El rufián dichoso: 15

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto I
Pág. 15 de 68
El rufián dichoso Acto I Miguel de Cervantes


ANTONIA

Si aora yo le hallasse
en su aposento, no auria
cosa de que mas gustasse;
quiza a solas le diria 705
alguna que le ablandasse.
Atreuimiento es el mio;
pero dame esfuerço y brio
estos zelos y este amor,
que rinden con su rigor 710
al mas essento aluedrio.
Esta es la casa, y la puerta,
como pide mi desseo,
parece que està entreabierta;
mas, ¡ay!, que a sus quizios veo 715
yazer mi esperança muerta.
Apenas puedo mouerme;
pero, en fin, he de atreuerme,
aunque tan cobarde estoy,
porque en el punto de oy 720
està el ganarme o perderme.

 
(Sale el inquisidor TELLO DE SANDOUAL
con ropa de leuantar, rezando en vnas horas.)

  

TELLO.

Deus in adiutorium meum intende.
Domine, ad adiuuandum me festina.
Gloria Patri & Filio & Spiritui sancto.
Sicut erat, &c.
¿Quien està ai? ¿Que ruydo
es esse? ¿Quien està ai?


ANTONIA

¡Ay, desdichada de mi!
¿Que es lo que me ha sucedido? 725


TELLO.

Pues, señora, ¿que buscays
tan de mañana en mi casa?
Este de madrugar passa.
No os turbeys. ¿De que os turbays?


ANTONIA

¡Señor!


TELLO.

Adelante. ¿Que es? 730
Proseguid vuestra razon.


ANTONIA

Nunca la errada intencion
supo endereçar los pies.
A Lugo vengo a buscar.


TELLO.

¿Mi criado?


ANTONIA

Si, señor. 735


TELLO.

¿Tan de mañana?


ANTONIA

El amor
tal vez haze madrugar.


TELLO.

¿Bien le quereis?


ANTONIA

No lo niego;
mas quierole en parte buena.


TELLO.

El madrugar os condena. 740


ANTONIA

Siempre es solícito el fuego.


TELLO.

En otra parte buscad
materia que le apliqueys,
que en mi casa no hallarey[s]
sino toda honestidad; 745
y si el moço da ocasion
que le busqueys, yo hare
que desde hoy mas no os la de.


ANTONIA

Enojase sin razon
vuesa merced; que, en mi alma, 750
que el mancebo es de manera,
que puede lleuar do quiera
entre mil honestos palma.
Verdad es que el es trauiesso,
matante, acuchillador; 755
pero, en cosas del amor,
por vn leño le confiesso.
No me lleua a mi tras el
Venus blanda y amorosa,
sino su aguda ganchosa 760
y su acerado broquel.


El rufián dichoso de Miguel de Cervantes

Personas - Acto I - Acto II - Acto III