las bestias le quiero.
  No sabes que sé estimar
los que tienen excelencia
en sus oficios.

LEONEL:

Licencia
tenéis, bien podéis entrar.
(Sale un PICADOR.)

PICADOR:

  Deme los pies vuestra alteza.

REY:

Esos caballos mirad.

PICADOR:

Veréis mi curiosidad,
mi cuidado y mi destreza.
  En cuatro días veréis
que solo les falta hablar.

REY:

Con callar y con picar,
eso que decís haréis.


<<<
>>>

Pág. 076 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PICADOR:

  Mis pies alabaros quiero,
raros son.

REY:

Leonel.

LEONEL:

Señor.

REY:

Picado está el picador
de hablar, mira si es barbero.
  Y mirad si hay por ahí
alguien que me quiera hablar.

LEONEL:

¿Hay quien quiera negociar?

REY:

Dad voces.

LEONEL:

Dicen que sí.
(Sale un VIEJO, con un memorial.)

VIEJO:

  La merced que este papel
dice, os pido.

REY:

Ya la he dado.

VIEJO:

Ciña tu frente el sagrado
y vitorioso laurel.
  Véaste señor del mundo,
que es corto nuestro hemisfero.
Seas en dicha el primero
como en el nombre el segundo.
  Llegue al Japón tu corona.


<<<
>>>

Pág. 077 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

Habeisme bien entendido.

VIEJO:

Sí, señor, que lo que pido
habéis dado a otra persona.

REY:

  ¿pues por qué me agradecéis
lo que ha sido en vuestro daño?

VIEJO:

Porque en este desengaño
notable, merced me hacéis,
  que si yo aquí me estuviera,
a mi casilla faltara,
mi hacienda en vano gastara
y tiempo y pasos perdiera.
  Con esto luego me iré.

REY:

Iréis mejor despachado,
no del oficio que he dado,
que otro mejor os daré,
  porque quien mercedes quiere
los desengaños hacer,
mejor sabrá agradecer
las mercedes que le hiciere.
  Alcaide sois del lugar,
donde pedís regidor.

VIEJO:

Beso vuestros pies, señor.

REY:

Mirad si hay quien quiera hablar.


<<<
>>>

Pág. 078 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Vase el VIEJO y sale un CRIADO, con unas llaves.)
CRIADO:

  Aquestas llaves te envía,
señor, de Mora el alcaide,
porque ya espirando queda.
Mandome que te besase
las manos y en ellas mismas
las entregase.

REY:

Que falte
un fidalgo tan valiente
me pesa. Volved y dadle
las llaves, pues tiene un hijo,
y decilde que quitarle
a su hijo lo que es suyo
no es justo, que dé las llaves
de su mano a quien le hereda
la lealtad, valor y sangre.

CRIADO:

Beso vuestros pies.

REY:

Andad.
(Vase el CRIADO y sale MENDO ENRÍQUEZ.)

LEONEL:

¿Hay más alguno que hable
a su alteza?

MENDO:

Aquí estoy yo.

REY:

Pues Mendo Enríquez, ¿qué os trae
por acá? ¿Qué es menester?


<<<
>>>

Pág. 079 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

Vaco señor, que Dios guarde,
la alcaidía de Castil
David y podréis honrarme
con ella, si sois servido.

REY:

¿Dejó hijos el alcaide?

MENDO:

Cinco o seis pienso que deja.

REY:

Pues en caso semejante
lo que podré hacer por vós
será el no decir a nadie,
una demanda tan necia
y agradecedme que os guarde
secreto, siéndolo tanto,
pues que teniendo el alcaide
cinco hijos, me pedís
de Castil David las llaves.

MENDO:

Conozco mi error.
(Vase y sale RUY DE SILVA.)

RUY DE SILVA:

Ya queda
en la mejor casa y calle
aposentado el gelofo.


<<<
>>>

Pág. 080 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

De hacer las fiestas se trate,
mas id a comer ahora,
que me parece que es tarde.
Ea, Prior, caballeros,
adiós.

PRIOR:

Tu nombre dilate
a los dos polos del mundo.

REY:

Dios te guarde.
(Vanse y queda LEONEL, sin que le vea el REY, y el REY solo.)

REY:

  Con justa causa, agradecido cielo,
miro mi reino dilatarse tanto
que causa el nombre portugués espanto
del clima que arde hasta el que baña el yelo,
el mar de Taprobana, el indio suelo,
de la China respeta el blasón santo,
sin que pueda impedir sireno canto
las naves que arma tan divino celo.
El remoto ceilán, el chino, el persa,
bárbaro y moro sus laureles bajen
y la nación más última y diversa.
Ya no es posible que mi curso atajen,
porque no hay para el Rey fortuna adversa
si imita a Dios, porque es de Dios imagen.
  ¿Quién está ahí?


<<<
>>>

Pág. 081 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LEONEL:

Yo, señor.

REY:

¿No os mandé a todos que os vais
a comer?

LEONEL:

Vós lo mandáis
y yo tuviera a favor
  de la fortuna el poder
ir a obedeceros hoy,
mas a comer no me voy
por no tener qué comer.
  Ruy de Silva, y el Prior,
y los demás bien pudieron
irse a comer y ansí fueron
porque lo tienen, señor.
  Pero yo, cuando mandáis
que nos vamos a comer,
¿cómo os puedo obedecer
si de comer no me dais?

REY:

  Habeislo dicho tan bien
que despertastes mi olvido.
Una encomienda he tenido
guardada que os está bien.
  Vale cuatro mil ducados.

LEONEL:

Pues ya me voy a comer,
que es muy justo obedecer
vuestros reales mandados.


<<<
>>>

Pág. 082 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Vanse y salen DOÑA LEONOR y INÉS, DON JUAN DE SOSA y BELTRÁN.)
DOÑA LEONOR:

  Si pudiera hacer del llanto
palabras, tú conocieras
del alma que desesperas
cuánto amor obliga tanto.
Que te vayas no me espanto,
pues ya supe que debías
volver al centro en que habías
visto de tu parte el cielo,
ni de ver el presto vuelo
con que al bien llegan los días.
  Solo me espanta saber
que pueda en esta partida
conservar don Juan mi vida,
el pensar volverte a ver,
que ya como tu mujer,
bien puedo estar temerosa,
quisiera decir celosa,
mas no quiero que te alteres
porque en las propias mujeres
es siempre cansada cosa.
  Si te acordares de mí,
tal vez que ocioso te halles
destas rejas, destas calles
donde me viste y te vi,
piensa que una mujer fui
a quien dentro de tu casa
conquistaste, que la abrasa
mejor en toda ocasión
el doméstico ladrón,
que el que por la calle pasa.
  No pude yo defenderme,
portugués del alma mía,
de tu amorosa porfía
tan cerca de verte y verme,
huésped, pudiste vencerme.
Ansí de Eneas se escribe,
la mujer que le recibe
después se ha de hallar burlada,
que de ordinario la espada
rompe la casa en que vive.


<<<
>>>

Pág. 083 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

  No me olvidaré de ti,
bellísima castellana,
que noche, tarde y mañana
pienso pensar siempre en ti,
la palabra que te di
con mi nombre la firmé
presto a verte volveré
y me casaré contigo,
que el tiempo será testigo
de aquesta verdad y fee.
  Con tu rey queda tratado
su niña Isabel casar
con mi Príncipe y en dar
la nueva me va un estado.
Volveré con el cuidado
que del que tienes recibo,
con esta prisa me privo
de tus bellos ojos hoy,
porque piensa el Rey que estoy
puesto ya el pie en el estribo.

DOÑA LEONOR:

  ¡Ay, don Juan! ¿Si has de olvidarme?
Si has de ser hombre en la fee
y el estribo de ese pie,
ha de ser para dejarme,
quieres si quiera obligarme.
Mientras que no puedo verte,
con escribirme de suerte
que pierda a la ausencia el miedo,
mira mis ojos que quedo
con las ansias de la muerte.


<<<
>>>

Pág. 084 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

  Mal hace mi pensamiento
en dudar que he de escribir,
pues no he de poder vivir
con otro mantenimiento;
cartas vendrán por el viento
como a la patria el cautivo
y mientras ausente vivo
con la misma sangre sé
que escribiendo te diré,
señora, aquesta te escribo.

DOÑA LEONOR:

  Tu memoria será prueba,
mi bien, si me tratas mal.

DON JUAN:

Nació amor en Portugal,
no llevo allá cosa nueva.

DOÑA LEONOR:

Solo mi dolor te mueva
y un amor tan excesivo,
mientras de verte me privo.

DON JUAN:

Tú verás presto en mi carta
lo que siento cuando parta,
pues partir no puedo vivo,
  queda a Dios y él te me guarde.


<<<
>>>

Pág. 085 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DOÑA LEONOR:

Adiós, que cobarde estoy.

DON JUAN:

Lo que tardo en irme hoy
haces que en volver me tarde.

DOÑA LEONOR:

Soy como mujer cobarde
aunque en la firmeza fuerte.
Vete y déjame a la muerte
porque no puedo vivir
para mirarte partir,
cuanto más, volver a verte.
(Vanse DON JUAN y DOÑA LEONOR, y quedan BELTRÁN y INÉS.)

BELTRÁN:

  ¿Qué dices, señora Inés,
de aquesta triste partida?

INÉS:

¡Ay, Beltrán, ya no lo ves,
no tengo un hora de vida!

BELTRÁN:

¿Diré aquello de los pies,
de los estribos y acciones?

INÉS:

Cánsanme mucho razones
de poetas arrendajos.
Dime, Beltrán, tus trabajos
por tus propias invenciones.


<<<
>>>

Pág. 086 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

  ¡Ay, mi bien, que has de olvidarme!

INÉS:

¿Cómo, mi bien, si te adoro?

BELTRÁN:

Mira que podré vengarme,
si me pierdes el decoro,
con no volver a casarme.

INÉS:

Si hombre en mi vida mirare.

BELTRÁN:

Calla, Inés, que eres mujer.

INÉS:

Porque en eso no repare
tu amor dejaré de ser.

BELTRÁN:

¿De ser?

INÉS:

Sí.


<<<
>>>

Pág. 087 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

Tu intento pare,
  que cierta fábula trata
que un hombre quiso una gata,
de suerte, que cada día
a Júpiter le pedía,
con ofrendas de oro y plata,
  se la volviese mujer.
Júpiter lo vino a hacer
y estando el hombre casado
y ella sentada en su estrado,
viendo cantar y tañer,
  dicen que un ratón pasó
y apenas ella le vio
cuando corriendo tras él
le dio uñarada cruel
y al primero ser volvió.
  Pues aplico y digo, Inés,
que apenas verás después
de mi ausencia y tu desmayo
pasar un ratón lacayo
cuando uñarada le des.

INÉS:

  Mal conoces mi valor.

BELTRÁN:

Las postas de mi señor
han llegado; adiós, Inés.


<<<
>>>

Pág. 088 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


INÉS:

¿Escribirasme?

BELTRÁN:

Eso es
hablar de vicioso humor.
  Verso ha de haber como el brazo,
romance y esmeraldazo.

INÉS:

¿Qué nombre me has de poner?

BELTRÁN:

Inesilis yo he de ser.

INÉS:

¿Cómo, mi bien?

BELTRÁN:

Beltranazo.

INÉS:

  Pues adiós.

BELTRÁN:

¿Qué corazón
me basta en esta ocasión?

INÉS:

Hoy se acabó mi alegría.

BELTRÁN:

Acuérdate que eres mía
si pasare algún ratón.


<<<
>>>

Pág. 089 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Vanse y sale LEONEL DE LIMA, con hábito de Alcántara, y un CABALLERO.)
LEONEL:

  Ninguno como el Rey anda a caballo.

CABALLERO:

Él es en todo un príncipe perfeto.

LEONEL:

Dichoso el que merece ser vasallo
de un rey en quien jamás se halló defeto.

CABALLERO:

No pienso que es pasión, mas yo no hallo
su igual en Portugal.

LEONEL:

Tiene sujeto
para regir el mundo.

CABALLERO:

Qué gallarda.
está la plaza.

LEONEL:

Brava fiesta aguarda.
Los Reyes están ya en aquel tablado,
que cubierto de telas encarnadas
la frente adorna aquel dosel bordado,
y a ellos, pies de sillas y almohadas
el que miramos al siniestro lado,
que las tiene pajizas y moradas,
es para Benoy, por quien se han hecho
las fiestas.


<<<
>>>

Pág. 090 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CABALLERO:

Quiere el Rey mover su pecho.

LEONEL:

  Los Reyes vienen por aquesta calle.

CABALLERO:

A pie vienen, por Dios, y de la mano
trae a la Reina.

LEONEL:

¡Qué gallardo talle!

CABALLERO:

Préciase dél, que a pie no viene en vano.

LEONEL:

A los tablados van a acompañalle,
será razón.

CABALLERO:

Que bien lo grave, y llano
juntó naturaleza en un sujeto.

LEONEL:

Quiso formar en él un rey perfeto.
(Tocan música, sale acompañando RUY DE SILVA y el REY y el PRIOR DON JUAN y la REINA DE PORTUGAL, de las manos.)

RUY DE SILVA:

  Admirado está de ver
tantas ventanas compuestas,
la grandeza destas fiestas
no acaba de encarecer.


<<<
>>>

Pág. 091 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

  Tiene el bárbaro razón.

REINA:

Hoy es día que a cualquiera,
puesto que de España fuera,
le causara admiración.

REY:

  No tienen estos allá
destreza ni policía.

REINA:

Lisboa en esta alegría
en dos estremos está.
  De grandeza y de riqueza
todo es hermosura y oro.
(Dentro.)

VOCES:

¡Guarda el toro, guarda el toro!

RUY DE SILVA:

¡Huya, señor vuestra alteza!

LEONEL:

  Señor, en aquesta casa
puede vuestra alteza entrar.
(Huyen LEONEL, y RUY DE SILVA, y los demás, quedan los REYES solos.)

REINA:

¿Qué haré?

REY:

¿Cómo qué? Esperar.


<<<
>>>

Pág. 092 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


REINA:

¿Pues no veis que el toro pasa?
(Dentro.)

VOCES:

  ¡Guarda el toro, guarda el toro!

REY:

No importa, yo estoy aquí.
(Éntrese el REY, desnudando la espada y sale por otra parte, ahí grita dentro.)

REY:

Notable herida le di.

REINA:

Con justa causa os adoro.

REY:

  Pasad, bien podéis venir
y volverme a dar la mano.

REINA:

Turbada estoy.

REY:

No es en vano,
viendo nuestra gente huir.
(Sale RUY DE SILVA.)

RUY DE SILVA:

  ¿Por qué se quedaba ansí
en la calle vuestra alteza?

REY:

Porque la real grandeza
no sabe salir de sí.


<<<
>>>

Pág. 093 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale LEONEL.)
LEONEL:

  Estamos, y con razón,
afrentados deste caso,
era muy estrecho el paso
y grande la turbación.
(Sale el PRIOR.)

PRIOR:

  ¿Es posible que esto ha hecho?

REY:

¿Dónde bueno vais, Prior?

PRIOR:

A ver, invicto señor,
la grandeza dese pecho.
  Dejadme besar la mano
con que tal hazaña hicistes.
¡Qué brava herida le distes!

LEONEL:

Él prueba a correr en vano.
  Ya baña en sangre la calle.

RUY DE SILVA:

Don Juan de Sosa no diera
esta herida aunque saliera
vuestra alteza a celebralle.

REY:

  Es mucha la diferencia
de ir a caballo o a pie.


<<<
>>>

Pág. 094 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


RUY DE SILVA:

La diferencia se vee
en el ánimo y la ciencia,
  que donde no hay prevención
es el ánimo maestro.

REY:

Don Juan de Sosa es muy diestro,
y a hallarse en esta ocasión
  no sacara yo la espada.

PRIOR:

Bien sabe don Juan, señor,
dar a un toro con valor
o lanzada o cuchillada,
  mas son aciertos que en dallos
en buena fortuna están.

REY:

Sí, pero solo don Juan,
fidalgos, sabe acertallos.
(Vanse todos, excepto el PRIOR.)

PRIOR:

  Aunque yo me hubiera hallado
en la ocasión que he perdido
no estuviera más corrido.


<<<
>>>

Pág. 095 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale DON JUAN DE SOSA y BELTRÁN, de camino.)
DON JUAN:

A lindo tiempo he llegado.

BELTRÁN:

  Tu dicha es notable cosa.

PRIOR:

A mí me conviene hacer
como el Rey venga a entender,
que hay más que un don Juan de Sosa.
  Saldré a la plaza este día.
(Vase.)

DON JUAN:

Con el valor de quien soy
palabra, Beltrán, te doy
que esta esperanza traía.
haz ensillar mi alazán.

BELTRÁN:

¿Qué alazán?

DON JUAN:

Presto, Beltrán,
que está el Rey en el tablado.

BELTRÁN:

  ¿Tienes seso? ¿Estás en ti?
Cien leguas sin mudar sillas
en postas, que mil postillas
las postas han hecho en mí.
  En quitándote las botas
saldrás a la plaza.


<<<
>>>

Pág. 096 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

Advierte
que no se escusa una suerte.

BELTRÁN:

Tengo las alforjas rotas,
  tu solo salir concierta
porque si el toro me huele
me ha de encontrar, como suele,
quien halla la puerta abierta.

DON JUAN:

  Yo he de salir embozado
con una capa con oro.

BELTRÁN:

¿No era mejor ver el toro
con el Rey en el tablado?
  Recebir mil parabienes
de los fidalgos y damas;
siempre has de andar por las ramas,
mira que cansado vienes
  y que hay toro descortés
que no ha de tomar en cuenta
que vienes de venta en venta,
y que a Leonor viste un mes.
  Flaco estás, que en el color
se te ven las dos jornadas.

DON JUAN:

Dos veces, Beltrán, me enfadas:
una en hablar de Leonor
  y otra en querer que no salga;
desta grita no te alteras.


<<<
>>>

Pág. 097 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

Pues en tu error perseveras,
tu misma fuerza te valga.
  Caballo y capa con oro
voy volando a prevenir,
pero yo pienso dormir.
(Dentro.)

VOCES:

¡Guarda el toro, guarda el toro!
  ¿Quién es este? El gran Prior.

DON JUAN:

Ya el Prior sale a la plaza
presto.

BELTRÁN:

Todo me embaraza,
¿no era más justo, señor,
  ir a ver a doña Clara?
(Dentro.)

VOCES:

¡Bravo Ruy de Silva viene!

DON JUAN:

Todo el mundo lugar tiene
y en mi ausencia se declara.
(Dentro.)


<<<
>>>

Pág. 098 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


VOCES:

  Don Gonzalo de Meneses
sale agora muy galán.

DON JUAN:

Bestia, dame mi alazán.

BELTRÁN:

Que a matar toros vinieses
  desde Toledo a Lisboa...

DON JUAN:

¿No tendrá en ausencia mía
hidalgo la bizarría
de que mi patria me loa?
(Vase.)

BELTRÁN:

  Yo pienso, mientras por fama
sales a tal desatino,
matar un toro de vino
y derriballe en la cama.


<<<
>>>

Pág. 099 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Vanse, y salen DOÑA CLARA y ESPERANZA.)
DOÑA CLARA:

  Pensamientos atrevidos
pero muy bien empleados.
Cuidados para cuidados
aun apenas merecidos;
aunque vais desvanecidos
subid adonde os resista
el alma al sol que conquista
con tan dulce desvarío,
que yo misma que os envío,
os vengo a perder de vista.
  A lo menos no diréis,
aunque de méritos faltos,
que os pude subir más altos
que la esfera que tenéis;
lo que espanta es que duréis.
En tanta desconfianza,
ardiendo tan sin mudanza,
que hacéis el alma crisol,
porque es llover y hacer Sol
querer bien sin esperanza.
  De manera amor me trata,
que con quitarme la vida
os estoy agradecida
por la causa que me mata,
fuera a mis ojos ingrata,
si de tanta gloria llenos
de morir los viera ajenos,
que no hay vida que se iguale
con muerte que tanto vale,
que estimo la vida en menos.


<<<
>>>

Pág. 100 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ESPERANZA:

  Pienso que te has de volver
de ese pensamiento loca.

DOÑA CLARA:

La causa que me provoca,
¿qué otro efeto puede hacer?

ESPERANZA:

Ya que el antiguo querer
de don Juan de Sosa ausente
no templa el loco accidente,
de los amores del Rey.

DOÑA CLARA:

De amor, Esperanza, es ley
que viva el amor presente.
  Desde la noche que vi
del Rey el bizarro talle
acuchillando en la calle
aquellos hidalgos di
en imaginar en mí
sus heroicas perfeciones.
Ponerse el alma en razones
con la memoria es error,
porque engendra un amor
de dos imaginaciones.
  Con ausentarse don Juan
y ver el Rey estos días
crecieron las ansias mías
hasta el estado en que están;
estos cuidados me dan
una perezosa muerte
que en vida se me convierte.
El Rey no me ha de querer,
mas yo tengo el padecer
por la más dichosa suerte.
  Dos alas dicen que tiene,
Esperanza, el corazón,
y con aquel aire son
quien le alienta y entretiene.
Si el mío a templar se viene
con tanto fuego de amor,
es porque en este rigor
esta templanza le dan,
que de alas sirviendo están
su grandeza y mi temor.


<<<
>>>

Acto III
Pág. 101 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


 

(Sale LEONEL.)
LEONEL:

  Como ayer te prometí
el referirte la fiesta,
aunque apenas acabada,
quiero que la fiesta sepas.

DOÑA CLARA:

No me las cuentes, Leonel,
que ya no hay fiestas que sean
de más que esto para mí
que las glorias de mis penas.
Estarían, ¿quién lo duda?,
los Reyes con la grandeza,
que suele el Sol y la Luna,
que son las luces más bellas.
Ella en su esfera de plata
y él en su dorada esfera,
guarnecidos los tablados
de ricas bordadas telas
y vertiendo amor mil flores
en las damas portuguesas.

LEONEL:

Parece que las has visto
de la suerte que las cuentas.


<<<
>>>

Pág. 102 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DOÑA CLARA:

El rey negro en su tablado
admirado de que tenga
del mundo la parte blanca
que conquistar en la negra.
Entrarían mil fidalgos
con notable gentileza
a pedir fama a los toros
haciendo suertes diversas.
¿Puede ser más?

LEONEL:

No dirás
por más que presumas dellas,
en quién sería un fidalgo
que entró embozado en las fiestas
con una banda de nácar
y una capa de oro.

DOÑA CLARA:

Espera,
¿era el Prior?

LEONEL:

No, por Dios.

DOÑA CLARA:

¿Fue don Alonso de Almeida?

LEONEL:

Menos.


<<<
>>>

Pág. 103 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DOÑA CLARA:

¿Ruy de Silva?

LEONEL:

No,
porque el Silva entró en silla
y ha hecho con un rejón
que bese el toro la tierra.

DOÑA CLARA:

¿Fue acaso el embajador
de Castilla?

LEONEL:

No fue a ellas,
porque le falta salud.

DOÑA CLARA:

¿Fue Valentín de Ferreira
o Vasco de Acuña?

LEONEL:

No.

DOÑA CLARA:

¿Lope de Melo?

LEONEL:

No aciertas.

DOÑA CLARA:

Doime por vencida.


<<<
>>>

Pág. 104 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LEONEL:

Fue
don Juan de Sosa, no tengas
por fábula lo que digo,
que con mayor gentileza
no ha entrado en plaza de toros
hombre que se precie della,
después, en fin, de mil suertes,
que aún la envidia las celebra.
Se fue a apear al tablado
adonde el Rey y la Reina
le han hecho notables honras.
¿No me dices que te huelgas?

DOÑA CLARA:

Si no me huelgo, Leonel,
¿para qué quieres que mienta?

LEONEL:

¿Déceslo de veras?

DOÑA CLARA:

Sí,
que ausencias hablan de veras.

LEONEL:

Pues en tu casa le tienes
con la misma gentileza
que entró gallardo en los toros.


<<<
>>>

Pág. 105 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Salga DON JUAN DE SOSA con capa de oro, bandera nácar, borceguíes, chinelas, como de juego de cañas.)
DON JUAN:

¿Hay quien dé la norabuena
a un hombre que de Castilla
corrió la posta cien leguas
solo por ver una dama
más clara que las estrellas?

DOÑA CLARA:

La plaza debió de ser
esa dama, que aun apenas
llegó de Castilla aquí
cuando embozado fue a vella.

DON JUAN:

¿Quién no había de pensar
que estaba en tan grande fiesta
vuesa merced? Que si fui
a la plaza fue por verla.

LEONEL:

Buenos estáis, por mi vida,
después de tan larga ausencia.

DOÑA CLARA:

¿Pues cómo habemos de estar,
hay cosa alguna que tenga
don Juan en aquesta casa?

DON JUAN:

¿El alma es prenda pequeña?


<<<
>>>

Pág. 106 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DOÑA CLARA:

¿El alma? ¿Y es prenda el alma
que algún instante se deja?
Su alma llevó a Castilla
el señor don Juan.

DON JUAN:

Bien fuera
no dejalla a quien ahora
que se la he dejado niega.

DOÑA CLARA:

Hablemos de la salud,
que esto del alma es materia
para solo el purgatorio.

DON JUAN:

¿Donaires después de ausencias?

DOÑA CLARA:

¿Pues cuándo he tenido yo
con vuesa merced más veras?

LEONEL:

¿Mas qué aguardáis a que os deje?

DOÑA CLARA:

Antes seré la primera
que me vaya porque habléis,
pues adonde se profesa
tanta amistad habrá cosas
que más importancia tengan.
(Vase DOÑA CLARA.)


<<<
>>>

El principe perfecto I:107

Pág. 108 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

¿Esto es venir de Castilla?

LEONEL:

En fin, rondando las puertas
todas las noches por vós,
no he visto una sombra en ellas,
¿si son celos castellanos?

DON JUAN:

Esos presumo que sean.

LEONEL:

¿Habeisle dado ocasión?

DON JUAN:

¿Cómo es posible que sepa
lo que ha pasado en Toledo?

LEONEL:

No veis que son estafetas
del alma los pensamientos
y van y vuelven con nuevas.
Volved a hablarla mañana.

DON JUAN:

De aquí a mañana no queda
para la vida remedio,
ni para el amor paciencia.
¿Hablaste con Esperanza,
Beltrán?

BELTRÁN:

Aquí hablé con ella
y con Esperanza hablé
sin esperanza en mi ausencia.


<<<
>>>

Pág. 109 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

¿Qué te dijo?

BELTRÁN:

Puesto el labio
como quien tañe corneta
me dijo que de su ama
era aforro y entretela,
dando a entender que en el modo
que se visten juntas era
la entretela de su gusto.

DON JUAN:

Y mi amor, Beltrán, la tela
de Penélope, que en fin
si día y noche se cuenta
cuanto la presencia hizo
tanto deshizo la ausencia,
vamos, Leonel, a Palacio,
que quiero hallarme en la cena
del Rey, que querrá saber
de Castilla cosas nuevas
y para mí lo son tanto
los desdenes y soberbias
de Clara que han de matarme
si en matarme persevera.

LEONEL:

Satisfacerle los celos,
que con eso se contentan
las mujeres ofendidas.

BELTRÁN:

¿Ahora vas a la cena
del Rey? Duerme, que por Dios
que es tu corazón de piedra.

DON JUAN:

Vete borracho a dormir.

BELTRÁN:

Si yo tan dichoso fuera
no hubiera entrado en la plaza,
que buen desgarrón me cuesta.


<<<
>>>

Pág. 110 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen DOÑA LEONOR y INÉS con mantos.
INÉS:

  ¿Quién te dijera que habías
de venir a Portugal?

DOÑA LEONOR:

No puede haber largo mal
siendo tan breves los días.
  Casose, Inés, en Sevilla,
donde está el rey castellano,
el Príncipe lusitano
con la infanta de Castilla.
  Mi padre, el Comendador,
en su servicio venía;
escribile yo que hacía
su ausencia falta a mi honor
  y de Toledo a Lisboa
me ha traído como ves,
ciudad que en España, Inés,
tan justamente se loa,
  donde pienso que podré
ver aquel mi dueño ingrato,
falso en el alma, en el trato,
en las obras y en la fee.
  Ves lo que dijo al partir,
que con sangre escribiría,
pues tinta desde aquel día
le faltó para escribir.
  Nunca más vi letra suya.


<<<
>>>

Pág. 111 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


INÉS:

Mudó tierra, no te espantes,
aunque burlas semejantes,
calidad y sangre tuya
  mal las pueden admitir.

DOÑA LEONOR:

Aun bien que estoy en lugar
donde no habrá que esperar,
que se acuerde de escribir.
  Rey es don Juan tan temido
por su justicia que hará
que se cumpla lo que está
bien firmado y mal cumplido.

INÉS:

  ¡Ay, señora! ¿Tú no ves
que es su privanza don Juan?

DOÑA LEONOR:

En aquesta aldea están
bautizando un rey, Inés,
  donde me dijo un criado,
que podré ver un traidor
de quien se queja mi amor
y está mi honor agraviado.


<<<
>>>

Pág. 112 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


INÉS:

  Este palenque se ha hecho
para que pasen.

DOÑA LEONOR:

Aquí
veré la llama que vi
para incendio de mi pecho.
(Tocan música, y salen por un palenque RUY DE SILVA, LEONEL y el PRIOR y DON JUAN DE SOSA, con fuentes y aguamaniles, y el REY, BENOY vestido de cristiano, las damas, y los reyes, y BELTRÁN detrás.)

REY:

  Dad muchas gracias a Dios,
que os dejó ver este día.

BENOY:

Es natural deuda mía
dar gracias a Dios y a vós,
  Y es forzosa obligación.

REY:

¿No estáis contento?

BENOY:

De modo
que porque no salga todo
hago fuerza al corazón.
  Negro nací pero ya
más blanco estoy que la nieve.

DOÑA LEONOR:

De suerte el alma se atreve,
que tras sus ojos se va.


<<<
>>>

Pág. 113 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


INÉS:

  ¡Qué galán viene don Juan!

DOÑA LEONOR:

Si las galas son cuidado
y él viene tan descuidado,
no puede venir galán.

INÉS:

  Si es el cuidado de sí,
antes con cuidado viene.

DOÑA LEONOR:

Digo yo que no le tiene,
pues no lo tiene de mí.

INÉS:

  Bravamente nos burló,
pero los Reyes se van.
(Vanse por la misma orden, y queda DOÑA LEONOR y INÉS, y detienen a BELTRÁN.)

DOÑA LEONOR:

Inés, ¿este no es Beltrán?

INÉS:

La librea me engañó.

DOÑA LEONOR:

  ¿No ves que viene de fiesta?

INÉS:

¿Oís fidalgo?

BELTRÁN:

¿Quién ye?


<<<
>>>

Pág. 114 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


INÉS:

Una muller que vós quer
falar.

BELTRÁN:

Decei o que resta.

INÉS:

  Traidor en mi lengua di.
¿Conócesme? ¿Qué me miras?
Inés soy, ¿de qué te admiras?

BELTRÁN:

Pensando estoy que te vi
  en África, pero no,
en los Algarves sospecho.

INÉS:

Sombra ingrata de aquel pecho
que en Castilla amaneció,
  y anocheció en Portugal,
¿aún niegas que me conoces?

BELTRÁN:

Castellana, no des voces,
que en público suenan mal.
  ¿Qué viento desatinado
te trajo aquí? ¿De qué nube
caíste?

INÉS:

Por darte estuve,
pícaro desvergonzado,
  cuando te vi hacer de nuevas,
un cachete castellano.


<<<
>>>

Pág. 115 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

Detén, bella Inés, la mano,
que todas estas son pruebas
  de tu ausencia y de mi amor;
dime quién te trajo aquí.

INÉS:

Mira, perro, que está allí.

BELTRÁN:

¿Quién?

INÉS:

Bueno, doña Leonor,
  que el comendador Fadrique,
su padre, viene sirviendo
a la Infanta.

BELTRÁN:

No pretendo
disculpa, sino que aplique
  ese pie todo el chapín
a esta boca.

DOÑA LEONOR:

En fin, Beltrán,
en verte he visto a don Juan,
y de mi desdicha el fin,
  que si tú no conociste
a Inés, mal puedo esperar
que me conozca.


<<<
>>>

Pág. 116 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

El burlar
en el propio humor consiste.
  Don Juan te adora.

DOÑA LEONOR:

Harto bien
se conoce en su cuidado,
¿qué hombres propios me ha enviado
y qué regalos también?
  ¿Qué cartas o qué memorias?

BELTRÁN:

Tiénele el Rey ocupado,
que estos días han llegado
mil nuevas y mil vitorias.
  Que en África se han rendido
las costas que el Rey desea.
Fuera deso ha proveído
  las armadas, que ya van
a fundar una famosa
ciudad que llaman Graciosa,
entre las peñas que están
  sobre el río del Alarache
para resistir al Moro.
Naves, cartas, plata y oro,
no hay otro que los despache
  en palacio si no es él;
mira si está disculpado.


<<<
>>>

Pág. 117 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DOÑA LEONOR:

Amor nunca está ocupado,
que si amor hubiera en él
  hurtara el tiempo a las horas,
a la mesa, al sueño.

BELTRÁN:

Presto
verás que su amor honesto
y su pretensión desdoras.
  Él ha de ser tu marido.

DOÑA LEONOR:

Ahora bien queda con Dios.

BELTRÁN:

Yo sé que en viéndoos los dos
no te quejarás de olvido.

DOÑA LEONOR:

  Camina, Inés por aquí.

INÉS:

¿Adónde vas dese modo?

DOÑA LEONOR:

A ver la parte o el todo
adonde el alma perdí.
(Vase DOÑA LEONOR.)

INÉS:

  Bien dices, porque topar
con aqueste majadero
es ver la horca primero
que la cerca del lugar.


<<<
>>>

Pág. 118 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

  ¿Qué le digo? Tiene ahí
la cédula que en Toledo
le di, porque ya no puedo
menos que negarla aquí.

INÉS:

  ¡Vaya, señor ganapán,
dale vicio la librea!
(Vase INÉS.)

BELTRÁN:

Que vaya o que venga, crea
que tarde o nunca verán
  cumplido lo que desean.
Yo he llegado hasta palacio,
mi amo estaré de espacio,
dudo que agora le vean.
  Quiero entrar a prevenir
esta desdicha.
(Sale DON JUAN DE SOSA.)

DON JUAN:

¿Es Beltrán?

BELTRÁN:

No estás sin causa galán,
las galas han de lucir
  hoy en unos ojos bellos.

DON JUAN:

¿Quién te ha dicho bien de mí?


<<<
>>>

Pág. 119 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

Una dama.

DON JUAN:

¿Cómo ansí,
para que me abrase en ellos?
  Mas dudo que doña Clara
parezca bien cosa mía.

BELTRÁN:

Bien desdeñarte porfía,
ya que no hieres, repara,
  que aquí está doña Leonor
con la reverenda Inés.

DON JUAN:

¿Qué doña Leonor?

BELTRÁN:

¿Quién es?
La castellana, señor,
  hija de aquel caballero,
que sois parientes los dos.

DON JUAN:

Pues, Beltrán, mal te haga Dios,
que es partir del mal que espero,
  ¿la hija de don Fadrique
en Portugal?

BELTRÁN:

Con la Infanta
viene su padre.


<<<
>>>

Pág. 120 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

¡Que tanta
desdicha el cielo me aplique!
  Después de celos tan graves
de Clara.

BELTRÁN:

¿Qué hemos de hacer
destas casas de alquiler
con las cédulas que sabes?

DON JUAN:

  Cuando cédula le di,
eso de cumplilla es sueño;
fue, Beltrán, que era mi dueño,
mas no que era para mí.
  Retírate, que ha salido
su alteza.

BELTRÁN:

Afuera te espero.
(Vase BELTRÁN; sale el REY.)

REY:

Proseguir mañana quiero
el principio prevenido.
  ¿Es don Juan?


<<<
>>>

Pág. 121 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

Aquí, señor,
a vuestra alteza esperaba.

REY:

De dar principio trataba
al fundamento mayor.
  Del Hospital de Lisboa
con ricas medallas de oro.

DON JUAN:

Pondréis seguro el tesoro
donde más se estima y loa.
  ¿Qué nombre, señor, le dais?

REY:

La Misericordia.

DON JUAN:

Es justo,
dícenme que os dio disgusto,
la embajada en que tratáis
  cómo se han de repartir
los mares que abrió Colón.

REY:

Yo perdí buena ocasión,
pues pudiéndome servir
  de Colón en esta empresa,
perdimos, por no admitilla,
un mundo que dio a Castilla,
de que ya tarde nos pesa.


<<<
>>>

Pág. 122 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

  Otro mayor os darán
presto vuestros capitanes.

REY:

Embajadores galanes
en este concierto están
  para el nuevo mundo indiano,
que han de partirse en rigor.

DON JUAN:

¿Cómo galanes, señor?

REY:

Uno es cojo y otro es vano.

DON JUAN:

  ¿Y qué dijo vuestra alteza?

REY:

Que no resolvía nada,
porque en aquesta embajada
ni hallaba pies ni cabeza.

DON JUAN:

  Discretamente, por Dios.

REY:

Yo me quiero retirar;
mañana habemos de hablar
en un negocio los dos.

DON JUAN:

  Vuestro esclavo soy.

REY:

Mi amigo
sois y como a tal os quiero.
(Vase el REY, queda DON JUAN.)


<<<
>>>

Pág. 123 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

Terribles daños espero
deste forzoso enemigo.
  ¿Qué haré para que Leonor
no prosiga con su intento,
pues comienza el casamiento
donde se acaba el amor?
  Yo quiero a Clara. ¿Qué haré
para que Leonor me deje
de suerte que no se queje
de la mal guardada fe?
  Mas será tiempo perdido
que en este vano cuidado
cuanto de Leonor amado
soy de Clara aborrecido.
  Olvídome en esta ausencia,
celos debieron de ser,
que si obligan a querer
debe de ser en presencia.
  No querría que Leonor,
si con desdenes la trato,
diese cuenta de mi ingrato
término al Comendador
(Llaman a la puerta todas las veces que lo dirán los versos.)
  y el al Rey. Ruido siento;
¿si está en su oratorio? No,
ya pienso que se acostó
otra vez y en su aposento.
  Quiero irme, que si sale
no es bien que me vea aquí.


<<<
>>>

Pág. 124 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Vase DON JUAN y sale el REY, con una espada desnuda y una vela.)
REY:

¿Quién llama? ¿Quién está ahí?
¿Hay confusión que a esta iguale?
  ¿Si es don Juan que aún no se fue?
¿Quién llama? Quiero llamar,
mas no es justo alborotar
hasta que otro golpe dé.
  Otra vez, hola, ¿quién es?
¿Pero qué dudo de abrir?
Pues puedo verle salir
y sea quien fuere después,
  aunque en ser en mi aposento
me ha causado gran temor,
mas la fuerza del valor
anima al atrevimiento,
  y si conjurados son
morir la espada en la mano,
yo abro.
(Abre el REY una puerta que ha de haber en el tablado, y salga el que cayó muerto al principio con el mismo vestido y con máscara de difunto, empuñando la espada.)
¿Eres cuerpo vano,
o fantástica ilusión,
  o eres sombra de mí mismo,
que con esa luz se causa?
Entra, pues, dime la causa,
que aunque del obscuro abismo
  vengas, no has de hallar temor
en este pecho, ¿quién eres?


<<<
>>>

Pág. 125 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MUERTO:

Huélgome que no te alteres.

REY:

Mal conoces mi valor.

MUERTO:

  Un hombre soy, rey don Juan,
a quien tú mismo mataste
una noche que rondaste.

REY:

¿Pues qué cuidados te dan
  este deseo de hablarme?

MUERTO:

Cosas de mi alma son.

REY:

Habla.

MUERTO:

No es esta ocasión
en que puedo declararme,
  que la Reina está despierta.
¿Atreveraste a seguirme?

REY:

¿No me ves seguro y firme?
Vuelve el rostro hacia esa puerta,
  que un mozo quiero llamar
de mi cámara. ¡Ah, García!


<<<
>>>

Pág. 126 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale GARCÍA, mozo de cámara.)
GARCÍA:

Señor.

REY:

¿Dormías?

GARCÍA:

Dormía,
que tardas mucho en rezar.

REY:

  Dame una capa y sombrero,
y toma esa luz allá.

GARCÍA:

¿Es hombre aquel?

REY:

Sí será,
bien ves que a escuras te espero.
(Vase.)

MUERTO:

  Valor soberano tienes.

REY:

¿Dónde me quieres llevar?

MUERTO:

Aquí orillas de la mar.

REY:

García.

GARCÍA:

Señor.

REY:

¿No vienes?


<<<
>>>

Pág. 127 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Salga GARCÍA, con capa y sombrero.)
GARCÍA:

  Aquí tienes lo que pides.

REY:

Vete.

GARCÍA:

¿Dónde vas, señor?

REY:

Vete, necio.

MUERTO:

Tu valor
con tu nacimiento mides.
  Sígueme.

REY:

Parte delante,
que con la espada en la mano
y las armas de cristiano
no hay ilusión que me espante.
(Vanse y sale DOÑA CLARA y LEONEL DE LIMA, de noche.)

LEONEL:

  Mucho me admiro de verte
a las puertas de palacio
pasado el mayor espacio
de la noche.

DOÑA CLARA:

Desta suerte
  me trae cierto imposible,
que en estas puertas adoro.


<<<
>>>

Pág. 128 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LEONEL:

Mucho desdice al decoro
de tu valor invencible
  seguir de aquesta manera
los amores de don Juan.

DOÑA CLARA:

Otros amores me dan
más dulce muerte y más fiera,
  y con palabra segura
de caballero, Leonel,
sabrás el dueño crüel
del error de mi locura,
  que aunque me obliga don Juan,
no es el don Juan que decís.

LEONEL:

El seguro que pedís,
mi amor y palabra os dan.

DOÑA CLARA:

  Yo quiero al mayor señor
de Portugal.

LEONEL:

¿Al Rey?

DOÑA CLARA:

Sí,
desde que una noche vi
a mi puerta su valor.

LEONEL:

  Si a vuestras puertas le vistes
ya no me espanto que andéis
por las suyas.


<<<
>>>

Pág. 129 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DOÑA CLARA:

Vós tenéis,
que una vez me lo dijistes,
  lugar, Leonel, con el Rey.
¿Queréis hacer de manera
que sepa mi amor?

LEONEL:

Quisiera
que fuera entre amigos ley,
  mas quejarase don Juan
si por ventura lo entiende.

DOÑA CLARA:

Ya don Juan no me pretende
que otros cuidados le dan
  soledades de Castilla.
(Salen el REY y el PRIOR.)

REY:

Huelgo de haberos hallado.

PRIOR:

De lo que me habéis contado,
la sombra me maravilla,
  no vuestro valor, señor.

REY:

Topar vuestra Cruz ha sido
dicha, pues me ha defendido
del daño de aquel temor.


<<<
>>>

Pág. 130 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PRIOR:

  Si en cimenterios andáis,
cruces, señor, toparéis.
¿Y qué os dijo?

REY:

Allá sabréis
lo que aquí me preguntáis,
  mas quiero daros cuidado
en que hagáis decir por él
ciertas misas.

DOÑA CLARA:

¡Ay, Leonel,
con don Juan habemos dado!

LEONEL:

  Dices bien, mas en el talle
es el Rey.

REY:

¿Quién va?

LEONEL:

Señor.

REY:

¿Leonel?

LEONEL:

Sí, señor.


<<<
>>>

Pág. 131 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

Amor
siempre suele disculpalle,
  mas no de aquesta manera,
¿dónde esa mujer lleváis?

LEONEL:

Si amor, señor, disculpáis,
disculpa. Esta dama espera,
  que os viene a buscar a vós.

REY:

¿A mí?

LEONEL:

Las más noches viene
a ver estas puertas.

REY:

Tiene
mal gusto, Leonel, por Dios.

LEONEL:

  Una noche que don Juan
os llevó a ver a su dama
le enamoró vuestra fama.

REY:

Muy olvidadas están
  mis mocedades en mí,
pero admírame que hablé
esta noche a quien maté
esa misma que la vi.


<<<
>>>

Pág. 132 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LEONEL:

  ¿Al muerto?

REY:

Bajad la voz,
cuando ese gusto tuviera,
verla esta noche me diera
agüero de un caso atroz.
  ¿A señora doña Clara?

DOÑA CLARA:

Mi rey y señor.

REY:

Teneos,
agradezco los deseos
que aquí Leonel me declara.
  Pero la palabra os doy
que desde el día que fui
Rey solo el nombre admití
de quien justamente soy.
  Ya no estoy para galán,
pero cuando lo estuviera,
también sé que no le hiciera
tan grande ofensa a don Juan,
  que es honrado caballero,
y mi amigo, y me llevó
a vuestra casa, a quien yo
hacer agravio no espero.
  Llevad, Leonel, esta dama
con seguridad, que soy,
como puedo, desde hoy
galán de sola su fama.
  Y de ser su defensor
desde aquí quiero ofrecelle,
que es muy justo agradecelle,
que nos tenga tanto amor.


<<<
>>>

Pág. 133 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DOÑA CLARA:

  Humillen a tu grandeza
las montañas orientales
al pie de sus minerales,
de su altura la cabeza.
  Bese tus plantas el moro
de Tarudante y Marruecos
y hasta el Sol lleve los ecos
tu fama en sus alas de oro.
  De tu nombre soberano,
pues con solas dos razones
aplacaste las pasiones
deste amor tan loco y vano.
  Acepto el nombre, señor,
de defensor y te ruego,
que aquí me defiendas luego
de ti, de mí y de mi amor.
  De ti, contra tu valor,
de mí, contra mi deseo,
y de amor contra el empleo
de su mismo defensor,
  que defendiéndome aquí,
como tu valor procura,
quedaré, señor, segura
de ti, de amor y de mí.
  Y prometo, gran don Juan,
al favor agradecida,
de no tener en mi vida
otro amor ni otro galán.


<<<
>>>

Pág. 134 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Váyase DOÑA CLARA y LEONEL, y quedan el REY y el PRIOR.)
REY:

  Prior.

PRIOR:

Señor.

REY:

¿Qué he de hacer?
Toda esta noche es visiones.

PRIOR:

Alejandros, cipiones
pueden su laurel romper,
  aunque de castos altivos.

REY:

Acostarme es lo mejor
toda esta noche, Prior;
me buscan muertos y vivos,
  No son de temer los muertos,
los vivos son de temer
y deseos de mujer
son vivos peligros ciertos.
  Los muertos piden, Prior,
misas y satisfaciones,
y los vivos ocasiones
donde se pierde el honor.


<<<
>>>

Pág. 135 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Vanse y sale DON JUAN DE SOSA.)
DON JUAN:

  Aborrecí querido y olvidado,
quiero por condición de amor injusto,
que la satisfación causa disgusto
y la sospecha enciende un pecho helado.
A quien me quiere olvido y desamado
adorar un desdén tengo por justo,
tal es la diferencia con que el gusto
desprecia amado y quiere despreciado.
Amor que los deseos satisface
ya no es amor, sino amoroso empleo,
que quiere aquello que su gusto hace.
pues por tan claras esperiencias veo,
que en la dificultad el amor nace
y en la facilidad muere el deseo.
(Salga BELTRÁN.)

BELTRÁN:

  Dos hombres están aquí.

DON JUAN:

¿Dos hombres?

BELTRÁN:

Dos hombres digo,
que en una letra es muy grande
la diferencia.

DON JUAN:

¿Es oficio
para con el Rey, Beltrán,
o limosna?


<<<
>>>

Pág. 136 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

No he sabido
qué quieren; que no es limosna
de sus tallazos lo afirmo.
Mantos delgados y olor,
que mujeres y tocino
por el olor dicen luego
o la fineza o el vicio.
A los dobleces del manto
se asomó por un resquicio
un ojo como un diamante,
brillaba de puro fino;
Doña Clara me parece.

DON JUAN:

Bestia rompe el frontispicio
desa puerta en duda, y di,
que entre aquel ángel divino.

BELTRÁN:

¿Divino?

DON JUAN:

Humano lo quiero,
loco es amor, él lo dijo.


<<<
>>>

Pág. 137 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Salen DOÑA LEONOR y INÉS, con mantos.)
DOÑA LEONOR:

¿Estáis solo?

DON JUAN:

Solo estoy;
mirad, señora, en qué os sirvo,
pues queréis honrar mi casa.

DOÑA LEONOR:

¿No me conocéis?

DON JUAN:

No quito
las cortinas a mis ojos
mientras que los vuestros miro,
con las de ese negro manto.

BELTRÁN:

¿Y ella no corre un poquito
la sobrevaina a la hoja
o al ojo?

INÉS:

¡Paso, hipogrifo!

BELTRÁN:

¿Hipogrifo?

INÉS:

¿No es caballo?

BELTRÁN:

Con alas.


<<<
>>>

Pág. 138 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


INÉS:

Luego bien digo,
pues es caballo con alas
un necio favorecido.

DON JUAN:

Descubra vuesa merced
el rostro, se lo suplico.

DOÑA LEONOR:

Veisle aquí.

DON JUAN:

Válgame Dios.

BELTRÁN:

Descubra, dama, le pido
el retablo, aunque haya diablo
a los pies de San Benito,
o sayón del rey Herodes;
ni inocente soy, ni niño.

INÉS:

Este es mi rostro, Beltrán.

BELTRÁN:

¡Válgame Santo Domingo!

DOÑA LEONOR:

¡Tanta admiración! ¿Qué es esto?,
¿qué os ha dado?, ¿qué habéis visto?
Pesaos de verme, pues yo
no he venido a deserviros,
acuérdome que en Toledo
de otra suerte os recebimos
en mi casa, mas hay gastos
que se olvidan del recibo.
Gastado estáis, como dicen
en vuestra lengua.


<<<
>>>

Pág. 139 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

No ha sido
ingratitud, sino amor,
y el veros tan de improviso.

DOÑA LEONOR:

¿Ansí que os habéis turbado?
No había en ello caído.
Traed, don Juan, a vuestro amo,
al señor don Juan, ¿oíslo?,
dos tragos de agua de azar,
que en Lisboa lo hay muy fino,
y perdonadme que os mande,
que me habían prometido
ser de aquesta casa dueño.

DON JUAN:

Y yo estoy muy ofendido
de que hayáis venido ansí,
de mi calidad os digo
que ya no podré casarme
con quien como vós se vino
de Castilla a Portugal,
ni querrá el Rey a quien sirvo
darme licencia, si sabe
tan estraño desatino.

DOÑA LEONOR:

Yo confieso que el quereros,
grande desatino ha sido,
pero no el venir, que yo
vengo con mi padre mismo.
Sirviendo a la Infanta viene,
y es tan bueno y es tan limpio
como aquella cruz lo muestra,
y estará muy ofendido
si sabe que a un escudero
le doy por yerno.


<<<
>>>

Pág. 140 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

Confirmo
vuestra locura con eso,
tiempo habrá de persuadiros
a lo que fuere razón.
Quedad con Dios, que al Rey sirvo
y he de hallarme al levantarse.
(Vase.)

DOÑA LEONOR:

¿Esto escucho? ¡Oye, enemigo,
oye, traidor!

INÉS:

¿Y él también
se va tan presto?

BELTRÁN:

Yo sirvo
al caballo de mi amo,
y dícenme sus relinchos
que ya querrá levantarse.
(Váyase.)

INÉS:

¿Qué dices?

DOÑA LEONOR:

Pierdo el juicio,
estoy por salir de aquí
dando voces, dando gritos.
¿Hay tal maldad?

INÉS:

¡Y el bellaco
del Beltrán, con qué artificio
no conocerme fingió!


<<<
>>>

Pág. 141 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DOÑA LEONOR:

Hallar un amante tibio
tras una ausencia no es mucho,
pero ingrato y fementido,
y descortés... ¡Muerta soy!
¿Cuándo en el mundo se ha visto?
Échate el manto en el rostro
y sígueme.

INÉS:

No te pido
más de que mires tu honor.

DOÑA LEONOR:

No hay honor si no hay juicio.
(Vanse, y salen DON JUAN, RUY DE SILVA y otros vistiendo al REY.)

REY:

  ¿Y cómo en efeto os va
de amores de doña Clara?

DON JUAN:

Tan mal que solo repara
en los celos que me da.

REY:

  ¿Y qué causa habrá tenido?

DON JUAN:

Ser yo ausente, ella mujer.

REY:

A otro debe de querer,
pues os ha puesto en olvido.


<<<
>>>

Pág. 142 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

  ¿Sabe deso vuestra alteza?

REY:

Por mi vida procurad,
pues no os tiene voluntad,
de no sufrir su aspereza.
  Más firmes los hombres son;
a Castilla os envié,
pero nunca me olvidé
de teneros afición.

DON JUAN:

  Mil veces los pies os beso
y os certifico, señor,
que esa merced y favor
os pago con grande exceso.

REY:

  A una doncella tenía
cargo un hombre que murió;
anoche lo supe yo
y remediarlo querría.
  Dareos cuatro mil ducados
y las señas de la casa,
pues si con esto se casa,
quedan los dos remediados.
  Él, pues la palabra dio
y ella por quedar ansí.


<<<
>>>

Pág. 143 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

Algo sabe el Rey de mí,
que esta materia tocó,
  porque como es tan discreto,
cuando favorece más
(Sale el PRIOR.)
es para reñir.

PRIOR:

¿Ya estás
levantado?

REY:

Estoy inquieto,
  no he dormido bien, Prior,
y a la cárcel quiero ir.
¿Qué hay nuevo?

PRIOR:

Que oí decir
al embajador, señor,
  que la reina de Castilla
un recado os enviaba.

REY:

¿Cómo?

PRIOR:

Que ver deseaba,
por otava maravilla,
  a Lisboa solamente
con veinte de a mula.


<<<
>>>

Pág. 144 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

Bien,
mas decid vós que le den
por respuesta suficiente,
  cuando le escriba a Castilla
ese conde su vasallo,
que con ciento de a caballo
deseo ver a Sevilla.

RUY DE SILVA:

  ¿Vio ya vuestra alteza el oro
que del Oriente ha venido?

REY:

Sus reyes se han convertido,
que es para mí más tesoro.

RUY DE SILVA:

  Bien sé yo. ¡Quién con él fuera
rico!

REY:

Creed de mi amor
que con liberal valor
toda esta riqueza os diera,
  a no haber hecho primero
don Alonso aquesta hazaña,
rey de Nápoles.

PRIOR:

¡Qué estraña
respuesta!


<<<
>>>

Pág. 145 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

¿Qué hay del overo?
  ¿Saleos bien, señor Prior?

PRIOR:

Aseguro a vuestra alteza
que es notable la destreza
deste nuestro picador,
  puesto que le ha sucedido
un donaire.

REY:

Ya le espero.

PRIOR:

Como es su padre harriero,
que esto ya lo habéis sabido,
  yendo a caballo arrogante
topó al padre cierto día
que con los machos venía;
pasó el viejo por delante
  y quitole su sombrero,
pero el hijo se pasó
muy tieso, que se corrió
de ver al padre harriero.

REY:

  Llamalde.

RUY DE SILVA:

Él viene.


<<<
>>>

Pág. 146 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale el PICADOR.)
PICADOR:

He sabido
que me llama vuestra alteza.

REY:

De vós, por vuestra destreza,
me he pagado y me he servido,
  mas ya no os he menester.

PICADOR:

Señor, ¿en qué os de servir?

REY:

¿Qué lealtad me tendrá a mí
el que no sabe tener
  respeto a quien le engendró?
Id, culpad a vuestra madre,
que a quien desprecia a su padre
no quiero estimarle yo.
  Sed de hoy más agradecido
a quien estáis obligado,
que yo no me he deshonrado
de haberme de vós servido
  y vós, necio, os deshonráis
del padre que os engendró.

PICADOR:

Dios por vós me castigó,
que vós no me castigáis.


<<<
>>>

Pág. 147 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Vase el PICADOR, y sale LEONEL DE LIMA.)
LEONEL:

  ¿No sabe vuestra alteza cómo vino
Colón del nuevo mundo conquistado,
que en Portugal se tuvo a desatino?

REY:

  Por infinitas cosas me ha pesado
de no haber admitido aquesta empresa,
pues de Colón mil veces fui rogado.

LEONEL:

  A verte viene, y que verdad profesa
fe conoce en el oro que ha traído.

REY:

Vuelvo a decir, fidalgos, que me pesa.

PRIOR:

  Pues no os pese, señor, si habéis sentido
que ha de dañar a la conquista vuestra,
pues muerto quedará en eterno olvido.

RUY DE SILVA:

  Hacer podemos que la gente nuestra
se junte con la suya y desta suerte
podrán matalle y la fortuna diestra
  cesará de las Indias con su muerte,
que te amenaza en tantas ocasiones.


<<<
>>>

Pág. 148 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale COLÓN.)
COLÓN:

No quise, gran señor, pasar sin verte.

REY:

  Colón, amigo.

COLÓN:

El nombre que me pones
fuera con más razón si tu aceptaras
la empresa destas bárbaras regiones.
  Yo llevo al rey Fernando cosas raras,
oro, indios, aves, plata, y sobre todo,
de imperios grandes esperanzas claras.

REY:

  Dios lo guardaba al castellano godo.
Ello goce, Colón, mas oye aparte.

COLÓN:

Ya de servirte es imposible el modo.

REY:

  Oye, que en Portugal quieren matarte.
Vete y gocen los reyes de Castilla,
este mundo que halló tu ingenio y arte.

COLÓN:

  No en balde tu grandeza maravilla
a España, a Italia, al mundo; con licencia
tuya me parto desde aquí a Sevilla.
(Vase COLÓN.)

PRIOR:

  ¿Cómo se fue Colón?


<<<
>>>

Pág. 149 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

La diligencia
que llevaba a sus reyes es muy justa.
¿Hay quien me quiera hablar?

PRIOR:

No diferencia
de un ángel tu persona siempre augusta.
(Sale un VIEJO.)

VIEJO:

  Un aviso os vengo a dar,
señor, de un vuestro criado,
porque casado, y casado
con mujer que puede honrar
  cualquier fidalgo marido,
está siempre amancebado.

REY:

¿Sabeislo vós?

VIEJO:

Con cuidado
lo he procurado y sabido
  que tiene veinte mujeres.

REY:

¿Veinte, jurareislo vós?

VIEJO:

Sí, señor.

REY:

Andad con Dios.

VIEJO:

Rey eres, justicia eres.


<<<
>>>

Pág. 150 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

  No es esa causa bastante.

VIEJO:

¿Pues cómo no le castigas?

REY:

El que tiene veinte amigas
no tiene amiga, ignorante.
(Vase el VIEJO.)
  Mucho me enfadan a mí
aquestos hombres chismosos,
y porque son tan curiosos
quise responderle ansí.
(Sale un HOMBRE, con una pretina ceñida por los pechos.)

HOMBRE:

  A vuestra alteza he pedido
el oficio que ya sabe.

REY:

Sin duda que es hombre grave
tan altamente ceñido.
  Ya le he dado, no ha lugar.

HOMBRE:

¿A quién, señor?

REY:

Este día
le di a un hombre que traía
la pretina en su lugar.

PRIOR:

  ¡Qué bien le supo reñir!


<<<
>>>

Pág. 151 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Vase el HOMBRE y sale DOÑA LEONOR, cubierta con un manto.)
DOÑA LEONOR:

Príncipe que en paz y en guerra
te llama perfeto el mundo,
oye una mujer.

REY:

Comienza.

DOÑA LEONOR:

Del gobernador Fadrique
de Lara soy hija.

REY:

Espera,
perdona al no conocerte
la cortesía, que es deuda
digna a tu padre y a ti.

DOÑA LEONOR:

Esa es gala y gentileza
digna de tu ingenio claro
que el mundo admira y celebra.
Por dos veces a Castilla
fue un fidalgo desta tierra,
que quiero encubrir el nombre
hasta que su engaño sepas,
porque le quieres de modo
que temiera que mis quejas
no hallaran justicia en ti
si otro que tú mismo fueras.
Posó entrambas en mi casa,
solicitó la primera
mi voluntad.

REY:

Di adelante
y no te oprima vergüenza,
que también con los jüeces
las personas se confiesan.


<<<
>>>

Pág. 152 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DOÑA LEONOR:

Agradecí sus engaños,
partiose, lloré su ausencia,
que las partes deste hidalgo,
cuando él se parte, ellas quedan.
Volvió otra vez y volvió
más dulcemente Sirena;
con la voz no vi el engaño,
¡Ay, Dios! Señor, si nacieran
las mujeres sin oídos,
ya que los hombres con lenguas.
Llamome al fin como suele
a la perdiz la cautela
del cazador engañoso
las redes entre la yerba.
Resistirme, mas qué importa
si la mayor fortaleza
no contradice el amor,
que es hijo de las estrellas.
Una cédula me hizo
de ser mi marido y esta
debió de ser con intento
de no conocer la deuda
en estando en Portugal,
como si el cielo no fuera
cielo sobre todo el mundo
y su justicia suprema.


<<<
>>>

Pág. 153 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DOÑA LEONOR:

Al fin, señor, él se fue
ufano con las banderas
de una mujer ya rendida,
que donde hay amor no hay fuerza,
despojos trajo a su patria,
como si de África fueran
de los moros, que en Arcila
venciste en tu edad primera,
o de los remotos mares,
de cuyas blancas arenas
te traen negros esclavos
tus armadas portuguesas.
Nunca más vi letra suya;
lloró mi honor sus obsequias,
hice el túmulo del llanto
y de amor las hachas muertas.
Casó el Príncipe tu hijo
con nuestra infanta, que sea
para bien de entrambos reinos.
Vino mi padre con ella;
vine con él a Lisboa,
donde este fidalgo niega
tan justas obligaciones
y de suerte me desprecia,
que me ha de quitar la vida
si tu alteza no remedia
de una mujer la desdicha.


<<<
>>>

Pág. 154 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

¿Vive la cédula?

DOÑA LEONOR:

Fuera
error no haberla guardado.

REY:

Yo conoceré la letra
si es criado de mi casa.

DOÑA LEONOR:

Señor, la cédula es esta.

REY:

La firma dice don Juan
de Sosa. No lo creyera
a no conocer la firma.
De su virtud y prudencia
que me han obligado a amarle
contradice la esperanza
y ingratitud con que dices
que en Portugal te desprecia.
Entra y besarás la mano
sin decir nada a la Reina,
y di que te mando yo,
que estés agora con ella
mientras para remediarte
hago cierta diligencia.

DOÑA LEONOR:

Guárdete el cielo, señor,
y ruego al cielo que veas
tu sucesión dilatada
siglos y edades eternas.


<<<
>>>

Pág. 155 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Vase DOÑA LEONOR, y vuelve y vee a LEONEL cubierto.)
REY:

  ¿Leonel?

LEONEL:

¿Señor?

REY:

¿Cómo estás cubierto?

LEONEL:

A tu espalda estaba,
que no me vías pensaba.

REY:

Pues, Leonel, no lo hagas más
  y sabe, porque las leyes
no rompas al ser cortés,
que no tienen haz ni envés
las personas de los reyes.

LEONEL:

  Perdona mi atrevimiento,
fiado en que no me vías.

REY:

¿Bien a Clara conocías?

LEONEL:

Sí, señor.

REY:

¿Y el pensamiento
  has sabido de don Juan?

LEONEL:

Sí, señor.

REY:

Llámame a Clara
y en el silencio repara.

LEONEL:

Yo voy.


<<<
>>>

Pág. 156 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Váyase LEONEL y salga DON JUAN DE SOSA.)
DON JUAN:

Ya, señor, están
  cuatro mil ducados juntos.

REY:

Las señas haré que os den
en un papel, porque es bien,
dar descanso a los difuntos.
  Mas tratando de los vivos,
porque también es razón,
hoy veréis de mi afición
dos ejemplos excesivos.
  El primero es el haceros
de Arcila gobernador.

DON JUAN:

Querer loaros, señor,
mi ignorancia es ofenderos.

REY:

  Y el segundo, es hoy casaros
con una parienta mía.

DON JUAN:

Si agora, señor, decía,
que era ofenderos loaros,
  ya el silencio será error.

REY:

Id a poneros galán,
que con la Reina, don Juan,
está la novia.


<<<
>>>

Pág. 157 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

Señor,
  a tantas obligaciones,
¿qué puedo yo prometer?

REY:

Querer a vuestra mujer
y dejaros de aficiones.
(Vase el REY y queda DON JUAN.)

DON JUAN:

  Sin duda que mi loco pensamiento,
desvanecido por la hermosa Clara,
conoce el Rey, cuyo cristiano intento
en las cosas más mínimas repara,
con que silencio ha hecho el casamiento,
no ose contradecirle que en su carta
fuera notable error y en lo postrero
se partió grave y me miró severo.
  Díceme que me deje de aficiones
y quiera a mi mujer, no hay que escusarme,
el Rey lo manda al fin, no hay más razones
y por Leonor me huelgo de casarme.
Al Rey puede pedir obligaciones,
casado, cansarase de cansarme,
que en Portugal la deuda de Castilla,
y más de amor, es necedad pedilla.


<<<
>>>

Pág. 158 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale BELTRÁN, alborotado.)
BELTRÁN:

  Todo hoy te busco.

DON JUAN:

Ya, Beltrán amigo,
me ha casado su alteza.

BELTRÁN:

¿Qué me cuentas?

DON JUAN:

En este punto lo trató conmigo.

BELTRÁN:

¿Con quién, señor?

DON JUAN:

Un imposible intentas.

BELTRÁN:

¿No se puede saber?

DON JUAN:

No te lo digo
porque yo no lo sé.

BELTRÁN:

Mi gozo aumentas,
al fin te quiere bien.

DON JUAN:

Parienta es suya.

BELTRÁN:

Huélgome por Leonor.

DON JUAN:

¿Por vida tuya?


<<<
>>>

Pág. 159 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

  Váyase norabuena a su Castilla
la toledana daifa, y a su puerta
ponga como alquiler su cedulilla,
pues es deuda de afición y afición muerta,
pues la bellaconaza de Inesilla,
dueña de honor que vino muy cubierta
con el manto soplón, y con que justo
me pidió los principios de su gusto,
  váyase legua y media del infierno
que la daré.

DON JUAN:

Detén el hablar, paso,
que Leonor es señora.

BELTRÁN:

Buen gobierno.

DON JUAN:

Y la he de respetar, aunque me caso.

BELTRÁN:

En faltando el honor hay odio eterno,
declarase la guerra en campo raso.

DON JUAN:

Hablemos bien de las señoras, loco.

BELTRÁN:

¿Quién será tu mujer?

DON JUAN:

Espera un poco.


<<<
>>>

Pág. 160 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Salgan DOÑA CLARA y LEONEL.)
LEONEL:

  Aquí podréis esperar,
que su alteza saldrá luego.

DOÑA CLARA:

Para qué pueda quererme,
que no lo entiendo os prometo.

DON JUAN:

¡Beltrán, Beltrán, vive Dios
que es doña Clara, y que creo
que es la mujer que me da!

BELTRÁN:

Pues eso tenlo por cierto.

DON JUAN:

Díceme el Rey que me deje
de aficiones y así entiendo
que me dice que la olvide
con dármela en casamiento.
¿No viene bella?

BELTRÁN:

Notable.

DON JUAN:

Vamos a casa de presto;
pondreme galán.

BELTRÁN:

Camina
pero una cosa te ruego
en parabién de tu gusto.


<<<
>>>

Pág. 161 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

¿Cuál es?

BELTRÁN:

La afición que tengo
a Esperanza ya la sabes.

DON JUAN:

Ya es tuya.

BELTRÁN:

Guárdete el cielo
(Vanse y quedan DOÑA CLARA y LEONEL.)

DOÑA CLARA:

En fin, el Rey me ha llamado
y no es sin causa.

LEONEL:

No entiendo
para qué puede quererte.

DOÑA CLARA:

Suele a veces el deseo
dispensar a la memoria
y muchos suelen tenerlo
de las cosas que ofrecidas
trataron con más desprecio.
Muchos en público dejan
lo que buscan en secreto,
razón de estado en los graves
es fingirse muy honestos.

LEONEL:

Sólida virtud parece
la del Rey; él viene.


<<<
>>>

Pág. 162 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale el REY solo.)
DOÑA CLARA:

Vengo
como vós me lo mandáis,
invicto señor, a veros.

REY:

Clara, ¿vós no procurastes
que fuese yo galán vuestro?

DOÑA CLARA:

Quise yo ser vuestra esclava.

REY:

Pues dada una traza tengo
para hacerlo y visitaros
sin escándalo del pueblo.

DOÑA CLARA:

¿Cómo, señor?

REY:

Por mi vida,
que entréis en un monasterio,
pues siendo vuestro galán
quiero asegurar mis celos.
¿No haréis vós esto por mí
que como galán os ruego?

DOÑA CLARA:

Sí, señor, y aunque traía
diferente pensamiento,
como vós me prometáis
de verme en el monasterio
con nombre de mi galán,
viviré con más contento
que en otro ningún estado.


<<<
>>>

Pág. 163 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

La palabra os doy, haciendo
juramento, de estimaros,
de honraros y de quereros,
y en prendas os doy los brazos,
si no basta el juramento,
y este diamante que fue
de la conquista que emprendo,
el primero que se halló
de lo que está descubierto.

DOÑA CLARA:

Beso vuestros pies.

REY:

Leonel,
llevalda y volved, que quiero
dar traza y decir el nombre
del monasterio.
(Vanse DOÑA CLARA y salga DON JUAN DE SOSA y BELTRÁN, muy galanes.)

DON JUAN:

Ya vengo,
señor, a lo que mandáis.

REY:

Galán venís, yo os prometo
que no os he visto en mi vida
de mejor talle.


<<<
>>>

Pág. 164 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

Deseo
pagaros tanta merced
y tanta merced no puedo.

REY:

Don Juan, antes de casaros
tengo que hablaros.
(Salen la REINA, DOÑA LEONOR y INÉS.)

REINA:

Entremos,
que ya está don Juan aquí.

REY:

Señora mía.

DON JUAN:

¿Qué es esto?

BELTRÁN:

No me parece que es Clara
la novia, obscura la veo,
y aun detrás viene la sombra
de la obscuridad que temo.

REY:

Oíd aparte, don Juan,
hanme informado que el tiempo
que estuvistes en Castilla
y posastes en Toledo,
no pagastes la posada,
por ventura no pudiendo,
y una cédula dejastes
para que luego en volviendo
a Portugal se pagase.
Mas, vós, mudando de acuerdo,
no habéis querido pagar
y así con quejas y ruegos
me piden que yo os obligue.
Aquí la cédula tengo,
¿conocéis aquesta firma?


<<<
>>>

Pág. 165 de 165
El principe perfecto Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

Sí, señor.

REY:

Pues pagad luego,
que aquí está el acreedor.

DON JUAN:

Es muy justo, que a no serlo
basta mandármelo vós.

REY:

Dalda la mano.

DON JUAN:

No llego
forzado, Leonor hermosa,
que bien sé que no os merezco.

DOÑA LEONOR:

Ni yo os quisiera forzado.

REY:

¿Quién es aquí un escudero
que tiene otra obligación?

BELTRÁN:

Por mí lo dice, ya tiemblo.

DON JUAN:

El que anda siempre conmigo;
es Beltrán.

REY:

Hola.

BELTRÁN:

Ya entiendo,
soy de doña Inés marido.
Don Beltrán soy, esto es hecho.
Diablos sois las castellanas,
no me aprietes tanto. ¡Quedo,
que me has quebrado la mano!

INÉS:

Pues no porque vienes tierno.

REY:

Llamad al Comendador;
celébrese el casamiento
y dé a la primera parte
fin El príncipe perfeto.

Fin01.jpg


<<<