El rufián dichoso: 23

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto I
Pág. 23 de 68
El rufián dichoso Acto I Miguel de Cervantes


LUGO

Solo quedo, y quiero entrar 1150
en cuentas conmigo a solas,
aunque lo impidan las olas
donde temo naufragar.
Yo hize voto, si oy perdia,
de yrme a ser salteador: 1155
claro y manifiesto error
de vna ciega fantasia.
Locura y atreuimiento
fue el peor que se penso,
puesto que nunca obligó 1160
mal voto a su cumplimiento.
Pero ¿dexarè por esto
de auer hecho vna maldad,
adonde mi voluntad
echó de codicia el resto? 1165
No, por cierto. Mas, pues se
que contrario con contrario
se cura muy de ordinario,
contrario voto hare,
y assi, le hago de ser 1170
religioso. Ea, Señor;
veys aqui a este salteador
de contrario parecer.
Virgen, que Madre de Dios
fuyste por los pecadores; 1175
ya os llaman salteadores;
oydlos, Señora, vos.
Angel de mi guarda, aora
es menester que acudays,
y el temor fortalezcays 1180
que en mi alma amarga mora.
Animas de purgatorio,
de quien continua memoria
he tenido; seaos notoria
mi angustia, y mi mal notorio; 1185
y pues que la caridad
entre essas llamas no os dexa,
pedid a Dios que su oreja
preste a mi necessidad.
Psalmos de Dauid benditos, 1190
cuyos misterios son tantos,
que sobreceden a quantos
renglones teneys escritos;
vuestros conceptos me animen,
que he aduertido vezes tantas, 1195
a que yo ponga mis plantas
donde al alma no lastimen;
no en los montes salteando
con mal christiano decoro,
sino en los claustros y el coro 1200
desnudas, y yo rezando.
¡Ea, demonios; por mil modos
a todos os dessafio,
y en mi Dios bueno confio
que os he de vencer a todos! 1205

 
(Entrase, y suenan a este instante las chirimias;
descubrese vna gloria, o, por lo menos,
vn ANGEL que, en cessando la musica, diga:)

  
«Quando vn pecador se buelue
a Dios con humilde zelo,
se hazen fiestas en el cielo.»



 
 
FIN DEL ACTO PRIMERO


<<<
>>>